FANDOM


De Fiesta


Entonces fue cuando Zitro salió de la cocina con las bebidas en un gran plato en dirección de la sala, en donde su amigo, Gigavehl, iba a ser sorprendido por su cumpleaños, era Zitro quién había organizado la fiesta sorpresa y esperaba con grandes ansias que todo saliera bien, -A qué hora llegará- preguntaba Lamb insistentemente en el sillón, a la espera de comer el delicioso pastel de chocolate con arándanos que habían preparado para Gigavehl. -Cálmate, no demorará- le respondía su amigo Martin, que se encontraba sentado con él en el sillón. -Shhh, silencio, ya va a llegar- decía Violet en que estaba vigilando la puerta. El grupo presente se quedó en silencio a la espera de que esa puerta sonara, -Tock tock- sonó la puerta y Violet muy emocionada la abrió, casi al mismo tiempo las luces se prendieron y todos gritaron -¡Sorpresa!- para mala suerte de todos, no era Gigavehl, era el Chico de las Pizzas que habían llamado hace 2 horas. -¡Diablos no es él!- exclamaba Lamb que no podía aguantar mucho más las ganas de darle un mordisco a aquel suculento pastel. -Lo siento, es que la bicicleta en la que viajaba por las ordenes se destruyó cuando iba a esquivar un pincho que se atravesó en la carretera, y entonces he llegado un poco tarde- decía el Chico de las Pizzas. -Ah, bueno como sea, ¿viste a un cubo blanco con estela anaranjada?- preguntaba Violet mientras el Chico de las Pizzas tomaba asiento en una banca. -Blanco y naranja.... ¡Ah sí! venía entrando el edificio cuando yo llegué, se estaba despidiendo de otra persona- respondía el Chico de las Pizzas, en seguida el grupo realizó todo lo pertinente que se debe realizar en una fiesta sorpresa, nuevamente las luces se apagaron, Violet en la puerta a la espera y todos en silencio. -¿Qué ocurre acá?- preguntaba el Chico de las Pizzas en un tono muy bajo. -¡Que te cayes o no te doy propina!- exclamaba Zitro rápidamente poniendo ahora sí en silencio la habitación.

El grupo se quedó esperando casi dos minutos la llegada de Gigavehl -¿Ya me puedo ir? tengo que entregar más pizzas- decía el Chico de las Pizzas en el silencio absoluto de la oscuridad. -¿Qué rayos ocurrió?- preguntaba Zitro prendiendo las luces. -Ese no era Gigavehl porque ¿de quién se despediría?- decía Violet mirando al Chico de las Pizzas. -¿Era anaranjado o amarillo? ya ni recuerdo- respondía el Chico de las Pizzas mientras trataba de salir de la residencia. -No... amigo mio, tu no te vas para ningún lado, después de eso deberás quedarte hasta que llegue Gigavehl- decía Zitro tomándolo de su hombro y sentándolo nuevamente. -¿Y las pizzas?- preguntaba el Chico de las Pizzas. -Podemos aceptarlas como indemnización por haber llegado tan tarde- respondía Zitro tomando las pizzas y llevándolas a la cocina. -¡Silencio creo que ahí viene!- exclamaba Violet apagando las luces. Se escucharon unos cortos pasos hasta la entrada y después se escuchó los golpes a la puerta. Nuevamente, siguiendo el protocolo de una fiesta sorpresa, Violet abrió la puerta y el grupo gritó sorpresa a la par que la luz se encendía, esta vez sí era Gigavehl, quien estupefacto empezó a recibir abrazos de cada uno de los presentes. -Estoy sin palabras, ¿qué sucede?- decía el cubo amarillo con naranja. -¡Feliz cumpleaños!- exclamaba Violet. -¿Qué?- preguntaba Gigavehl confuso. -Hemos preparado esto para tí, ¡felicidades!- decía Zitro ofreciéndole una bebida a Gigavehl. -Pero chicos.....- decía Gigavehl -Hoy no es mi cumpleaños-. -¿Ah no?- preguntaba Zitro extrañado. -Entonces.... ¿quien cumplía años hoy?- preguntaba Martin.

Al otro lado de la ciudad llegaba el pobre Ais "Blue" Gedé a su habitación esperando una fiesta sorpresa que nunca ocurrió, era el tercer año consecutivo que sus amigos olvidaban que ese era el día de su cumpleaños, era el tercer año consecutivo que celebraba su día solo en casa.

<> Anterior : Comprando el café <> Siguiente : La guerra cúbica
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.