FANDOM


Ver el artículo aquí
AVISO
Todo el material visto en este blog esta protegido bajo las leyes de Copy-Right a nombre del usuario Zitromateo, esta completamente prohibido el uso y/o distribución de este material sin el permiso del mismo. Si desea saber más información a cerca de los derechos de autor puede entrar aquí.


2da Edición
Carátula GDSMLaAmenaza

Agradecimientos

Antes de comenzar con la historia, quisiera darle las gracias a unos cuantos usuarios (perdonen por lo mencionarlos) quienes fueron los que crearon una historia original con este nombre, usuarios a quienes hoy admiro por su esfuerzo y dedicación a esta comunidad. Sin ellos nada de esto sería posible.

Escenario 1: El festival de las orbes

Desde aquél momento en el que un cubo normal "pisa" (en realidad se desliza) el primer tablado que da entrada a la feria en el festival de las orbes, logra experimentar algo que no se siente en el resto del año dashero, una sensación extraña de alegría y emoción por ver que trae el nuevo año, y como no, la misma feria; en donde todos los cubos de las diversas regiones se reúnen para mostrar sus diversas culturas, como los cubos de Dashland, quienes acostumbran a realizar los mejores vehículos de todo el mundo; o los de Toxic Island, quienes siempre juegan con las pociones y las cosas raras para cambiar de forma. En fin, todos se reúnen para compartir un poco de lo que son cada uno, lo que lo hace el festín mas especial de todo el año.

Mas sin embargo, hay cubos que solo van ahí para divertirse con las diversas carpas de juego o puzzles que ponen los cubos de Fantasy Island, quienes solo se divierten todo el tiempo; aunque siempre hay grupo de esos cubos que realmente les aburre vender cosas por ahí, ellos escabullirse e ir a estas carpas solo para divertirse, esto es lo que le pasa a Mike, un cubo hijo de un viejo señor llamado Rick quien se dedica a experimentar diseñando nuevas naves, quien en compañía de su hijo llegan a esta feria solo por vender sus naves, en su puesto siempre esta ocupado esta es la razón por la cual su hijo se le escapa sin si quiera darse cuenta. -Hoy quiero romper un nuevo récord- Le dice Mike a su mejor amigo Phil (quien ese día lo había invitado para "ayudarle" con las naves)- Yo lo romperé- Respondiendo Phil mientras se dirigían a un puesto de juegos. -Vas a ver, estuve practicando estos días con una tuerca suelta de una de las naves de mi padre- Reiteraba Mike a Phil -Eso veremos- Respondía Phil en el instante que volteaban hacía su izquierda. -Creo que hoy será un largo día- Decía Mike junto a Phil mirando la carpa.

GDSM-01(2)
GDSM-01
La fila estaba mas larga que nunca, a penas se podía ver como esta se acababa en el horizonte -Esto es tu culpa Phil, si no te hubieras tardado desempacando las muestras de los motores...- Decía Mike molesto con Phil, por su parte, Phil asentaría la cabeza en silencio mientras pensaban qué hacer "Quién golpee más fuerte los dragones se llevará el premio mayor, ¡10 llaves moradas!" anunciaba un cubo en la entrada en la carpa -¿Tienes alguna idea de qué hacer?, porque yo no pienso hacer toda la gran fila- decía Phil, -Claro que sí- respondía Mike mientras caminaba hacia la fila -Oye amigo, si me dejas colar a mi y a mi amigo te doy este certificado VIP para obtener una nave gratis en el puesto de naves Lother- le decía a un cubo que estaba en los primeros puestos mostrándole un tiquete falso. -¿Una nave gratis? suena demasiado bueno para ser verdad- respondía el cubo asombrado. -Sí, este certificado es de los donadores VIP de Dashlands las industrias Lother- respondía Mike mostrandole el tickete -Oh sí, lo he oído- respondía el cubo -pueden hacerse en frente mio- decía finalmente. -¡Ven Phil!- le gritaba Mike a Phil -Y mira, es tuyo- se dirigía al cubo dándole el tickete. -¿Qué te inventaste ahora?- le preguntaba Phil a Mik susurrándole. -Te diré después- le respondía Mike susurrándole igualmente. -Vas a ver lo duro que voy a golpear ese dragón- Reiteraba Mike a Phil ya en voz alta -No creo que tengas posibilidad ante mí- le respondía Phil.

En ese instante pasaron los dos y mientras se escogía la opción de Versus, Mike saca de forma muy desleal una de las tuercas de titanio que le había robado a su padre; una vez pasaron los dos al frente, cada uno con sus tubos en donde salían los dragones ambos se miraron -Te aplastaré-Murmuraba Mike sabiendo de su victoria inminente. Llego el momento y sonó aquel chirrido que tanto se parecía a cuando un cubo llegaba a su muerte, y aquél joven nunca olvidará lo fuerte que lanzó esta tuerca y de la violencia salió volando el dragón hacia atrás, chocando brutalmente contra un tubo que sostenía la carpa, esta, claro está, se partió haciendo que todo el lugar quedara en el suelo. Mike y Phil lograron salir a tiempo, suerte que no tuvo el dueño de este juego ni los otros participantes.-Ups- Reaccionaba Mike de forma nerviosa mirando el desastre mientras los cubos en la fila corrían. -Vaya amigo, si que le diste fuerte- Respondio Phil para tratar de animarlo -creo que alcanzó a romper un nuevo record -terminó Phil. -Já,¿tú crees?- Respondía Mike mientras se da la vuelta para escapar del escenario. -No creo que alguien más halla podido destruir todo el establecimiento- Responde phil mientras va atrás de su amigo. -Solo espero que no me hallan visto, así no me meteré en problemas- Respondiendo Mike ya un poco menos nervioso. Mientras que ellos se alejaban rápidamente de la escena, más cubos los cuales fueron interrumpidos por ese fuerte estruendo, iban llegando a esta carpa completamente destruida, la inquietud no cesaba por parte de los espectadores, y más siendo una de las atracciones más apetecidas.-Vamos al puesto de mi padre y haremos como si no supiéramos nada del tema- Explicaba Mike a Phil mientras estos caminaban hacia la parte trasera del puesto de su padre. -Bien, por suerte logramos salir rápido de ahí- Respondía Phil justo cuando pasaban por debajo del tablón por el cual se escabullían siempre del puesto se su padre, lo que sucedería a continuación dejaría petrificado al dúo, quienes al instante parecían tener una cara de "yo no fui" sin si quiera decir nada -Ejem- Exclamaba el padre de Mike justo con la mirada puesta en el -Al menos fue fácil encontrarlos- Dijo el director de los puestos de Fantasy Island -Ustedes fueron los causantes del desastre en la atracción "Super Dragones", ¿verdad?- Preguntaba el director poniendo mirada fija a los dos cubos. -Pues.....-Trataba de responder Mike de forma temblorosa. -Nosotros los vimos, en ese instante estábamos pasando por allí y los observamos irse de forma rápida- Completaba el padre de Mike. -¿Puedo explicarlo?-Respondía Mike aún de forma temblorosa. -Si-Respondió de forma breve el padre de Mike. -Realmente no tiene explicación, pero fue un excelente tiro-Respondía Mike con el propósito de mejorar los ánimos. -Vaya, así que fue que un joven cubo logró golpear de forma tan fuerte que destruyó todo un puesto-. Respondía de forma sarcástica el director. -Bueno, pues ultimamente estabamos volviendo al gym- Respondió Phil. -Bueno cubos, los dos están castigados, púes llamaré a tu padre..- Rick señalando a Phil -.. y seguro no se contentará con la noticia- Decía como autoridad máxima de Mike y de Phil. -¡Diablos!- Exclamaba Mike. -Yo creo que tengo una mejor opción para ustedes dos- Interrumpía el director de Fantasy Island -Pueden tener un castigo, o quedarse por la noche a limpiar todo el desastre y así todo quedará como si nada hubiera pasado- Explicaba el director. -¿Por la noche?, ¿no dicen que pasan todo tipo de criaturas extrañas por estos lados a altas horas del anochecer y amanecer?- Respondía de forma negativa Phil con temor. -Por favor- Respondía de forma de convencer a los jóvenes el director -Son cuentos de hadas, además, es eso o que sus padres los castiguen- Terminaba el director. -¡Ah! ¡esta bien!- Respondía Mike de forma como si ya no hubiera otra opción viable -Supongo que nos quedamos por la noche a limpiar todo el desastre-Concluía el joven. -Ya está, bien espero que hagan un buen trabajo, ya saben, hay unos lobos sarnosos adiestrados a las afueras del conjunto por si se les ocurre escapar- Concluye de forma amenazante el director asustando aún más a Phil.

Pasó la tarde y el sol se ocultó, apenas el último cubo trabajador dejó los pocos focos que funcionaban prendidos para que los dos jóvenes pudieran ver algo a la larga y fría noche que les esperaba. -Demonios, ¿cómo creen que vamos a limpiar esta basura- Decía de forma furiosa con apenas una escoba Mike y la incapacidad de esta. -Esto es bien aburrido, podríamos hacer algo, ya que tenemos toda la noche- Respondía Phil tratando de animar a Mike. -Oh, oh si, sí. Que buena idea- Respondió Mike entusiasmado ante las posibilidades de una feria completamente sola. -Bien podemos buscarnos unas linternas porque hay algunos lugares donde no se ve más de mi nariz- Sugirió Phil ante el mal iluminado del lugar. -Bien yo sé como entrar al salón de repuestos y mantenimiento- Respondió Mike mientras estos caminaban hacia una pequeña caseta que se encontraba a un rincón del lugar. -Es por aquí- Dirigía Mike mientras saltaban unas cajas y entraban por los ductos de ventilación en la parte trasera de la caseta. -¿Ya habías entrado por aquí?- Preguntaba Phil. -Sí claro, cuando mi padre se quedaba sin piezas y, yo como siempre, tuve que entrar aquí para ver si encontraba algo para hacer trampa en alguno que otro juego y así ganar mas llaves moradas- Respondía Mike mientras pasaba por la rejilla de la caseta. -Cuando me invitabas nunca me llevaste a este sitio, hubiera sido de gran ayuda para algunos juegos- Respondía Phil. -Por algo siempre te ganaba- Insinuándole las trampas que siempre hace para vencerle. -Ya está- Exclamaba Mike como si hubiera obtenido una victoria en algún juego cuando este salta de la rejilla al suelo. -Bien, ahora busca las linternas, aquí está más oscuro que afuera-Respondía Phil ante la oscuridad. -Creo que se ve más claro que afuera- Decía Mike de forma sarcástica ante la situación de la iluminación del lugar. Los dos empezaron a buscar en unos estantes en busca de las lámparas que les ayudara a ver, pero en vez de eso Phil encuentra algo que le llama muchísimo la atención. -Ven Mike, mira esto- Llamaba Phil a Mike. -¿Encontraste las linternas- Preguntaba Mike porque el objeto brillaba con una gran intensidad. -No, parece una especie de emblema- Respondía Phil, exactamente era una especie de emblema con un diamante en el centro que brillaba de tal manera que al lograr limpiarle todo el polvo dejó toda la caseta completamente iluminada. -Guaú, mira ahí están las linternas- Decía Mike señalando un letrero que ya se podía ver que decía "Linternas, lámparas e iluminaciones". -Esta precioso- Decía Phil refiriéndose al artefacto. -Es un estúpido núcleo de un componente que se usa para algún vehículo- Respondía Mike mostrando completo desinterés. -¿Núcleo?-Preguntaba Phil ante la inquietud. -Sí, es lo que se pone en el motor para que estos logren sus propias habilidades- Respondía Mike inventándole cosas a Phil. -¿En serio? no sabía- Sorprendido Phil -¿Pero es normal que brille así?-. -Seguro es uno de mignitiva, un mineral que se usará para un vehículo que mi padre está desarrollando, es una especie de nave de un pasajero en donde podrá moverse gracias a los cambios de magnetismo en el mecanismo- Respondía Mike. -Vaya, es genial- Decía Phil. -Bueno déjalo a un lado, púes ya encontramos las linternas- Exclamaba Mike ignorando completamente el artefacto y recogiendo dos linternas completamente funcionales. El otro cubo se metería el artefacto en el bolsillo derecho (en donde guardaba un poco de plomo y de carbonita), el cual hacía que el artefacto dejara de sacar su espléndido destello de luz. Inmediatamente los dos salieron por la puerta principal de la caseta y se fueron a uno de los puestos de naves choconas.-Adivina quién va a ganar hoy- Retaba Mike a Phil. -Já, no tienes posibilidades, he ganado 3 veces seguidas el concurso de "Naves Reto", los ganadores de este concurso somos los mejores- Se jartaba Phil de estos logros. Los dos jóvenes comenzaron a jugar, cuando en un choque muy violento, un vórtice empezó a salir del bolsillo derecho de Phil, que empezaría a elevarse hasta llegar al tope de la carpa. -¿Qué demonios es eso?- Preguntaba Mike sin llegar a una conclusión. -Es el artefacto que estaba en la caseta, lo metí a mi bolsillo- Respondió Phil. -¡Rayos!, seguro intentó entrar al motor de tu nave y al ver que esto era imposible salió disparado al cielo- Inventando Mike para tratar de convencer a Phil- es porque el polo magnético se encuentra exactamente al norte, seguro se dirigirá hacia allá -concluía el joven. Pero la verdad era que al hacer contacto brusco entre estas moléculas de Plomo, carbonita y el elemento principal del artefacto, reaccionaron a este extraño objeto y parecía que tenía vida, en un momento este rompió una parte de la carpa y se fue hacía el bosque oscuro del camino x. Los jóvenes empezaron a seguir al vórtice, -¿Hacia allá queda el norte?- preguntaba Phil ante la conclusión de Mike. -Emm, pues sí- respondía Mike aunque no tenía idea -¿Vamos a seguirlo a ver a dónde llega?- preguntaba Phil. -¿Quieres limpiar el desastre de hoy?- le preguntaba Mike. -No- respondía Phil. -Entonces sigámoslo- decía Mike. Los dos lo siguieron hasta que este salió del conjunto, ellos vieron imposible la salida por los lobos sarnosos que estaban protegiendo por la noche la feria, sin embargo, los lobos se vieron atontados tras la estela que este vórtice dejaba en el cielo, empezaron a moverse hacía el sur, rompiendo la malla que rodeaba al conjunto, así el dúo pudo salir de ahí.

Escenario:2 El Bosque oscuro del camino X

Después de unos largos 12 minutos de recorrido por el interior del bosque, el vórtice finalmente paró y los dos cubos, ya cansados, lograron mirar como este se elevó y se plantó en aquel cielo resplandeciente de la noche. -Mira, se detuvo- Decia Phil a Mike presenciando el fenómeno. -Así es, ¿es extraño no?- Decía Mike mirando como tonto el vórtice en el cielo. -Bueno parece que ya no pasará nada más, creo que ha perdido toda su energía- decía Mike casi un minuto después de estar mirando atontado el vórtice -Creo que es hora de volver- finalizaba. Justo en este instante aquél vórtice explotó en miles de pedazos de maná, que rápidamente se esparcieron y se fusionaron con los robles que conformaban el bosque, sin embargo, hubo polvos de maná que quedaron levitando, brillando y opacándose, como si estos quisieran decir algo. -Mira, ¿querrá decir algo?-Preguntó Mike a Phil mientras estos dos observaban aquél suceso. -No sé- Respondió Phil -pero sí es interesante-. -Voy a acercarme- Dijo Mike sin miedo. En este instante Mike se acercó lentamente a estos polvos levitantes de maná, para después saber que estos se moverían a la par que ellos se acercaban, por más que trató, Mike nunca pudo tocar dichas partículas que estaban en el ambiente, pero allí comprendió que estas los guiaban a algún lado. -Debemos seguirla- Dijo a Phil mientras este seguía el polvo. -Creo que es mejor volver- Respondía Phil, quien volteaba a mirar hacia su alrededor -¿Por dónde llegamos?- preguntaba en seguida. -No lo sé, quizá el polvo nos devuelva- respondía Mike fascinado por el inquietante polvo de maná. -¡Ah! Está bien- exclamaba Phil resignado porque estaban perdidos y no había otra opción.

Pasaron otros largos 5 minutos en donde el dúo siguió el polvo por lo más inhóspito del bosque, y finalmente estas partículas se detendrían. No tardaron mucho en percatarse que era el mismo lugar en donde el vórtice había estallado, estaban siguiendo a el polvo en círculos; pero esta vez no estaba igual que la primera instancia en el sitio, en el tronco de un árbol había salido otra especie de vórtice, como si fuera un portal a otra dimensión. -¡Esto no es un cuento de hadas, como había dicho el director de la feria!- Exclamó Phil temeroso. -Bueno, esto debe tener alguna explicación lógica- respondía Mike casi tarareando del miedo, en seguida este último se acercaría un poco al tronco y un estallido de polvo de maná los sorprendería. -¡Debemos largárnos!- exclamaba Phil muerto del miedo. -Creo que sí, ¡vayámonos de aquí!- Respondió Mike retrocediendo rápidamente. El dúo sin dudarlo se dio la vuelta y trató de salir por lo más recóndito del bosque, atravesando los altos pinos que a penas dejaban entrar un poco el reflejo de la luz emitido por la luna, mientras más avanzaban tratando de salir del bosque, más se daban de cuenta que estaban perdidos. Cuando pareciera que ellos estaban por salir del bosque se daban de cuenta que era imposible salir de ahí, -Diablos, no hay salida- Exclamó Phil temeroso. -Tal vez deba subirme a la punta de un árbol para ver si hay por ahí alguna señal de vida- Dijo Mike como ultima opción para salir del bosque. -Vamos, ¡haslo rápido!- decía Phil completamente atemorizado en la oscuridad de la noche. Entonces Mike se subió en un gran pino de unos 4 metros de altura aproximadamente. -¿Ves algo?- Preguntó Phil desde abajo. -Demonios no debimos seguir el vórtice- respondía Mike al observar nada más que árboles a la distancia -Espera, creo ver una luz que se mueve allá- Decía Mike señalando al sur -seguro allí debe a ver alguien que nos está buscando-. -¿Crees que sí deberíamos ir?- Preguntó Phil ante la inquietud por saber si al buscarlos era para castigarlos.-Es eso o quedarnos la noche entera acá- Respondió Mike. Entonces él se bajó del árbol y empezaron ir hacia el sur de donde venía aquella inquietante luz.

El dúo se fue hacia este lugar pensando en qué decir por haber escapado -No nos van a creer lo del vórtice- decía Mike. -Pero es la verdad, ¿qué más podríamos decir?- respondía Phil -aunque si les decimos lo del vórtice seguramente sabrán que hemos entrado a la caseta y que hemos hurtado esa cosa-. -Pero es extraño que esa cosa estuviera guardada allí, porque es claro que no es un núcleo de una nave, nunca un núcleo ha salido a volar en el patio de mi casa y ha hecho una especie de portal al árbol que tenemos- decía Mike en tono satírico. -Esa cosa en serio me asustó- comentaba Phil mientras se acercaban a la luz. El grupo al fin pudo visualizar una silueta a lo lejos, era otro cubo con una lámpara de gas. -¿Sí crees que sea alguien que nos esté buscando?- preguntaba Phil ocultándose detrás de un árbol. -No lo sé, pero obviamente debemos hablar con él, quizá sepa la salida- respondía Mike acercándose mientras Phil lo miraba oculto detrás del árbol. -Hola- saludaba Mike acercándose al cubo de un aspecto no tan amigable. -¡¿Quién eres tú?! ¡¿Qué haces acá?! ¿tienes idea de dónde estás?- exclamaba el cubo como cualquier vecino cascarrabias al ver niños divertirse. -Emm, bueno no sé, es que nos perdimos- respondía Mike asustado. -¿Perdimos? ¿vienes con alguien más? ¿dónde está?- preguntaba el cubo mirando hacía todos lados. -Sí, lo siento es que este lugar es algo atemorizante- respondía Phil saliendo de entre la oscuridad. -Ustedes dos no deberían estar aquí- decía el cubo iluminando las caras de Mike y de Phil con su lámpara de gas. -Lo siento, es que por error terminamos adentrándonos en el bosque, solo queremos preguntarle si sabe la salida- decía Mike. -Oh claro, la salida...- decía el misterioso cubo dándose media vuelta -¿Podría saber cómo llegaron?- preguntaba. Mike y Phil se miraron mutuamente pensando si decirle o no lo del vórtice, púes con los comentarios del cubo parecía como si ese tipo de cosas misteriosas no deberían ocurrir, o al menos, no deberían ser vistas por cubos del común. -Emm bueno- respondía Mike mientras trataba de inventar algo -Pues... - decía pensando. -¡¿Qué?!- exclamaba el cubo volteando a mirarlos nuevamente. -Es que destruimos una atracción en la feria de las orbes tuvimos que quedarnos por la noche a limpiarlo, pero nos quedamos jugando en otras atracciones y por un fallo de una de ellas salimos disparados afuera de la feria justo hacía el bosque, y en un comienzo nos pareció divertido ver qué tenía el bosque, hasta que nos perdimos- respondía Phil rápidamente casi ahogándose de lo rápido que lo dijo. -Emm, bueno. Les diré que la salida más cercana es hacía allá - *apuntaba hacía la izquierda* - nunca vuelvan a entrar al bosque así como así - respondía el cubo mientras se alejaba y se perdía en lo recondito del bosque. -¿Qué fue eso?- preguntaba Mike asustado. -No lo sé, pero cada vez creo más en las historias que se cuentan de este lugar. Ese sujeto nos estaba tratando de ocultar algo, por eso nos preguntó todo eso- decía Phil también asustado.

El dúo se fue en dirección que le había dicho el sujeto, tras varios minutos pudieron visualizar luz a lo lejos. -Parece que ya casi llegamos a un camino- decía Mike al percatarse de esto. Al llegar quedaron fríos, era el lugar en donde había salido el vórtice del tronco de un árbol, el mismo era el que emitía una luz intensa, aún más de lo que fue cuando el dúo estuvo allí al cabo de unos minutos. -Creo que nos trata de decir algo- Dijo Mike acercándose al árbol.-¿En serio?, creo que ya estás mareado de tantas vueltas que hemos dado aquí- Respondió Phil ante la afirmación de mike.-Mira eso, no hemos podido salir del bosque, y justo cuando logro ver una luz es esto- Respondió Mike - como si no hubiera otra opción, creo que debemos entrar ahí-. -¡¿Qué rayos dices?!- Exclamaba Phil aterrorizado. -Vamos Phil, ¿qué otra opción tenemos?- preguntaba Mike seguro de afrontar la decisión de atravesar el portal. -Estas alucinando- decía Phil casi resignado. -Vamos Phil, solo entremos para ver qué es y luego salimos- decía Mike tratando de convencer al cubo amarillo. -Bah...- exhalaba Phil con tono de resignación -Está bien, voy detrás de tí- Decía. -Voy a tocarlo a ver que sucede- Dijo Mike. Entonces este tocó este vórtice y en ese instante empezó a crujir el suelo, así este se abrió por completo justo debajo de Phil abriéndose una entrada secreta en las profundidades. -Ahhhhhhhh....- Gritó Phil mientras caía al vacío. -Espera Phil, ¡ya voy!- Respondió Mike mientras saltaba a aquel agujero. -Ahhh....- Gritó un par de segundos Mike, pero fue interrumpido porque realmente la caída no alcanzaba los 3 metros. El dúo estaba en una habitación que en un par de segundos se iluminó mostrando la belleza de aquel lugar. -Bueno después de todo no era un portal- decía Mike sobándose el rabo por la caída.

Escenario 3: La Base después del bosque

-¿Qué es... esto?- Preguntó Phil mientras observaba una larga habitación que se desaparecía en el horizonte.-No tengo idea- Respondió Mike mientras observaba la perfección de las inscripciones de los muros -...pero sea lo que sea, es el único lugar para salir del bosque. -¡¿Qué?!, ¿qué es lo que dices?- dice Phil sorprendido -¿pretendes que vayamos hacia el camino?. -Si, trata de escalar nuevamente- responde Mike señalando del hueco de donde cayeron -además, pienso que este pueda ser un pazadiso a la feria nuevamente, quizá haga parte de una nueva atracción, no lo sé-. -Está bien, espero que sea así- Respondió Phil al ver que ya no había alternativa alguna-pero solo promete que no vas a hacer otra locura-.-Vamos, ¿qué locura podría hacer en un largo pasillo?- respondía Mike observando el interminable horizonte. -No lo sé, conociéndote es mejor prevenir. Prométemelo- replicaba Phil -Está bien Phil, te lo prometo-Respondió Mike a la petición de su amigo. Los dos siguieron caminando por el largo pasillo por varios minutos, pareciese que este no tuviera fin como el mismo universo, pero cuando Phil pareciera que perdiera la cordura, al fin se vio una luz mucho más intensa que el de las antorchas que adornaban y daban vida a ese grande pasillo.-Por fin diablos-Dijo Phil.-Bueno, parece que es nuestra salida por fin- Dijo Mike mientras miraba y deletreaba unas grandes letras que se repetían en la pared-equis... ele...-. -¿Equis ele?. Respondía Phil -¿Qué querrá decir eso?. -A lo mejor es el nombre de la atracción- respondía Mike. Al salir de allí se toparon con una gran habitación repleta de otros caminos, en donde se destacaba una fuente de una especie de líquido en el centro, de color azul intenso, muy parecido al color del vórtice que había penetrado el suelo al momento de entrar ahí. -¿Qué... es eso?- Preguntaba Mike mientras se acercaba a la fuente y olía el líquido.-¡No!-Gritó rápido Phil-Dijiste que no harías idioteces-. -Por favor, no me voy a morir por oler esto- Respondió Mike -voy a probarlo-. -¡No!, no- Dijo rápidamente Phil mientras Mike probaba con su lengua el líquido -¿qué es?-. -Mmm, no sé, es como agua, no sabe a nada- Respondió Mike mientras deleitaba el líquido, segundos después Mike comenzó a temblar, como si algo dentro de él quisiera salir, sus tripas se retorcían mientras este estaba bastante sorprendido. -¡Rayos Mike!, te dije que no hicieras algo estúpido- Le dijo Phil, no sabía qué hacer. A continuación, cuando Mike pareciera que fuera a explotar y que lo que estuviera dentro de él saliera, pasó algo que nadie nunca esperaría, Mike eructó. -Diablos estaba delicioso- Dijo. -¡Estúpido Mike! me asustaste como nunca- Dijo Phil completamente aliviado. -Te asusté como siempre, siempre te asusto- Respondió Mike. -Esta vez pensé que ibas a morir- Explicó Phil. -Mira- Dijo Mike mientras señalaba una orbe que salía flotando por los aires -creo que nos trata de decir algo-. -Si creo que sí, como la que nos hizo entrar a las profundidades del bosque- Respondió Phil. -Creo que debemos seguirlo- Sugirió Mike. -¡¿Qué?! ¿Estás loco?- Respondió Phil -la ultima vez que seguimos estas malditas cosas nos llevó al bosque, nos perdimos por esas estupideces. -Sí, pero si esto es una atracción entonces nos lleve a la salida- Dijo Mike mientras empezó a correr detrás de estas partículas. -Oye Mike, espérame- Dijo Phil mientras salía corriendo a seguir a Mike. Los dos empezaron a ir detrás de esta orbe que, como si estuviese manejado por algún artefacto, empezó a ir por un camino específico llegando a un laberinto, ahí empezó a ir por una serie de caminos, tan rápido que no daba tiempo de pensar un segundo hacia donde se estaban dirigiendo los dos, después de una serie de vueltas y recorridos largos del laberinto.

El orbe se detuvo desapareciendo apuntando a una puerta pequeña, los dos se fueron ahí y encontraron un pequeño campamento en donde se encontraron dos cubos. Los dos, por su puesto al ser los únicos del lugar, quedaron sorprendidos. -¿Quien diablos son ustedes?- Dijeron los dos, mientras un cubo mujer les apuntaba con un arma. -No, no, seguimos una orbe y nos llevó hasta aquí- Respondió Mike. -¿Una orbe?- preguntaba el cubo negro. -Así es, ¿Qué es esto?- preguntaba Mike con las manos arriba. Los dos cubos se miraron y después de asentar las cabezas la mujer bajó el arma -Parece que alguien sí respondió a nuestro llamado- dijo. -¿Llamado?- Preguntó inmediatamente Mike bajando en seguida sus manos igual que Phil. -Sí, nosotros mandamos ayuda comunicándonos con la tierra- Dijo el otro cubo. -¿La tierra?- Preguntó sorprendido Phil por la forma de referirse al mundo. Nuevamente los cubos se miraron con cara de nerviosismo. -Sí, sí, con el exterior- dijo rápidamente la mujer -es que llevamos aquí varios días y nos hemos quedado sin suministros-. -¿Suministros?, ¿ustedes que hacen acá?- Dijo Mike. -Bueno eso es una larga historia, pero antes de eso debemos saber si están comprometidos- Respondió el cubo. -¿Comprometidos?, ¿esto no es una atracción de la feria?- Preguntaba Mike nervioso con lo que escuchaba. -¿Feria?- Dijo el cubo mujer. De forma inmediata Mike y Phil quedaron petrificados mientras se miraban -¿En donde estamos?- preguntaba Phil muy nervioso. -Ustedes dicen que en una feria- respondía el cubo negro. -Sí, pero parece que no es así- respondía Mike. -Si quieren saber donde están deben comprometerse- decía la mujer. Mike volteó a mirar a Phil -Tengo miedo- le decía susurrándole. -Igual, ¿qué tienes pensado?- respondía Phil de igual forma. -Quizá ellos sepan donde está la salida- decía Mike. -¿Tú crees?- respondía Phil. -Sí sí, conversemos con ellos y después le preguntamos- decía Mike -Pero antes de comprometernos, ¿cuales son sus nombres?- decía a los cubos. -Yo me llamo Suomi- Dijo la mujer. -Yo me llamo Michigun- Dijo el hombre -¿ y ustedes?-. -Mi nombre es Mike- Respondió respectivamente. -Y el mio Phil- Igualmente. -Necesitamos que nos digan que es lo que quieren, si es que desean que nos comprometamos- Dijo Mike. -No, para que sepan la verdad necesitan comprometerse- Respondió Suomi. -Bueno está bien, nos comprometemos- Dijo Mike. -Bueno esta bien, ahora que se han comprometido a servir en la guerra guardianes-elementos les diremos la verdad- Empezó a decir Michigun -desde hace millones de añ....-. En ese momento fue interrumpido cuando una columna se estremeció. -¿Qué es eso?-Preguntó Phil. -Es un elemental, silencio o seguro nos encontrará- dice en voz baja Michigun. Las paredes y la columna dejaron de estremecerse, entonces Suomi con un arma en mano se acerca lentamente hacia la entrada de la pequeña habitación esperando lo peor, que el elemental estuviese allí afuera habiéndose enterado que su campamento estaba en este lugar, por suerte para el grupo, Suomi notifica que no hay monos en la costa asomándose en el borde del marco de la puerta. -¿Qué fue eso?- Pregunta Mike. -Fue un elemental, esta fortaleza es la entrada al centro del mundo, en donde todos los elementales que existen están, entonces están vigilando este sitio regularmente a ver si algún cubo se coló a esta fortaleza o a ver si hay algún guardián- Respondió Michigun. -¿Elemental?, ¿Centro del mundo? ¿Guardián?- Preguntaba Mike confundido. -Ya que están comprometidos- decía Michigun -deben saber que han entrado a la fortaleza de obsidium, la que separa el mundo terrenal al elemental- decía. Los chicos quedaron completamente estupefactos, aunque había algo que les decía que era verdad, Mike pensaba de que todo era una broma y que era parte de la nueva atracción de la feria.

-Em, y bueno eso que dicen- decía Mike nervioso -guerra guardianes-elementos, ¿cómo es la cosa?- preguntaba con una pequeña sonrisa de nerviosismo e incredulidad. -Bueno, el Clan Blackfury ha hecho que los elementales se vuelquen contra nosotros, los guardianes- respondía Michigun. -Oh ya veo, el clan Blackfury, wow- respondía Mike con una risa muy nerviosa -amigos, por casualidad, ¿no saben donde está la salida de esto? es que necesitamos limpiar la feria y si no lo hacemos estaremos metidos en un lío muy grande-. -Bueno está la salida al mundo terrenal, que supongo que es de donde vienen ustedes, y hay varias otras al mundo elemental, pero ustedes solos no pueden salir, los matarían en un parpadeo- respondía Suomi. En ese momento Mike volvería a quedar petrificado, sabía que era cierto todo. -Bueno, con su ayuda quizá podamos salir de aquí, Roberto nos ha enviado para hechar una vigilancia porque se cree que los elementales quieren destruir el muro de obsidium que divide al bosque de cristal, pero somos los últimos de una legión de guardianes y nuestras posibilidades de detener a un ejército entero, si es que lo hay, son nulas- decía Michigun. -Mike, creo que es en serio esto- le susurraba Phil a Mike, quien asentaría la cabeza indicando los mismo. -Bueno, creo que deberán aprender a usar armas para tener más posibilidades de salir de aquí- decía Suomi abriendo la única caja que les quedaba. -Esperen, ¿aprendermos a usar armas?- preguntaba Phil más pálido que nunca. -Así es amiguito, no es tan difícil- afirmaba Michigun. En ese instante las paredes volvieron a estremecerse, y es así como la columna de la habitación

GDSM-02 (2)
GDSM-02
cede, llamando así la atención del elemental que, por pura coincidencia, logra encontrarlos. -¡Diablos, corran!- Exclamó Suomi mientras recogía un arma y se la daba a Mike -toma y larguémonos-. El grupo salió corriendo pasando al lado de el elemental que, en un acto de pura coincidencia, no se logró percatar de lo que sucedía hasta que vio al ultimo de los cubos pasar al lado suyo, los cuatro salieron corriendo, por cosa del destino, hacia el laberinto, en donde se perderían unos de los otros, quedando Mike con Suomi y Phil con Michingun, los dos grupos en cada extremo del laberinto, todo esto en vano pues el elemental no los había seguido y simplemente no logró divisar hacia donde se habían ido una vez salido del campamento, -¡Suomiii!- Gritó fuertemente Michigun con la esperanza de que el otro grupo escuchase y supiese donde está Michigun y Phil. -¡Michigunnn!- Gritaría Suomi respectivamente. -Demonios, estamos perdidos, debemos movernos de aquí, encontrar alguna salida hacia algún lado- Exclamaría Michigun. -E..e...esta bien- Respondería de forma nerviosa Phil. -Hay que movernos ya- Diría Suomi respectivamente -ven vamos-. -¿Conoces este laberinto?- Le preguntaría Mike. -No, pero no voy a dejar que nos quedemos ahí y nos muramos de hambre o de otra cosa- Respondió Suomi.

Por su parte -Ah si, eso nos puede ayudar- Se diría a sí mismo Phil. -¿Qué cosa?- Preguntó Michigun al oírlo. -Mike tiene un poco de plomo en su bolsillo- Respondió Phil. -¿Y?- Preguntó Michigun. -Cuando él se metió el artefacto al bolsillo se combinó con el plomo, tal vez aún quede un poco de esa luz brillante, así él lo lanza al aire como una bengala y nosotros podremos saber donde están- Respondió Phil. -¿artefacto?- Preguntó Michigun casi mordiéndose la lengua. -Si, artefacto...- Le respondió Phil -¿no fue lo que enviaron para rescatarlos?-. -Ehhh, claro- Le dijo Michigun. -¿Entonces qué era ese artefacto?- Le preguntó Phil sabiendo que Michigun algo escondía. -¿El artefacto brillaba? ¿verdad?- Le preguntó Michigun fascinado. -- Respondió Phil completamente frío -¿es algo místico?-. -No, ese artefacto es llamado en las antiguas historias como el brightshinestown - Respondió Michigun -según las antiguas historias, ese artefacto se le aparecía a quien era llamado ser el guerrero de una próxima batalla-. -¿Qué?, ¿quiere decir que Mike será el guerrero?- Dijo estupefacto Phil. -Si, bueno pero eso no es todo- Dijo Michigun - con este artefacto se le guiará a el guerrero a la localización del artefacto del ser-. -¿Qué?- Diría Phil confundido. -Ahora no hay tiempo, después les explicamos con más calma cuando estemos todos juntos- Dijo Michigun mientras este comenzaría a caminar hacia la izquierda. Los dos grupos comenzarían a moverse durante horas, caminaron horas y horas sin encontrar una salida.

Por otro lado, -Oh estoy tan cansado- Exclamó Mike -¿no traes algo ahí?. -Yo no, solo traje el arma, pero ni siquiera tengo munición- Respondió Suomi. -Ah creo que traje algo en mi bolsillo- Dijo Mike mientras revisaba su bolsillo -ah, no solo tengo un como de plomo-. -¿Plomo?, ¡eso es lo que necesitamos?- Explica Suomi -si logro cargar mi arma con el plomo tal vez pueda destruir alguna pared para que los otros muchachos escuchen el estruendo y nos encuentren-. -Si, ¡eso es!- dijo con entusiasmo Mike -mira, toma- mientras se saca del bolsillo polvo de plomo brillante. -¿Por qué está así?- Pregunto Suomi. -Ahí puse la cosa brillante que nos encontramos- Respondió Mike. -Podemos usar eso como bengala- Sugirió Suomi. -Excelente- Respondio Mike. En este instante Suomi recargó su arma y disparó hacia arriba, entonces así michigun y Phil lograron ver como una gran explosión en lo alto de la gran habitación. -Allí están vamos- Dijo Phil mientras salía a correr hacia donde había salido la bengala, pero al darse cuenta que Michigun no salió a correr con él voltio y dijo -¿qué sucede?. -Shhh- Respondió Michigun -¿escuchas eso?-. -Creo que sí- Respondió Phil y en ese instante un elemental destruyó el muro junto a ellos y pasó derecho destruyendo el resto de muros que se atravesaban por su camino, abriendo paso así a donde se encontraba Suomi y Mike. -¡¿Se están cayendo los muros?!- Preguntó Mike mientras podía oír como se estremecía el lugar. -¡Corre!- Exclamó rápidamente Suomi sujetando a Mike salió corriendo. En ese instante el elemental destruyó el muro en donde estaba Suomi y Mike y comenzó a seguirlos, en ese instante el otro grupo de Michigun y Phil comenzaron a atravesar las ruinas dejadas por la destrucción del elemental llegando a donde se encontraban anteriormente Suomi y Mike. -¿A donde habrán ido?- Se preguntaban Michigun y Phil. -Mira que la pared está algo agrietada, seguro hacia allá fueron- Dijo Michigun, entonces los dos comenzaron a ir hacia este lugar, guiados en todo momento por las grietas dejadas en los muros por el daño del elemental, los dos caminaron siguiendo el rastro durante minutos hasta que escucharon unos gritos, gritos que se desvanecían tras los segundos, entonces los dos giraron e inmediatamente se toparon al elemental ahí parado mirando un hueco en el suelo, por su puesto los dos quedaron petrificados ahí atrás del elemental, tratando de ser lo más silenciosos posibles, pero, como siempre pasa, tratando de no hacer tal ruido, un trozo de roca se desprende del techo y así, como Phil y Michigun, el elemental saltó del susto y miró hacia atrás, en donde lo único que pudo observar fueron los dos ahí muertos del miedo; por supuesto el elemental se les abalanzó sobre ellos, pero en una reacción tiempo record, los dos se lanzaron al hoyo. Los dos empezaron a resbalar sobre un gran túnel que iba bajando hacia las profundidades de la fortaleza, justo cuando finalmente cayeron al suelo, retenidos claramente por restos de huesos y toda clase de restos espeluznantes, lograron visualizar a la distancia al otro grupo. -¡Suomi!- Gritó Michigun. -Oh ¡¿Son ustedes?!- Gritó Suomi del otro lado de la habitación terrorífica. Por supuesto, los dos grupos se encontraron una vez atravesado los restos por el cual aterrizaron. -¿Qué fue eso?- Dijo Mike. -Tal vez sea la habitación de tortura- Dijo Michigun en tono burlesco. -¿Tortura?- Preguntó aterrorizado Phil. -Tal vez- Respondió Suomi -Lo importante es salir de aquí para saber realmente donde estamos. -Bueno, no hay que perder tiempo, ¡vamos!- Exclamó Michigun. Los cuatro caminaron hasta la única salida de la gran habitación en donde Phil le contó a Mike lo poco que Michigun le había dicho en el laberinto. -¿"El guerrero"?- preguntaba Mike. -Sí, eso me dijo- decía Phil parando en ese momento. -¿Qué sucede?- preguntaba el resto de integrantes. -Nosé Mike si lo has notado, pero esto no es normal, estoy cansado y solo quiero irme a casa- decía Phil. -Mira, vamos a salir de aquí, estoy seguro que todo saldrá bien, vamos- le decía Mike de cerca alentándolo a seguir. -¿Todo bien?- preguntaba Michigun -Aún nos hace falta algo de recorrido, porque ni siquiera sabemos en dónde estamos- agregaba. -Sí, sí, todo está bien, vamos- decía Phil tratando de mejorar el ánimo. -¿Tienes alguna idea de dónde estamos?- le preguntaba Suomi a Michigun mientras caminaban por el pasillo. -No, esto es extraño, no tenía registro de esta zona- respondía Michigun quien observaba una especie de documento -Hay algo importante que decirte- decía. -¿Son ellos?- preguntaba Suomi. -Sí, lo son- respondía Michigun de forma afirmativa -¿tienes alguna duda?- añadía. -No parecen ser muy inteligentes, el cubo amarillo es algo miedoso- decía Suomi refiriéndose a Phil. -Sí, pero es extraño, muy pocos cubos logran dar con la entrada desde el mundo terrenal, y es que, además, fueron guiados por el brightshinestown - decía Michigun. -¿Cómo lo sabes?- preguntaba Suomi, quién seguía escéptica. -El chico me lo describió, es igual- respondía Michigun recordando lo sucedido en el laberinto. -Bueno, espero que así sea, porque estoy cansada de venir para ver si algun cubo extraviado es el guerrero- respondía Suomi.

Escenario 4: Los Pozos perdidos

El final del pasillo los llevaba a una gran habitación, en donde se destacaban 15 grandes entradas, cada una con distintos colores y texturas. -L...A...LA....V...LAVA- Trató Mike de leer lo que decía en una pequeña placa al lado de una entrada en donde se podía ver como el líquido infernal rodeaba la habitación y formaba ríos completos, era una ilusión, el tamaño de las habitaciones no concordaban con lo que realmente se observaba por fuera. -¿Acaso no fuiste a la primaria?- preguntaba Michigun en tono de burla. -¿Qué demonios es esto?- Dijo Suomi. -Parece que son los planos elementales- Respondió Michigun -Es extraordinario lo que esconde un lugar como este, te pone a pensar en lo poco que sabemos sobre el mundo- murmuraba. -¿Saben en dónde estamos?- Preguntaba Mike confuso. -En lo absoluto, pero visto lo que hemos dejado atrás, puedo deducir que son zonas de batalla o por lo menos de entrenamiento. Entremos- decía Suomi. -¿Batalla? ¿entremos?- Dijo paralizado Phil. -Si entremos, como ustedes dijeron, se comprometieron a unirse a los guardianes, ahora tienen que luchar junto con nosotros en la gran batalla que se nos viene- Respondió Michigun. -En adición, no hay muchas más opciones ¿saben?- Decía Suomi. -Lo siento, pero yo no entraré allí- decía Phil. -Vamos Phil, no hay de otra- le decía Mike. -Tú lo prometiste, no harás locuras- le respondía Phil. -¿Y qué más da? ¿acaso no ves lo que sucede? no hay más opciones- decía Mike tratando de convencer a Phil. -¿Todo Bien?- preguntaba Michigun. -Sí, no se preocupen- decía Mike -Vamos, hágamos esto y cuando salgamos te prometo que todo será como antes- le decía Mike a Phil nuevamente. -Está bien- decía Phil resignado. -Bien, voy a ello- decía Michigun entrando por la puerta de lava. -Vamos, seguro no son los planos reales- decía Suomi entrando también. -Vamos- decía Mike entrando al mismo tiempo que Phil. Una vez allí dentro todo era distinto, Mike miró atrás suyo y vio cómo la puerta en donde había entrado ya no estaba, estaban en un nuevo mundo, todo era inmenso e incandescente, -Wow, ¿qué rayos es esto?- Dijo Mike sorprendido mirando el paisaje de lava y volcanes de este sitio, era algo increíble, algo nunca antes visto,

GDSM-03(2)
GDSM-03
sorprendente.-No estoy segura, pero creo que sí era un portal a este plano- Dijo Suomi. -Esto está en la gráfica de la guía de aventurero de Los Guardianes- Respondió Michigun. -¿Guía?, a mí no me dieron ninguna guía- Exclamó Suomi. -Porque yo entré como aventurero, y tu como luchadora mecánica- Respondió Michigun. -Bueno, pero ¿qué decía esa guía?- Preguntó Phil.-Hablaba sobre cómo sobrevivir en este... plano- Dijo Michigun observando el cielo anaranjado. El grupo calló en un silencio absoluto, pero a pesar del silencio de los suyos, se podía oír aún el sonido de la gran lava ardiente y espesa que los rodeaba, pues los mismos, habían entrado en una cueva en donde no más se podía visualizar a simple vista lava. -Bueno, ¿y qué decía tu guía?- Preguntaba Suomi -¿Cómo diablos vamos a sobrevivir a este lugar?-. -Bueno, aquí dice y cito: "No toque la lava", "tenga cuidado con los elementales de lava", "el muro de osbidium está en aproximadamente 60 kilómetros del centro del plano"- decía Michigun leyendo su guía. -¿Qué clase de guía es esa?- preguntaba Suomi. -Bueno, sabes que estamos cortos de presupuesto, nos han debilitado mucho en estos años- decía Michigun. -Bueno, dicho eso ¿qué hacemos?- preguntaba Mike. -Se supone que estamos en el centro del plano, o bueno eso espero- decía Michigun. -No vamos a caminar 60 kilómetros- decía Suomi preocupada viendo los abismos enormes de magma. -Bueno ¿qué tienes en mente?- le preguntaba Michigun. -No lo sé- decía Suomi agachando la cabeza. -Bueno, yo les dije, no entremos allí- decía Phil casi en forma de berrinche. -Por favor, ¿había otra opción?-le preguntaba Mike. -Sí, y era limpiar la feria- respondía Phil enojado, el dúo siguió discutiendo temas de nula importancia, pero mientras derrochaban creatividad en inventar insultos y burlas elegantes mutuamente Suomi observó algo a lo lejos -Bueno muchachos silencio, creo que he visto algo ahí- Interrumpía Suomi mientras se acercaba en una fosa cilíndrica que estaba al fondo de la cueva. -¿Qué es?- Le preguntó Michigun que aún estaba visualizando en paisaje de afuera de la cueva. -No sé, veo fragmentos a lo lejos de la cueva, ¿lo ves?- Dijo Suomi. -Así es- Decía Michigun observando muy bien el fondo de la cueva -creo que esto confirma lo que ya sabemos- decía. -Eso parece- Respondía Suomi después de un largo suspiro, a continuación volteava a mirar a los chicos, que no se habían inmutado. -Chicos- decía Michigun. -¡¿Qué?!- exclamaba Mike al ser interrumpido en medio de uno de sus chistes retóricos. -¿Ese fue el vórtice que los hizo llegar hasta la fortaleza?- preguntaba Michigun señalando el fondo de la cueva. -Creo que sí- decía Mike al acercarse a ver. -Muy bien, creo que ya tenemos una salida- decía Suomi feliz. El grupo caminó hacía el fondo de la cueva siguiendo el vórtice, así fue por varios minutos hasta que llegaron a una pequeña foza, allí el vórtice simplemente desaparecería. -¿Esto qué es?- preguntaba Michigun acercándose a un pequeño estanque de agua, algo curioso pensando en el plano elemental en el que estaban. -No parece que sea una salida- decía Mike. -Por algún lado, debe haber algo- decía Michigun revisando las paredes rocosas de la foza -Los pozos perdidos, una muestra de lo inhóspito que es el mundo- decía leyendo lo que parecía ser unas inscripciones en las rocas. -¿Los pozos perdidos? ¿no eran acaso solo un mito?- preguntaba Suomi. -Eso se cree- respondía Michigun buscando más pistas en las paredes. -¿Eso es agua?- preguntaba Phil acercándose al estanque. -Eso parece- respondía Suomi haciendo lo mismo -¿No crees que es curioso?- preguntaba a Michigun. -¿Crees que este sea un pozo perdido?- le preguntaba Michigun volteando a verla. -¿Tu lo crees?- le preguntaba Suomi. -Sí, de hecho, creo que la habitación del templo era la habitación de los pozos perdidos- respondía Michigun. -¿Y qué hacen los pozos perdidos?- preguntaba Mike confuso. -Nadie sabe- respondía Michigun acercándose a la orilla del estanque. -A lo mejor aquí esté el artefacto del ser- decía Suomi. -¿Artefacto del ser?- preguntaba Mike. -Bueno, es una suposición- decía Michigun. -Sí, eso parece, pero ¿qué es eso?- preguntaba Mike nuevamente. -Es un mítico artefacto...- decía Suomi viendo al fondo del pequeño estanque -¿ven eso?- preguntaba señalando. -¿Qué?- preguntaba Michigun acercándose para ver al fondo del estanque. -¿No ves un vórtice lime al fondo?- le preguntaba Suomi. -Sí, así es- respondía Michigun. Así era, un vórtice en el fondo del estanque, el cual cada vez subía más y más. -Aquí viene- decía Mike observando. -¿Crees que sea el artefacto- le preguntaba Michigun a Suomi. -No lo sé- respondía. Entonces el vórtice llego al borde del estanque y se expandió a lo largo y ancho del mismo, tomando forma de lo que parecía un portal. -Es un portal- decía Michigun observando el fenómeno. -Debemos entrar- decía Suomi dando un brinco en seguida. -Vamos- decía Michigun haciendo lo mismo. Mike y Phil se miraron mutuamente, pero sabiendo que no había nada que perder, saltaron.

Entonces los cuatro atravesaron este vórtice, pasando por una especie de trance, cómo aquél cliché de el viaje en el tiempo, en donde los personajes dan vueltas mientras un reloj avanza o retrocede, según sea el caso; pero en nuestro caso, los personajes daban vueltas, sin reloj, sin nada, y así en unos cuantos segundos, los cuatro aparecerían nuevamente en la habitación de los pozos perdidos. -Nos ha devuelto- decía Suomi observando su alrededor. -¿Qué rayos?- se preguntaba Mike con severo dolor de cabeza. Algo había cambiado con respecto a la última vez que habían estado allí, y el primero en percatarse fue Michigun, que no esperó para notificar al grupo. -Miren- decía señalando la entrada que habían tomado anteriormente, la del plano a la lava. -¿Qué ocurre?- preguntaba Suomi acercándose con los chicos. Ahora el marco de la entrada estaba brillando con una tonalidad dorada, justo a su lado derecho apareció una inscripción con un cristal extraño. -El pozo de lava ha sido revelado, enhorabuena por el descubridor- leía Michigun. Fue allí cuando se percataron que sólo dos de las otras entradas también tenían estas características, las cuales eran las del plano de cristal y de hielo, esto último no tiene mucha relevancia en la historia, pero no está demás contar. -Creo que los pozos eran una especie prueba para quienes vivían aquí- decía Michigun. -¿Y ese cristal?- preguntaba Suomi señalándolo. En seguida Michigun lo sujetaría y se desvanecería en sus manos, no entendía que estaba pasando. Fue allí cuando justo en el centro de la gran habitación apareció del suelo un gran marco, en el cual otro vórtice aparecería cubriendo la totalidad de este. -Otro portal- decía Suomi acercándose. -¿A dónde crees que nos lleve?- preguntaba Michigun. -Habrá que descubrirlo- decía Suomi entrando. -Vamos, a lo mejor sea la salida de este lugar- decía Michigun a los chicos caminando hacía el portal. Mike y Phil, nuevamente, sin nada que perder, atravesaron el portal y esta vez verían el cielo azul del mundo terrenal.

Pero su felicidad creyendo que todo había sido un sueño y que habían despertado en la feria, como ellos pensaban, acabó pronto, cuando pudieron ponerse de pie y recuperar un poco el sentido de orientación se dieron cuenta que estaban en una llanura y que Suomi y Michigun estaban justo en frente de ellos. -¿En dónde estamos?- preguntaba Mike pensando en que estaban en el mundo terrenal mientras observaba árboles a lo lejos. -Es el plano en el que tenemos nuestro campamento- decía Michigun -no sé si sea pura coincidencia, pero el portal nos ha dejado aquí-. -Ahora hay que caminar y buscar el campamento, vamos- decía Suomi comenzando a caminar hacía el norte. Los chicos los siguieron, no tenían de otra, caminando por aquél extraño cesped del mundo elemental. -¿Estamos en el centro del mundo?- preguntaba Mike observando cómo todo se parecía, y mucho, al mundo terrenal. -Algo así- respondía Michigun. -Este es el plano que más se asemeja al mundo terrenal, tiene basta vegetación verde y también la ilusión de tener días- decía Suomi. -¿Ustedes han estado allá?- preguntaba Phil refiriéndose al mundo terrenal. -Los cubos venimos de ahí- respondía Michigun -aunque, nosotros no, nosotros nacimos acá- añadía. -Así es, y personalmente nunca he ido- decía Suomi. -Pero ¿porqué es secreto? es decir, la entrada está en medio de la nada- decía Mike recordándo el bosque oscuro. -Sí, hasta habia un sujeto que nos dijo que nos debíamos ir de allí- añadía Phil recordando lo sucedido. -Seguro era alguien de los nuestros, previniendo que cubos por error entren acá- decía Michigun. -Sí, y con eso llegamos al mistisimo que hay acá, al ser el interior del mundo mucha energía y seres mitológicos, es muy peligroso- decía Suomi mientras empezaban a divisar una colina a lo lejos. -¿Peligroso?- preguntaba Mike. -¿No viste la cosa esa que casi nos mata allá atrás?- le preguntaba Phil respondiéndole. -Desde hace un tiempo se está librando una guerra, no sabemos por qué, pero estas criaturas elementales se están volviendo contra nosotros, hay muchas cosas delicadas acá (en el mundo elemental), y si permitimos que algo suceda será el fin del mundo- decía Michigun. -Ya veo- decía Mike. -Pero estamos seguros de que ustedes serán de mucha ayuda- decía Suomi sabiendo el cómo llegaron. -Bueno, por algo será que esa cosa nos trajo- decía Mike refiriéndose al brightshinestown. El grupo calló los siguientes minutos mientras caminaban hacia la colina, no fue un viaje particularmente interesante, solo preguntas de los chicos sobre el plano elemental.

El grupo finalmente rodeó la colina atravesando un pequeño bosque y llegaron a un campamento muy rústico, donde habían más cubos y uno que otro elemental (no corrupto al parecer). -¿Están bien?- preguntaba uno de los cubos en la entrada al campamento, un guardia al parecer. -Ya había pasado algo de tiempo desde que nos habíamos quedado sin proviciones- decía Suomi. -¿Y el resto del grupo?- preguntaba nuevamente mirando a Mike y Phil. -Cayeron- respondió Michigun. -¿Y ellos?- preguntaba el guardia mientras miraba a los chicos. -La razón por la cual volvimos- decía Suomi. -Bueno, ya saben qué hacer- decía el cubo apartándose para dejar pasar a los cubos. -¿Este es su campamento?- preguntaba Mike. -Sí, no es la gran cosa, antes teníamos grandes capitales, pero hoy solo son ruinas dejadas por la guerra- decía Michigun con algo de nostalgia mientras caminaban por los entablados caminos del pequeño campamento. -Regresaron- dijo una voz chillona detrás de el grupo. A continuación el grupo volteó y observó un cubo celeste allí. -Y veo que traen gente- decía. -¡Guitar!- exclamaba Suomi abrazándolo. -Se estaban demorando, ya estaba preocupado- decía el cubo celeste de nombre Guitar. -Fue toda una odisea, pero logramos nuestro objetivo- decía Suomi. -Que bien, por cierto, Roberto dijo que si alguno de ustedes lograba llegar, que por cierto, ¿dónde está el resto?- decía Guitar finalizando con la pregunta. -No tuvieron la misma suerte- respondió Michigun. -Lástima, Ermack me caía bien- decía Guitar lamentado -pero bueno, Roberto me dijo que si alguno de ustedes lograba la cometida, que fuera hablar con él inmediatamente- dijo. -Si lo suponíamos, después de una misión suicida alguien tiene que pedir disculpas- decía Michigun en tono de burla. -Pensándolo bien, creo que sí tiene que pedir disculpa, por el nombre de Ermack, Maukid, Perqui y todos aquellos que no volvieron- decía Guitar completamente en serio -Hablamos luego- decía mientras caminaba sin rumbo fijo. -¿Quién es?- preguntaba Mike. -Un viejo amigo, vamos- respondía Michigun, que se dirigió a un puesto y les dijo al resto: -Ya vuelvo, den una vuelta por ahí, no sé, conozcan a el resto del clan-. Entonces los tres se dirigieron otro puesto en donde habían unos cubos disparando a unos blancos, -Vaya, ¿qué son?- Preguntó Mike a Suomi sobre las armas que se usaban. -Son armas de electropulso- Respondió Suomi mientras observaban como del cañón salían rayos en forma de onda cilíndrica y éstas en menos de un segundo impactaban y perforaban los blancos. -Deben ser muy efectivas- Dijo Phil. -No tanto, los elementales son mucho más duros que nosotros los cubos, pueden resistir mucho daño- Respondió Suomi. -Ya me imagino, ese elemental que nos siguió destruyó las paredes del laberinto como si fueran... como si fueran...- Dijo Mike trabándose -ayúdame Phil, ¿cómo qué lo destruyo?-. -mmm, ¿cómo una aguja en un pajar?- Respondió Phil. -¿Qué? no seas idiota eso no sirve- Le dijo Mike. -¿Como Santa en Halloween?- Respondió Phil. -Olvídalo- Dijo Mike resignado pues ya había perdido todo el chiste. -Voy a ver si puedo practicar un poco un disparo- Dijo suomi mientras se acercaba y recogía una arma. Entonces Suomi se acercó a la linea divisoria que marcaba apenas los 10 metros de distancia de la diana y el lugar en donde se dispara, entonces ella apretó el gatillo tras apuntar de forma precisa al centro de la diana, pero por la forma de en que sale el proyectil, este no impactó en la parte violeta, (que significa la precisión 100%) si quiera impactó la diana, si no que pasó atrás de esta y salió del campamento y se fue hacia la lejanía. -Vaya, qué puntería- Dijo Mike. -Silencio, esta arma debe estar defectuosa- Respondió Suomi. -No te hemos visto disparar antes, no podemos asegurar que esté defectuosa el arma- Dijo Phil. -Humm, entonces probaré con otra pistola- Exclamó Suomi mientras caminaba hacia el estandarte de armas, pero antes de que cambiara el arma que tenía por otra diferente, llegó Michigun. -Chicos, Roberto ya se desocupó, vamos a hablar con él- Dijo Michigun. -Muy bien vamos- Dijo Suomi -bueno, otro día les mostraré cómo disparo de genial- añadió dirigiéndose a los chicos.

Entonces los cuatro se dirigieron a una estructura de piedra, con una forma de torre, con varias ventanas en donde se podían observar cómo unas ballestas estaban puestas allí para proteger el campamento; los cuatro pasaron por el gran portón encontrándose con un guardia. -¿Qué quieren?- Les preguntó el guardia. -Queremos hablar con Roberto- Respondía Michigun. -¿Motivo?- Preguntó nuevamente el guardia. -Es algo muy importante- Decía Michigun -hemos descubierto algo muy importante en la avanzada de la fortaleza-. -¿Qué cargo es usted?- Volvía a preguntar el guardia. -Jefe de patrulla- Dijo Michigun. -Está bien, pueden pasar- Dijo el guardia. Entonces los cuatro entraron a la torre, era tan solo una gran escalera que rodeaba las paredes hasta llegar a una gran habitación en la parte de arriba, subieron las escaleras hasta el final encontrando a unos cubos muy bien armados y en especial uno que tenía ondas magnéticas a su alrededor, como si fuera un escudo, entonces Michigun se acercó a este cubo y comenzó a hablarle. -Buenas Roberto- Saludó Michigun. -¿Qué pasa Michigun?- Dijo Roberto. -Necesito hablarle sobre lo que pasó en la avanzada de la fortaleza- Dijo Michigun. -Si ya veo, según tengo entendido casi todos los grupos fueron eliminados, menos dos, de esos dos grupos están 5 cubos, y...- Dijo Roberto mientras veía a Mike y Phil. -Ah, ellos, verá, ellos son la razón por la que volvimos- Dijo Michigun. -Ya veo.- Respondió Roberto volteando a mirar una ventana redonda que daba vista al bosque. -Bueno... púes...- Respondía Michigun -...¿cómo vas a prepararlos?-. -¿Yo?, eso harán ustedes, ya les digo que harán- Decía Roberto. Entonces Roberto dio media vuelta y se acercó a otro cubo y empezó a dialogar con él -¿Prepararnos?- le preguntaba Phil a Mike casi susurrándole. -Sí tarado, no vez que el brighshton ese nos guiará al artefacto del ser?- respondía Mike de igual forma refiriéndose al brightshinestown. Finalmente Roberto voltearia nuevamente y hablaría con Michigun. -Ustedes cuatro tendrán que ir a una cueva no muy lejos de aquí, hemos visto que un golem está poniendo en riesgo el principal portal a la fortaleza, les dejaré a un guerrero, es uno de los mejores, seguro con él será fácil ese trabajo- Dijo Roberto. -Está bien, vamos a ver de qué están hechos- Decía Michigun volteándose y bajando nuevamente los chicos lo siguieron, salieron de la torre y tomaron la izquierda para llegar a un pequeño puesto en donde habían diversas armas extrañas. -¿Qué son?- Preguntó Phil. -¿No oíste?- Respondió Mike burlándose -...son armas tonto-. -Si, pero no son armas convencionales- Dijo Phil. -No podríamos usar armas terrenales acá- Habló Michigun. -Una pistola que usan ustedes en sus tierras no le harían ni un rasguño siquiera a los elementales más débiles- Dijo Suomi observando las armas en una vitrina. -¿De dónde vienen?- preguntaba el armero que estaba en el puesto, los chicos se quedaron callados sin saber si podían decir que venian del mundo terrenal, pues no parecía que fuera algo muy visto allí. -Vienen del plano de cristal- respondió Michigun tratando de silenciar la conversación. -Ah, claro, allí no tienen unas buenas armas, nada como lo que hacemos acá- decía el armero. -Bueno bueno, si ya entendimos, ¿cómo diablos nos van a armar si no sabemos usar armas- Preguntaba Phil. -Esta claro que no les vamos a dar unos super rifles- Dijo Suomi. -¿Entonces? ¿por qué estamos aquí?- Preguntó Mike. -Los vamos a armar, pero con algo que utilizan los novatos- Respondió Michigun antes de asentar la cabeza. Entonces fue cuando el armero se volteo y, agachándose para observar debajo de una gran mesa, sacó una pequeña caja de cartón y posteriormente sacaría de allí dos pistolas muy diminutas y las dejaría en el estante de muestra. -Dos burbujas explosivas para los novatos- Dijo el armero mientras dejaba las armas ahí. -¿Es broma?- Dijo Mike casi riéndose. -No puedo darles armas de rango II, solo de rango I, que son los diseño Burbuja 2000, o si no ustedes podrían matarse- Dijo el armero. -Tranquilos, todos comenzamos con las "Burbujas", aunque nosotros éramos con las "Burbuja 1700" era mucho peor que estas- decía Suomi -ahora nuestras armas- añadió dirigiéndose al armero. Entonces el armero se voltearía y de el rincón arrastraría una pequeña escalera y subiría a el estante más alto y de ahí sacaría dos armas considerablemente más grandes. -Dos Phyton 3xy4 para ustedes- Dijo el armero mientras se lo entregaba a Michigun y a Suomi. -Esas si son armas, no como estas porquerías, esas armas no se van a romper- Dijo Mike. -Ya deja de llorar niño, más bien vamos- Dijo Michigun.

Entonces los cuatro se fueron a la entrada de la base y se encontrarían con un cubo muy bien armado que, en vez de tener un arma a distancia como el resto, tenía una gran espada de doble filo en donde se lograba ver el reflejo del gran atardecer en la hoja del mismo. -¿Ustedes son los novatos a los cuales tengo que ayudar?- Preguntó aquel cubo. -Son ellos-Respondió Michigun. -Una pregunta, ¿por qué tienes una espada en vez de un rifle?-. Preguntó Phil. -Porque la espada es más genial- Respondió el cubo. -Ja!, ¿en serio?- Decía Mike en forma burlona -yo pensé que diría algo más... heroico, no sé-. Mike se reía, pero tal apreciación no dio gracia al resto de cubos, especialmente a aquel cubo de la espada que lo miraba de forma inquietante. -Ya cállate no dio risa- Dijo Suomi -por cierto, ¿cómo te llamas?. -Mi nombre es Terrance, caballero de la luz, he participado en las 3 guerras elementales- Respondió orgulloso el cubo. -¿Tres guerras?- Preguntaba Phil. -Si, no crean que es la primera, por algo esta facción existe- Respondió Michigun. -Bueno, es mejor que dejemos de hablar y vayamos a la cueva- Dijo Terrance. Entonces los 5 se dirigieron a la cueva que no quedaba muy lejos del campamento, apenas unos 200 metros de ahí -¿Quién es?- le preguntaba Mike a Suomi detrás de todos. -Aunque no lo creas, lo que dijo es verdad, es de los mejores- respondió Suomi. -¿En serio tres guerras? ¿desde hace cuanto están aquí?- preguntaba Mike. -Hace unos cuandos cientos de años- respondía Suomi, la impresión de Mike quedó reflejado más que nunca en su cara, cientos de años y ese mundo era completamente oculto. Finalmente llegaron al lugar y observaron a varios cubos con cascos de minería ahí afuera y uno en especial con lentes muy enormes. -Uh, gracias al cielo llegaron-Dijo uno de estos cubos -pensé que ese bicho nos provocaría más retraso. -Si, si, déjaselo a los profesionales- Dijo Terrance mientras los cinco entraban a la cueva, -¿no es algo presumido?- le preguntaba Mike a Suomi. -La verdad es que sí, por eso no tiene amigos- respondía Suomi. No recorrieron mucho porque era una cueva muy pequeña, ya habían llegado al fondo donde estaba el golem, por supuesto, Mike y Phil aterrorizados porque era la primera vez que veían a un bicho tan feo y fuerte. -Bueno miren, yo iré a atacarlo con mi espada, ustedes traten de dispararle al bicho, primero los dos novatos, si se quedan sin munición empezarán a atacarlo ustedes dos, seguro ahí muere- Dijo Terrance. -Ya sabes Phil, no mates al cubo, jajaja- Le susurraba Mike a Phil. -Este es más fácil que cualquier elemental.... ¡vamos!- Diría Terrance en el instante en el que se lanzaría hacía en objetivo, comenzaría la lucha, pero en vez de ser una típica pelea super épica en donde el bueno vencía de forma legendaria a su enemigo, esta se parecería a la inaguración del festival de las orbes, es decir, por todos lados habían colores, Mike y Phil disparaban tan mal que le tocaba al mismísimo Terrance con su espada desviar las balas. -Diablos Phil, disparas como mi abuela- Diría en el momento Mike. -¿De qué hablas? ¿tú eres el que está disparando como el diablo- Respondería Phil. Mientras Suomi y Michigun esquivaban las balas perdidas, Terrance diría. -Diablos chicos, es solo un maldito golem, el bastardo se queda quieto, ¡¿por qué diablos disparan hacía los lados?!-. -Esta porquería se va a romper- Exclamó Mike en el confín de balas. Y así en pura coincidencia, el arma de Mike dejaría de disparar. -Jaja, mira, ya la rompiste- Se reía Phil de la situación, sin saber que su arma también dejaría de disparar. -¡ja!- Se defendía Mike -tú también rompiste tu arma-. -Bueno chicos, se ha acabado su munición, por favor ustedes dos, pueden matarlo de una vez por todas- Diría Terrance dirigiéndose a Michigun y Suomi. Entonces estos dos empezarían a dispararle con sus rifles, y justo en una herida causada por la espada de Terrance, una bala de Suomi entraría y terminaría con la vida del golem. -Nose si sea cierto lo que decía Roberto, pero si es cierto, ustedes dos van a sufrir entrenándolos- Dijo Terrance dirigiéndose a Michigun y Suomi. -Nosotros no vamos a entrenarlos todo el tiempo- Dijo Suomi. -Vaya, ¿en serio somos tan malos?- Dijo Mike en el justo instante en donde atrás se empieza a derrumbar la pared y aparecería un objeto mágico. -Miren, sus disparos destruyeron la pared de roca solida- Dijo Michigun. Entonces Michigun y Terrance se acercaron y este objeto que brillaba contrastando el sitio y lo tocaron, para el deleite del grupo, de este objeto aparecieron en el aire varias partículas que formaban palabras en otros idiomas. -Que diablos es eso- Se preguntaría Phil. -Bien, voy a hablar con Roberto, un momento- Diría Terrance mientras se alejaba y hablaba con Roberto en una especie de aparato comunicador. Después de un rato el grupo iría nuevamente a la torre donde Roberto estaba. -Hola roberto, supongo que ya sabrás lo que encontramos- Dijo Michigun. -Si, ya hablé con Terrance, creo que se trata de un Schummondu, un artefacto en donde se puede acceder a distintos conocimientos- Respondió Roberto. -Creo que sí he escuchado de eso- respondía Michigun. -Sí, el aparato nos dará información, no sabemos de qué, pero nos dará, es interesante lo que puedes encontrar en una simple cueva- decía Roberto. La habitación cayó en silencio mientras que unos se miraban a otros. -¿Algo más?- preguntaba Roberto. -¿Qué hacemos ahora?- preguntaba Michigun. -Creo que ha sido un día largo, ¿no lo creen?, ya está cayendo la noche- respondía Roberto mientras miraba el atardecer artificial por la ventana -el entrenamiento va hacer bastante productivo, lo sucedido hoy es prueba de ello, definitivamente ustedes dos cumplieron muy bien el trabajo- decía. En ese momento Mike y Phil se miraron mutuamente con cara de confundidos, no entendieron nada de lo que trataba de decir Roberto. -Bueno, por eso hemos venido de la fortaleza de obsidium- decía Michigun. -Sí, ustedes siempre cumplen- decía Roberto volteando nuevamente a ver al grupo. -Tengo una duda, no sé si usted alguna vez halla sabido de eso, pero en la salida de la fortaleza caímos por una especie de pozo y llegamos a una habitación con muchas entradas a lo que parecíans ser planos elementales- decía Michigun. -Mmm, los pozos perdidos, es muy partícular esa fortaleza, uno puede toparse con cualquier cosa- decía Roberto -supongo que pudieron encontrar uno de los pozos, por algo están acá- añadía. -¿Usted que sabe de eso?- le preguntaba Michigun con intriga. -Hasta hace unos instantes pensé que era solo un mito, pero ahora sé que no lo es- respondió Roberto dejando nuevamente la habitación en silencio. -Según la leyenda, si encontrabas el pozo, un cristal de recompensa era capaz de teletransportar al afortunado afuera de la fortaleza, de no ser así, la muerte lo espera- explicaba Roberto sentándose en una pequeña banca. La habitación estaba en un silencio sepulcral, en ningún momento en la cabeza de alguno de los chicos llegó a pasar que si no encontraban el pozo en la fortaleza morirían, sin embargo, esto ya había pasado y estaban bien. -Bueno, iremos a descansar, como dijo usted, ya está anocheciendo y los próximos días serán muy agotadores- dijo Michigun retirándose de la habitación con los chicos -Nos vemos luego- Dijo Roberto despidiéndose. Entonces los cuatro se dirigieron afuera comepletamente en silencio por lo revelado y allí les fue asignado carpas en donde Mike y Phil dormirían juntos, así pasarían su primera noche en el mundo elemental.

Escenario 5: El Reto diario de windows

Unas grandes bocinas anunciaron que un nuevo día había comenzado con una melodía partícularmente motivadora, muy familiar para Mike de hecho, que despertó a todos los soldados que no estaban haciendo guardia esa noche. Rápidamente Mike se levantó y salió de su carpa, observando así, como el resto de uniformados se alineaban en escuadras y comenzaban a formar, este volviendo a su carpa despertaría Phil, que dormía con él. -Es hora de ir- Dijo Mike. -¿Qué?, ¿a donde?- Dijo Phil mientras apenas podía reconocer donde estaba. -A formar, todos lo están haciendo- Respondió Mike. -¿Qué?- Decía totalmente atormentado Phil -esto.... ¿no es un sueño?-. -¿Un sueño?- Le preguntó Mike. -¿Todo lo que hicimos fue real?- Preguntaba Phil mientras daba un gran brinco afuera de su carpa. -Claro que sí tonto- Respondió Mike -Diablos, pero aún es de noche-. -No, no puede ser, pensé que todo era un sueño- Dijo Phil mientras se devolvía a su camilla. -Ah, vamos, ¿Qué prefieres? ¿Estar acá o estar limpiando esa estúpida feria?- Le dijo Mike, aunque él prefería estar haciendo lo segundo, nada más lo decía por motivar a Phil. En ese instante entró Michigun -¿Aún están aquí?- les dijo. -Pues si, es nuestra primera noche no sabemos que hacer- Le dijo Mike. -Bueno, salgan rápido y vayan a formar, ahí vamos a desayunar- Respondió Michigun mientras se alejaba de la carpa. -Ya ves, tenemos que ir a formar- Dijo Mike. -No saldré de aquí- Dijo Phil. -Vamos, ¿todo este tiempo pensaste que era un sueño? ¿por eso es que no actuabas como niño?- Le decía Mike. -No, pero algo dentro de mí quería pensar que lo era- Respondía Phil, pero en ese instante pasaba un mayor guardia y lo interrumpiría. -¡¿Qué está pasando aquí?!- Les gritó este guardia. -Em, y.... ya va..vamos- Apenas podía responder Mike por aquel susto que le había provocado el guardia. -Si, si ya van, pero de castigo- Les dijo el guardia. -¿Qué?- Decía Mike -ya ves Phil, por tu miedo ahora nos castigarán-. -No me importa, solo siganme ahora- Dijo el guardia. Entonces los dos siguieron al guardia mientras atravesaba varios puestos más del campamento. Finalmente llegarían a un particular puesto en donde había una ventana cerrada. -Bueno, esperen aquí hasta que abran, no se vayan, o lo sabré- Les decía el guardia a los chicos, entonces este se fue y quedaron ahí los dos cayados, hasta que Phil rompió el silencio tras varios minutos -Yo no quería esta porquería-. -Nos tocó, más vale que te comportes como se debe, estamos en un rollo muy grande- Le respondió Mike algo enfadado. El silencio se volvería a apoderar del lugar, pasaron 30 largos minutos en donde los dos solo podían mirar el suelo y el amanecer hasta que la ventana se abrió, entonces de ahí apareció un espectro, un cubo semi transparente color celeste, que en ese instante comenzaría a hablar. -Oh, hola, ¿ustedes quienes son?-. -Em, somos nuevos, mi nombre es Mike, y el de él es Phil- Le respondería Mike. -Ya veo, humm supongo que vienen por el reto diario- Diría este espectro. -¿Reto diario?- Le preguntaría Mike. -Pues si, ¿o si no qué hacían ahí esperando a que abriera el puesto?- Respondería en forma de pregunta el espectro. -Pues... otro cubo nos mandó aquí por no ir a formar- Dijo Mike. -Ah, pues...- Diría el espectro mientras intentaba buscar una respuesta -... supongo que ustedes harán un reto diario-. -¿Reto diario? ¿qué es eso?- Preguntó Mike. -Pues, es un reto.... diario- Le respondió el espectro. -Bueno cerebrito, eso ya los sabíamos, ¿pero qué tipo de reto es?- Le respondería Mike. -Claro... claro. Púes es un reto que el sistema debem darle a los que incumplen alguna regla.... creo (esto murmurando)- Decía el espectro tratando de buscar una escusa -... pero por supuesto, los objetivos pueden ser varios, y por lo general son tres, y si el cubo no puede hacer alguno un día, este se acumulará para el siguiente, si no cumple con al menos uno en un día o si tiene mas de 3 retos pendientes o acumulados en una semana pues su castigo será mayor, como entrar a un calabozo o algo. -Ya veo, y ¿cuál es nuestro reto?- Preguntó Mike. -Bueno, sus tres retos de hoy serán los siguientes- Dijo este espectro mientras en la parte inferior de la ventana salían dos hojas, una con instrucciones y otra con un mapa -ahí tienen sus retos y sus ubicaciones respectivas en el mapa, tienen hasta media noche para terminar y enviar aquí lo que se les pide, si no tendrán que acumularlo hasta mañana, o si no entregan ninguno ya saben lo que les pasa-. -Bueno- Decía Mike mientras sacaba del dispensable las dos hojas y las leía. -Suerte- Les dijo el espectro. -Gracias- Decía Mike mientras se alejaba leyendo las hojas, ya había caminado unos 20 metros cuando volteó atrás y miró que Phil seguía ahí sentado mirando el suelo, es así como este se devuelve. -¿Qué pasa?- Le preguntó Mike. -No creo que sea suficiente cubo para hacer esto- Dijo Phil. -Vamos, ¿de que rayos hablas?, me has aguantado todo este tiempo, eres suficiente cubo- Decía Mike para animarlo. -Ah, esto es distinto- Respondía Phil. -Ven, debes enfrentar tus miedos, tus enemigos interiores, vamos hagamos esto, es como cualquier actividad que hubiéramos hecho los dos en el pasado- Le decía Mike. -No lo creo- respondía Phil necio. -Bueno como quieras, tú ve a ver que te hacen por no hacer esta cosa- decía Mike ya algo enojado, quien en seguida voltería. -¡Bien!- exclamaba Phil dando un brinco -pero mas vale que encuentres alguna forma de hacer que me sienta mejor- decía mientras comenzaba a caminar junto a Mike. -Mira que los objetivos son fáciles, dice: Obtén 50 orbes, Encuentra 2 monedas secretas en el laberinto de las pruebas y finalmente Recolecta 10 estrellas de la sala de pruebas EL PAQUETE ALFA, se ven fáciles- Decía Mike mientras caminaba por le primer objetivo que, como el resto del reto, se encontraba en una sala de pruebas.

Los dos llegaron a una gran puerta de metal que en lo absoluto no separaba a nada, simplemente estaba allí puesta. -Em, ¿es esto?- Se preguntó Mike mientras veía el mapa. -Humm, no creo que hallan puesto esa puerta tan grande ahí simplemente por que sí- Dijo Phil mientras observaba la parte de atrás de la puerta. -Pues hay que ver- Dijo Mike mientras se acercaba y trataba de abrir la puerta. -Está bloqueada- Diría Mike en el momento en el que trataba y no podía abrir la puerta. ¿Qué más te dio el aparato ese?- Preguntó Phil.-Solo dos, veamos a ver que dice el folleto de instrucciones- Dijo Mike mientras leía la hoja. Entonces Mike volteó hacia la derecha de la puerta y observó un botón, este lo presionó, haciendo que la puerta se abriera, aunque no del todo. -¿Entramos?- Dijo Phil. -Eso creo- Respondió Mike mientras entraba por el pequeño espacio de la puerta, ambos pasaron por ahí entrando a otro lugar, era un lugar inmenso en donde apenas habían dos cruces y tres puertas más, el cielo se había transformado de repente en un color azul medianoche y las paredes brillaban como si fuera computarizado todo. De repente salió un sujeto que es dirigió a los chicos. -¿Qué necesitan?- Preguntó aquel cubo. -Emm, estamos haciendo unos retos- Respondió Mike. -Ya veo, ¿son nuevos?, nunca antes los había visto- Volvió a preguntar. -Si, es la primer vez que venimos- Dijo Mike. -Bueno, supongo que tengo que explicarles los niveles, a la izquierda está la primera fase, en el medio la fase media y a la derecha la fase final, deberán pasar primero por la fase anterior para poder hacer el siguiente- Dijo el cubo. -Bien, ya veo, gracias- Dijo Mike mientras caminaba hacia la primera puerta. -Vamos, esto es extraño- Dijo Mike mientras abría un poco la puerta y observaba lo que había adentro. -Vamos- Respondió Phil. Entonces los dos atravesaron la puerta y ahora estaban en una pista en donde el cielo ahora se habia convertido en celeste y el suelo era apenas un poco más oscuro, al rededor de la pista había nada más que vacío, con muchos pinchos y sierras en el trayecto. -Rayos, esto se ve difícil- Dijo Phil. -Mira, hay varias plataformas, podremos pasar por ahí- Explicó Mike observando unas plataformas voladoras con un color degradado de negro -voy a tratar de saltar ahí-. Entonces Mike saltó a la plataforma y desde allí visualizó una orbe a la distancia. -Puedo ver uno de los 50 orbes que tenemos que conseguir- Dijo Mike -vamos sube-. Entonces Phil con un gran suspiro y tras dar un buen impulso saltó. -Mira, te dije que no era difícil- Le dijo Mike al verlo a su lado. -Jaja, si ya veo- Respondió Phil con un poco de ánimo. -Bueno sigamos, ya podemos bajar, solo hay que saltar esos otros pinchos- Dijo Mike mientras tomaba impulso. -Bueno vamos, acabemos con esto rápido- Dijo Phil ya con ánimo mejor. -Permiso- Decía Mike al momento de pasar corriendo al lado de Phil y dar un gran salto y pasar a salvo los pinchos. -Allá voy- Dijo Phil, entonces este tomó un gran impulso y pasó también al otro lado. -Muy bien, mira ahí hay una orbe- Dijo Mike señalando una que estaba en lo más alto de una sección de plataformas en forma de escalera. -Esta se ve más fácil que lo que acabamos de pasar- Dijo Mike. -Ojalá-Respondió Phil acercándose y mirando hacia arriba. Entonces Mike comenzó a saltar subiendo de plataforma en plataforma. -Ven, vamos es muy sencillo- Decía Mike, entonces Phil comenzaría a subir las plataformas de forma muy rápida. -Vaya que si lo es- Respondía este ultimo al llegar a la parte más alta primero que Mike. -Rayos Phil, ¿qué diablos hiciste?- Decía Mike siendo sarcástico -...pareciera que hubieras tomado golosinas de Candy Dash-. -Eso hice- Respondió Phil igualmente de forma sarcástica. Una vez que Mike subió pudieron ver la orbe, estaba ahí flotando, esperando a ser cogida. -Bueno ¿qué esperamos?- Dijo Mike. -A ver- Dijo Phil mientras agarraba la orbe y de esta destellaba un número, era 5. -¿Qué significa?- Decía Mike en aquél momento sublime en donde las mismas partículas de la orbe los vestía y adornaba como nunca. -Vaya Dios a saber- Respondió Phil finalizando este momento. -Bueno, ya tenemos una- Dijo Mike -...sigamos a ver si encontramos los 49 siguientes-. Entonces los dos pudieron ver que en la plataforma mas alta (en la que estaban) habían más pinchos, púes esta plataforma era supremamente larga. -Emm, ¿y aquí qué?- Decía Phil. -Hay que seguir, púes abajo también hay pinchos- Respondía Mike mientras se asomaba a ver debajo de la plataforma. -Bueno entonces vamos- Dijo Phil, entonces los dos comenzaron a acercarse al pincho solitario que estaba en su camino. -Vamos a saltarlo- Dijo Mike. -¿No crees que haya otra posibilidad?- Decía Phil temeroso de hacerlo mal. -Pfff, por favor, hemos saltado más pinchos- Dijo Mike mientras tomaba carrera -...¡allá voy!. -Que suerte tienes- Dijo Phil al ver como Mike lograba pasar al otro extremo. -Vamos, en realidad no es difícil, es como si estuvieras subiendo las plataformas de hace rato- Respondió Mike animándolo. -Okey, ahí voy- Dijo Phil al momento de saltar y pasar al lado de Mike. -Bueno, estaba muy fácil, lo siguiente se ve más difícil- Decía Mike mientras miraba como adelante de ellos se encontraba un vacío, debían de saltar a otra plataforma y si caían era una inminente muerte. -Al diablo, eso se hace así- Dijo Phil mientras salía corriendo y con un gran salto pasaba a la otra plataforma. -Rayos- Se decía Mike mientras se acercaba al borde y visualizaba lo lejos que estaban las plataformas. -Vamos, solo toma una buena carrera y salta, como lo hacíamos en los viejos tiempos- Decía desde la otra plataforma Phil. -Okey, ahí voy- Dijo Mike mientras tomaba carrera, entonces en ese momento empezó a correr, pero en un momento de mal cálculo, Mike tropezó y calló al vacío. -¡¿Mike?!, ¿estás ahí?- Preguntaba hacía abajo Phil a ver si estaba bien, pero en esta instancia el cubo no escuchó respuesta alguna. -Mike, ¡no puedes morir!- Decía aterrorizado Phil -....si estás allí, solo respóndeme..- decía ya resignado Phil de que su amigo había muerto en el acto, entonces este se dio media vuelta y limpiándose sus lagrimas siguió hacia adelante y con un gesto de enfados y de venganza en su cara empezó a correr y pasó los siguientes obstáculos de una forma nunca antes vista, tan rápido y tal era su ira que pasó una gran sección sin coger un aproximado de 5 orbes, hasta que llegó a una plataforma que estaba muy alto y al caer al suelo este se golpearía lo que lo haría detener un momento. -¿Phil?- Escuchó Phil. -¿Mike?- Preguntó el mismo -¿estás ahí?- -ya estoy empezando a oír cosas-. -¿Phil?- Seguía escuchando, cosa que no lo dejaba seguir adelante. -¡Diablos!, ¡déjame seguir!- Se decía a sí mismo Phil. -¿Phil?- seguía escuchando, por lo que comenzaría a golpearse la cabeza. -¿Por qué te golpeas?- Preguntaba Mike que llegaba desde atrás con una Moneda Amarilla muy grande -...quieres que te ayude?-. Acto seguido Phil se voltearía y encontraría así a Mike. -¡Estas vivo!- Decía de la felicidad Phil. -Emm, si, no voy a estar muerto- Respondió Mike. -¿Pero cómo?- Preguntaba Phil. -Al caer encontré un pasadizo secreto, habían unos cuantos pinchos que pude saltar, y al final del camino encontré esta moneda, creo que es la que necesitamos para el reto diario- Respondió Mike. -Rayos, no sabes lo que me preocupé por ti- Dijo Phil. -Jaja, tranquilo aquí me vez, estoy de maravilla- Dijo Mike -mas bien terminemos esto-. -De acuerdo, vamos- Respondió Phil mientras los dos seguían el camino, no pasó mucho tiempo cuando empezó a sonar una alarma. -¿Qué pasa?-Dijo Phil. -No sé- Respondió Mike. Entonces todo el escenario comenzó a deshacerse, como si píxel por píxel se desvaneciera, hasta que quedaron ellos en un cuarto vacío. -Emm, ¿hola?- Decía Mike. En ese momento un gran bloque computarizado con una puerta aparecería a un lado de la habitación -vamos- Dijo Mike mientras ambos se dirigían a esta puerta, entonces al pasar tras la puerta aparecerían de nuevo en la habitación donde estaban las 3 puertas, pero esta vez dos cubos los recibirían. -¿Qué paso?- Dijo Mike. -Su tiempo de simulación ha terminado, ya es hora de ir a dormir- Respondió uno de los cubos. -¿Qué?, pero si solo ha pasado una hora- Decía Mike. -Allá paso una hora, acá pasaron 18- Dijo el cubo -vamos salgamos de aquí-. -Que raro- Decía Phil -pero no alcanzamos a recoger lo que el reto decía-. -Púes mañana tendrán que completarlo- Dijo el cubo, entonces los 4 pasaron a la puerta grande pasando otra vez al campamento. -Vamos a dormir, eso me dejó realmente agotado- Dijo Mike mientras se dirigía a la zona de las carpas para dormir.

Escenario 6: El Schommundo

Aquel gran sonido del día anterior volvió a despertar a los chicos, quienes a sabiendas que si no lo hacían rápido volvían a tener que hacer las misiones de esa estúpida pantalla, se cambiaron rápido y salieron de su camping para ir a hacer fila con el resto de la tropa. -Vamos, que no quiero volver a ir allá- Dijo Mike. -¿No tenemos que volver?- Respondía Phil dudoso -... no habían dicho que duraba una semana?-. -Ellos no se darán de cuenta, somos más listos que ellos- Decía Mike. -Bueno, espero que así sea- Respondía Phil preocupado. Entonces los dos se alinearon rápidamente en la fila y comenzaron a caminar hacía una pequeña puerta separadora en donde había un guardia, para posteriormente pasar a formar en escuadrones. -Demonios hay un guardia ahí, ¿qué tal que se de de cuenta?- Decía muy nervioso Phil. -Tranquilo, pudiste pasar un lugar con pinchos a toda velocidad, sin temor, con todas las ganas del mundo...- Estaba diciendo Mike cuando dos guardias llegaron a ellos. -¡Ustedes dos!- Decía uno de los guardias. -Oh, diablos- Murmuraba Mike. -¿Qué hacen acá?- Preguntaba el otro guardia. -Estamos haciendo fila- Respondió Mike sacando una gran sonrisa de su cara. -¿Fila? ustedes deberían saber que no hacen fila- Dijo el guardia. -A menos que.....- Decía el otro guardia mirando al cubo que se encontraba en frente de los dos -...tú, tú los trajiste acá-. -¿Qué? ¿Yo por qué haría eso?- Dijo el cubo verde mientras volteaba. -Guau Terrance, ¿qué haces acá?- Dijo Mike indiferente de la situación. -Mike, Phil.... ¿ahora que hicieron?- Dijo Terrance. -Me importa un bledo su situación- Decía uno de los guardias -ahora, tú, qué haces haciendo fila para el desayuno, deberías estar haciendo guardia con nosotros- decía el mismo mirando a Terrance. -Roberto me dejó desayunar hoy- Respondió Terrance rápidamente. -Si claro, vengan ustedes tres, les tenemos un trabajillo- Dijo uno de los guardias mientras se daba la vuelta y se dirigía al mismo puesto de windows. -Demonios chicos, si ven, por su culpa me descubrieron, ¿ahora que demonios me harán?- Decía Terrance enfadado. -Pensamos que no darían cuenta- Dijo Mike sereno. -Tal vez nos lleven al mismo lugar de ayer- Dijo Phil. -¿Se darían cuenta?, ¿el mismo lugar de ayer?, ¿son tontos?- Seguía diciendo Terrance confundido pero aún enfadado. -Sí, a una pantalla asquerosa que nos dice que hacer- Dijo Phil. -¿Windows?, ese IA es muy tonto, nadie nunca le hace caso- Dijo Terrance. -¿En serio?, nosotros tratamos de hacer ayer lo que nos dijo- Respondió Mike. -Además, solo eran retos para que uno se auto supere, no como castigo- Seguía diciendo Terrance -...que perdida de tiempo-. -Shh, silencio, ya vamos llegando- Dijo el guardia -.... espero Terrance que te diviertas-. -Tenlo por seguro Claudio- Respondía Terrance mientras los dos guardias se alejaban dejando al trío ahí -.... ah, no puedo esperar que se abra esta estupidez, hagamos algo mejor-. -¿Cómo qué?- Preguntaba Phil. -¿Ustedes no tienen hambre? ¡llevan dos días sin comer nada!. Yo llevo cinco horas desde que me fui a dormir que no como nada y estoy hambriento- Dijo Terrance -... por suerte tengo entendido que al tonto de Windows le alimentan-. -¿Alimentan?- Preguntaba Phil-... ¿piensas tomar su comida?-. -No seas imbécil, es una estúpida IA, no le van a dar muslitos de pollo- Respondía Terrance. -Entonces, ¿cómo lo alimentan?- Preguntaba Phil. -Yo que sé, con tuercas y tornillos- Respondió Terrance sarcásticamente. -De hecho estás mal- respondía Mike -a las inteligencias artificiales se les alimenta con información, por lo que, en teoría, nosotros somos su comida al momento de interactuar con él- respondía con una gran cara de satisfacción, la cual era completamente diferente a la de Terrance, que lo veía de forma inquietante y algo repulsiva. -¿Cómo rayos sabes eso?- le preguntaba Terrance con algo de inquietud y asco. -Bueno algunas naves que hace mi padre tienen integrado IA para auto pilotaje- respondía Mike. -¿Naves de tu padre? ¿de dónde vienen por cierto?- preguntaba Terrance que seguía mirando a Mike con repulsión por alguna extraña razón. -Venimos de tierras lejanas- le respondía Phil. -Ah...- exclamaba Terrance -¿Que tan lejanas?- preguntaba. -No es importante- respondía Mike. -Claro, en realidad no debería importarme- respondía Terrance.

El grupo se quedó en silencio por unos minutos. -Bueno tontos, no sé ustedes pero yo ya me aburrí, nadie camina por aquí a estas horas, por lo que me voy llendo...- decía Terrance. -¿Qué? ¿a dónde vas?- le preguntaba Mike. -Los guardias a esta hora después de ver como los cubos se levantan suelen ir a la sala de alimentación 2.0, y por lo general nunca queda nadie vigilando realmente- Dijo Terrance -... ¿se imaginan si Roberto llega a saber eso?, nos mataría-. -Ajá, ¿y?- Preguntaba Mike. -Podría ir a mi puesto de campaña y sacar mi espada, así podríamos ir a la parte trasera de la cafetería y tomar algo de comer- Proponía Terrance. -¿Sería realmente necesario tu espada?- Preguntaba Phil. -Sí, obvio- Respondía Terrance con cara de sonso. -¿Ah sí? ¿Por qué?- Decía Mike. -Primero que todo, porque se me ve genial, segundo porque es como un hermano para mí, y tercero porque es genial- Dijo Terrance. -No se vale repetir dos razones- Decía Mike. -No repetí dos, si oíste que repetí dos es porque piensas que algo de mi espada está bien- Dijo Terrance. -¿Qué?- Preguntaba confuso Phil. -Nah, no importa, solo vamos, solo traten de no hacer ruido con algo estúpido, ¿quieren?- Dijo Terrance mientras esta se dirigía a su puesto de campaña, finalmente cuando llegaron los tres. -Bien, es este, esperen busco mi espada- Dijo Terrance mientras entraba a la carpa y abría un cofre, e inmediatamente sacaba una sensacional espada -.... contemplen, la belleza absoluta-. -Demonios, ya me empezó a dar hambre, ¿podrías apurarte?- Decía Mike. -Primero, ¿quién fue el que tenía hambre en un comienzo?; segundo, ¿cuál es tu afán?; tercero, por su culpa estoy acá, entonces harán lo que yo diga- Respondía Terrance. -Bueno, como diga jefe- Decía sarcásticamente Phil. -Siganme peones, yo os daré la ruta de la verdad- Dijo Terrance mientras se dirigía hacía la parte trasera de la cafetería. Una vez allí, -Y emm, ¿cómo vamos a entrar?- Preguntaba Phil al ver un muro de 3 metros y con tan solo una pequeña ventanilla del conducto de respiración en la parte superior. -Púes verán para qué sirve mi grandiosa espada- Dijo Terrance mientras desenfundaba la misma. -¿Qué vas a hacer con esa cosa?- Preguntó Mike. -Miren y aprendan- Dijo Terrance mientras tomaba un poco de impulso, entonces este se lanzó hacia la pared y usando su arma como palanca logró subir apenas unos cuantos centímetros apenas rozando la entrada al conducto. -Humm, genial, he aprendido un montón, si quiera mira, lo tengo apuntado en mi libreta invisible de aprendizaje militar- Dijo Mike. -Jaja- Respondía de forma seria Terrance -.... creo que vamos a necesitar un plan B-. -¿Plan B?, ¿acaso ese era el plan A?, no recuerdo haberlo hablado con el grupo- Dijo Mike. -Lo hablé con mi espada, ella estuvo de acuerdo- Dijo Terrance. -Bueno, ya me empezó a dar hambre, invéntate algo Mike- Dijo Phil. -Podría escalar la pared- Dijo Mike. -¿Qué? ¿Acaso eres el hombre araña?, ¿un asalta casas?- Decía Terrance -.... qué idea mas tonta, no funcionará-. -Está mejor que la tuya- Dijo Mike. -Es una versión pirata de la mía, con la mía traté de hacer lo mismo, excepto que usando mi espada, eso es algo más razonable- Dijo Terrance. -Bueno, entonces qué propones cerebrito- Decía Mike. -Espera lo pienso pendejito- Decía Terrance y después se ponía a pensar sobre un plan, pero en ese instante Phil recordó lo que en un comienzo había dicho Terrance, A windows le dán de comer, pero no era exactamente lo que en un principio pensó, ¿quién le daría muslitos de pollo a un computador?, si no que pensó en ir y desbaratar la cosa para hacer una escalera. -¡Lo tengo!- Dijo Phil. -¿Qué tienes?- Respondió Mike. -Terrance podría utilizar su espada para destruir la computadora que maneja a Windows y así hacemos una escalera para lograr llegar a arriba- Dijo Phil. -Pero... ¿no destruiríamos al computador?- Dijo Mike. -Nadie nunca ha entrado a esos retos desde hace años, nadie lo notaría- Respondió Terrance -.... me gusta esa idea, vamos a ver-.

Entonces los tres se dirigieron nuevamente al lugar en donde Windows daba sus misiones y retos diarios, -Mire, por atrás hay una pequeña compuerta, solo entro desde ahí y con mi espada puedo separar algunas partes y quitar algunos cables para poder llevar todo eso individualmente- Dijo Terrance mientras caminaba a la parte trasera -...wow-. -¿Qué pasa ahí atrás- Preguntó Mike. -Pues, no es exactamente lo que pensé que estaría aquí atrás, ¡no hay nada!- Dijo Terrance. -¡¿Qué?!- Dijo Phil. -Alguien vino aquí antes que nosotros y se llevó todo- Recalcó Terrance. -Diablos, ¿ahora que hacemos?- Se preguntaba Phil. -¿A qué te refieres con ahora qué hacemos?, ¿con la comida?- Le dijo Mike. -No, con los retos- Respondió Phil. -Oh, amiguito, eso no importa, a nadie le importaba-Dijo Terrance. -Pero entonces, ¿necesitamos un plan C para ir por comida?- Preguntaba Mike. -Creo que tengo el plan C, vengan siganme- Dijo Terrance. Entonces los dos se fueron detrás de Terrance, que se dirigía a la gran torre del lugar. -¿Vamos a donde Roberto?, ¿no pensaste robarle la comida a otro?- Dijo Mike. -Shh, déjamelo todo a mí- Dijo Terrance. Entonces los tres llegaron a la puerta donde, casualmente, estaban los dos guardias anteriores. -¿Qué haces aquí Terrance?, ustedes deben estar haciendo las misiones de Windows- Le decía Claudio, uno de los guardias. -Humm, lo siento, pero creo que si realmente estuvieran preocupados, sabrían que alguien se robó la computadora de windows- Dijo Terrance. -¿Qué? ¿de qué hablas?- Le preguntó un guardia. -Así mismo, al no tener nada más que hacer decidimos jugar a las escondidas mientras se habría el puesto, y al pasar por detrás vimos que la entrada al sistema estaba forzado, y cuando lo abrí no había nada, por eso vengo, voy a hablar con Roberto sobre eso- Dijo Terrance. -¡¿En serio?!- Preguntaban los guardias preocupados. -Claro, si quieren vayan a ver- Dijo Terrance -.... pero primero ábrenos para hablar con Roberto-. -Sí, si claro, toma- Dijo uno de los guardias dándole unas llaves a Terrance mientras salían corriendo a ver el lugar. -Adiós- Decía Mike mientras veía como salían apurados. -Que seguridad la de este sitio- murmuraba Phil. -Sí, hay gente a la cual le parece más importante un pedazo de metal que la vida de todos- respondía Terrance que lo habia escuchado -bueno vamos a ver- decía mientras abría la puerta. -¿Cuál se supone que es el plan para comer algo?- Preguntó Mike. -Voy a contarle la cosa a Roberto, y en algún lugar de la conversación voy a interrumpirlo para pedirle por favor si nos podría dar algo de comer- Dijo Terrance -.... en mis tierras a eso le llamarían estrategia-. Entonces los tres subieron la escalera hasta el final en donde golpearon para ver si podían pasar, la puerta se abriría y adentro los tres verían tres cubos más. -¿Roberto?- Decía Terrance mirando al cubo. -¿Michigun?- Preguntaba Mike viendo al mismo. -¿Suomi?- Decía Phil igual al resto. -¿Qué hacen aquí los tres?- Preguntaba Terrance. -Pues, yo duermo, como, me baño, me entretengo aquí, me la paso todo el día aquí, es mi casa- Dijo Roberto. -Sí, ¿pero por qué están reunidos ustedes?- Insistía en saber Terrance. -¿Le digo Roberto?- Le preguntaba Michigun al mismo. -Bueno si- Respondía Roberto. -Emm, pues miren, ya hemos cifrado lo que decía el Schummondu - Dijo Terrance. -¿Y qué dice?- Preguntó Terrance. -Anita lava la tina- decía Michigun aguantando la risa, cosa que Suomi no pudo hacer. -¿Qué?- preguntaba Terrance. -No es cierto- decía Mike. -Sí me di de cuenta, señor cerebro- le respondía Terrance enfadado. -Son curiosos los Schommondus, deberían ir allí otra vez- decía Roberto casi siendo más que una sugerencia, una orden. -¿Allí? ¿al lugar donde lo encontramos?- preguntaba Terrance. -Sí, así es- respondía Roberto dándose la vuelta y mirando el horizonte por la ventana -está amaneciendo, se hace tarde- decía. -¿Tarde?- preguntaba Terrance confuso. -Sí, yo de ustedes iría ya- respondía Roberto. -Ya lo escucharon, vamos- decía Michigun dirigiéndose a la salida. -Oye Terrance- Llamó Roberto a Terrance que ya estaba saliendo de la habitación. -Digame señor- Respondió Terrance volteándose. -¿Por qué viniste? ¿tenías algo que decirme?- Preguntó Roberto. -Pues, emm, alguien se robó la computadora de los retos de windows, señor- Respondió Terrance. -Bueno, ya enviaré otro equipo allá para que vean, ustedes vayan- Dijo Roberto un poco asombrado y cabizbajo, quien observaba el horizonte por la ventana y murmuraba -se está haciendo tarde- en soledad.

Entonces los 5 salieron de la torre y, ya saliendo el sol, se dirigieron al lugar en donde habían encontrado el artefacto. -Diablos, ¿ves? todo es tu culpa Terrance- Dijo Mike. -¿Mi culpa?, ¿quienes fueron los tarados que me hicieron ir a la estupidez esa de windows- Respondió Terrance. -Sí, pero si tu plan C no hubiera sido tan malo no nos hubiera tocado hacer esto- Respondió Mike. -¿Ah sí?, me pregunto que estarían haciendo allá ustedes dos esperando que windows abra- Dijo Terrance. -Wow, amigos, ¿qué pasa?- Interrumpiría Michigun. -Se ofende muy fácil- Dijo Mike. -Todo es sarcasmo amigo, tú eres el que se ofende- Respondió Terrance. -¿En serio? ¿por poco creí que era verdad?- Dijo Mike. -Diablos cállense los dos, aunque hubieran hecho algo o no, todos iríamos a la cueva- Dijo Suomi -¿En serio? ¿con esos dos tarados?- preguntaba Terrance. -- respondía Michigun ya algo fastidiado. -¿Y por qué? ¿tienen algo que ver en esto?. Por cierto, ¿qué decía el Schummondu? Y no me digas "Anita lava la tina"- decía Terrance mientras caminaban. -Es clasificado- respondía Michigun. -Oh ya veo- decía Terrance -ahora resulta que yo no tengo suficiente rango para saber los máximos secretos de la facción-. Así es- respondía Michigun, callándolo de una vez por todas. Entonces mientras los cinco se iban acercando a la cueva en donde encontraron el Schummondu Terrance se acercaría a Mike. -Ps, chico eres genial- Susurraría Terrance a Mike. -No tan genial como tu espada- Le respondería Mike sarcásticamente. -Deberías aprender a usar los sarcasmos, hay momentos en donde no se pueden usar, ¿entiendes?- Le diría Terrance a Mike. -Yo los uso cuando quiera- Dijo Mike. Entonces Terrance se alejó de él, mirándolo ya con confianza. -Miren, es ahí- Dijo Michigun señalando la entrada de la cueva. -¡Aleluya!- Dijo Suomi -... ya estaba fastidiada con estos tontos-. -No creo que sea correcto que digas eso en frente de mi espada- Respondió Terrance. -Pero yo tengo un rifle...- Respondió Suomi, entonces los 5 entraron a la cueva que apenas estaba tapada con una pequeña cortina, una vez traspasada esta cortina se podía leer un letrero que decía: CAMINE CON PRECAUCIÓN, TROZOS DE PLOMO EN EL SUELO. -Eso no estaba la ultima vez que entramos, ¿o si?- Preguntaba Mike. -No, en lo absoluto- Respondió Michigun. -¿Aún tienes el plomo en tu bolsillo?- Le susurró Phil a Mike. -No, lo utilizamos cuando nos perdimos en el laberinto- Respondió Mike sin siquiera revisar -...Por?-. -No no, pensé que tu tendrías algo que ver- Dijo Phil. -¿Yo?, si todo el tiempo estuve contigo- Respondió Mike. -Si lo sé...- Decía Phil. En ese momento llegaron al sitio donde habían encontrado al Schummondu. -Diablos chicos, ustedes deben ser los mayores mineros que jamás conocí, observen ese gran hueco en la pared- Decía Terrance mientras veía el lugar en donde estaba el Schummondu. -¿Traes ahí tu arma?- Le preguntaba Michigun a Suomi. -Desde luego- Respondía Suomi. -Préstamela- Decía Michigun, Suomi asentaba la cabeza y le entregaba el arma. -¿Quieres hacer un hueco más grande?- Decía Mike. -Algo así- Respondió Michigun. Entonces este dio un paso atrás y disparó el arma hacía el hueco ya existente, provocando así que la roca de atrás de ellos cayera, dejándolos atrapados. -Diablos qué hiciste- Decía en la oscuridad Mike. -Probando algo- Respondió Michigun. -Espero que ese algo no sea feo- Dijo Phil. -Esperen- Dijo Michigun mientras encendía un fósforo. -¿Ahora que haces?- Preguntaba Mike. -Colóquense justo en la roca que acaba de caer, voy a hacer algo loco- Dijo Michigun mientras todos se ponían justo ahí, entonces él tiró el fósforo al suelo y, aunque nadie saldría herido por obra y gracia de la suerte, una parte del piso cedería y caería, dejando así un gran agujero en el suelo. -Pfff, ¿qué fue eso?- Decía Mike mientras se limpiaba la cara. -Una explosión- Respondía Terrance. -¿Y lo de la roca era necesario?, ¿ahora cómo vamos a salir?- Preguntaba aterrorizado Phil. -Sí, era necesario, si este plomo se hubiera juntado con el resto de la cueva, habríamos causado un cáos con la montaña- Dijo Michigun -.. bueno, ¿qué esperamos?-. -No se, ¿qué deberíamos esperar?- Decía Mike. -Entremos al hueco- Dijo Michigun. -¿Y como carajos vamos a bajar?- Preguntaba Suomi. -Rayos, eso no lo pensé, soy el único escalador aquí- Dijo Michigun. -¿y por qué diablos querías hacer eso?- Preguntaba Terrance. -Soy un aventurero, sé lo que hago- Dijo Michigun. -Bueno y entonces ahora que diablos hacemos- Decía Mike. -Voy a ver si no está muy hondo, voy a bajar y desde allí les diré- Dijo Michigun, entonces de forma muy ágil bajó, y en un par de segundos ya había llegado al fondo. -¿Ya llegaste?, no vemos nada- Decía Mike. -Sí, emm no está muy hondo, por ahí 10 metros- Decía Michigun. -¿Diez metros?, ¿no está muy hondo?, ¿eso es más alto que mi record de caía que es de 5 metros- Decía Mike. -Es el doble- Decía Phil -pero ya he saltado eso, en el reto y la sala de simulación-. -¿Eh?- Decía Terrance -...esa cosa te hace saltar todo eso?-. -Claro, ahora, voy a tratar de saltar, pero primero necesito ver, o si no podré caer sobre Michigun- Dijo Phil. -Creo que tengo otro fósforo- Dijo Michigun en la parte de abajo -sí, aquí está- Dijo mientras encendía uno. -Bueno allá voy- Dijo Phil mientras de un salto llegaba hasta la parte de abajo sin ningún rasguño. -Wow, pensé que se iba a matar- Dijo Terrance. -Pensé que era una broma- Le dijo Michigun abajo -nunca ví a un cubo caer desde una distancia así-. -Yo tampoco- Decía Phil. -Bueno, ¿y nosotros qué?- Preguntaba Mike desde arriba. -Emm, pueden jugar a las canicas- Dijo Michigun. -Pero no tenemos luz, ni canicas- Decía Terrance. -No nos demoraremos, inventensen un juego mientras volvemos, no nos demoraremos- Dijo Michigun. Entonces los dos abajo caminaron por un camino ya existente en ahí. -¿Por qué hay un camino aquí?- Preguntaba Phil. -Porque un Schummondu es también prueba de que hay un portal elemental- Dijo Michigun -... tal vez nos lleve a un lugar muy parecido al que entramos de lava en la fortaleza-. -Oh, vaya- Decía impresionado Phil. -Si en realidad hay uno, podría decirnos muchas cosas las cuales teníamos muchas inquietudes- Decía Michigun. -¿Sí?, ¿cómo cuál?- Preguntaba Phil. -Ya sabrás- Decía Michigun mientas daban un giro y se encontraban con cascada de un líquido violeta. -Eureca, ahí está- Decía Michigun -ya podemos volver-. -¿Cómo sabes todo eso?- Preguntaba Phil. -Todo eso lo aprendí en la escuela de aventureros, lo tengo en una guía que me dieron aquí- Respondía Michigun - espera un momento llamo a Roberto-. -Ok, vale- Respondía Phil. Entonces Michigun llamó a Roberto. -Hola Roberto, ya encontré lo que sospechaba, necesito una escabadora, quedamos atrapados, nos vemos luego- Hablaba Michigun con Roberto. -Que conversación tan productiva- Decía Phil. -De hecho, en una conversación no es necesario que sea larga para que sea importante, cuando nos saquen de aquí le contaré todo, tendrán que estudiar el portal, para saber a qué plano elemental va- Respondía Michigun mientras los dos se dirigían al sitio en donde habían causado el hueco. -...Marco, Nariz, Ópalo, Perro, Queso, Se... se...- Empezaban a oír Michigun y Phil mientras se acercaban más y más al hueco. -Perdiste, gané yo esta ronda- Se escuchaba la voz de Suomi -a ver ahora se vuelve a comenzar, va Terrance de nuevo-. -¿Es broma?, este juego ya me aburrió- Decía Terrance. -Pero sí encontraron un juego mientras íbamos a averiguar aquí abajo- Gritaba Michigun cuando ya había llegado al hueco. -Teníamos que hacerlo, ¿qué esperabas que hiciéramos?- Decía Suomi -.. y ahora como saldremos de aquí?-. -Ya Roberto viene hacía acá con una escabadora, le dije que quedamos atrapados- Decía Michigun. -De hecho, sí quedamos atrapados, por tu culpa ahora estamos jugando cosas de jardín- Decía Terrance -es humillante-. -No es humillante, es estúpido- Decía Mike. - De hecho, es humillante y estúpido a la vez- Decía Michigun ya escalando el último peldaño del hueco. -Subes muy rápido- Decía Suomi. -Sí, sube tan rápido que se olvidó de Phil- Dijo Mike. -Diablos...- Decía Michigun -... ¿puedes subir?- preguntaba a Phil asomándose. -¿Qué crees?, por supuesto que no- Respondía Phil. -Bueno, al menos la escabadora ya viene y seguro traerán una soga para que subas- Respondía Michigun. -Eso debe ser mas humillante que nuestro juego- Decía Mike. -Seguro, porque a nosotros nadie nos oyó, en cambio a él lo van a subir y todos lo veremos- Decía Terrance. -Gracias chicos, su apoyo es muy importante para mí- Decía desde abajo Phil. -Vamos, no es tan malo, solo es esperar un poco, como lo hicimos nosotros- Replicaba Suomi. -¿Qué era lo que estaban jugando?- Preguntó Phil. -¿Por qué preguntas? ¿con quién diablos piensas jugar ahí abajo? ¿solo?- Decía Mike. -Claro que no, va a jugar con los bichos de allá- Decía de forma burlona Terrance. -Ja, ja, tan gracioso- Decía Phil. -De hecho, lo es- Respondía Terrance. -Bueno, solo nos queda esperar- decía Michigun, justo en ese instante una luz apareció en el cielo, era la brightshinestown. -¿Qué demonios es eso?- preguntaba Terrance sorprendido, de hecho, todos estaban soprendidos. -No lo sé, quizá una chispa elemental- respondía Suomi rápidamente para evitar preguntas.-¿Chispa elemental? ¿desde cuando hay chispas elementales en este plano?- preguntaba Terrance observando el místico evento. -No lo sé, ¿por qué sabriamos nosotros?- respondía Mike casi delatándose mientras se escuchaba crujidos, los cuales harían desaparecer el vórtice, -Vengan, no se peguen a la pared- Decía Michigun mientras se apartaban de esta, entonces la pared se empezó a fracturar y del medio apareció un gran hoyo, del cual emergió un cubo con casco y todo. -Vaya, qué cosas, hace mucho tiempo no utilizaba la escabadora- Replicaba aquél cubo. -Bien, ha llegado la ayuda- Decía Mike. -Ajá claro, ¿cómo terminaron así?- Preguntó el cubo. -Púes, tratando de hacer el hueco del piso se cayó ese muro- Respondió Michigun. -¿Hueco en el piso?- Decía el cubo -¿por qué hueco en el piso?-. -Eso no te importa, vamos a hablar con Roberto- Dijo Michigun. -Esta bien, otras personas dicen "gracias"- Dijo el cubo. -Ah sí, bueno, eso...- Dijo Terrance en la cola del grupo que ya estaba saliendo por el hoyo de la pared. -Por cierto, hay otro cubo en el fondo del hueco, a ver si puedes sacarlo- Decía Michigun volteando para hablar con el cubo. -¡Aquí!- Gritaba desde el fondo Phil mientras el cubo se asomaba a ver. -¿Qué haces allí?- Le preguntaba el cubo a Phil. -Estoy esperando que me suban- Respondió Phil, mientras una escalera plegable llegaba hasta el suelo, haciendo que este ultimo suba. -Gracias- Decía Phil. -Wow, eres la primera persona que me dice eso- Respondió el cubo -ese es mi labor, con todo gus....-. -Si si claro- Decía Phil ya pasando por el hoyo de la pared.

Phil finalmente salió de la cueva observando el resplandor del amanecer, ya se podía ver claramente, realmente estaba mucho más claro gracias al tiempo que habían estado allí, y por supuesto, a que habían entrado allí de madrugada; pero ese no es el punto, porque cuando Phil salió se encontró con los chicos ahí. -¿Qué paso?- Pregunto Phil. -Te estábamos esperando, lentoo- Decía Mike. -¿En serio?- Preguntaba Phil ilusionado. -No, era porque se le habían desamarrado las agujetas de Carlos- Decía Terrance. -¿Carlos?- Decía Suomi casi riéndose. -Mi nombre es Mike, terrateniente- Decía Mike. -Wow, miren el super gracioso, con eso no haces reír ni siquiera a niñitos de 13 años- Decía Terrance -por cierto, lo que te dije cuando estabamos viniendo no era cierto, no eres genial, eres muy tonto- añadía. -Creo que ni siquiera sabrán que es "terrateniente"- Decía Michigun. -Eso es lo de menos, ya me até mis agujetas, podemos continuar- Decía Mike. Entonces los 5 caminaron hacía la entrada del campamento, pasando tras ella y observando cómo el resto de cubos soldados estaban alborotados. -¿Qué diablos pasa aquí?- Decía Terrance. -Se aproximan ordas de elementales- Decía casi llorando un soldado que pasaba en frente de ellos. -¿Para eso nos entrenan no?- Decía Suomi. -Eso parecía hasta hace unos 30 segundos- Respondía Michigun -vengan si nos invaden los elementales no podremos hacer nada, vamos a hablar con Roberto rápido decía mientras comenzaba a atravesar la gran pila de soldados desparramados por ahí. -Que sujetos más gallinas- Decía Mike, el cual estaba muy asustado. -Sí, casi todos son novatos- Respondía Terrance mientras atravesaban los soldados. Finalmente llegaron a la torre y, entrando sin pedir permiso, llegaron hasta la parte más arriba donde estaba Roberto. -¡Roberto!- Decía Michigun exhausto. -¿Si?- Respondía con mucha celeridad Roberto. -Encontramos un portal debajo del Shumindu- Decía Phil. -¿Shumindu?- Decía extrañados los 5 demás cubos de la habitación. -Bueno como se llame esa cosa- Respondía Phil. -Bueno el hecho es que encontramos un portal a otro plano elemental- Decía Michigun. -Mmm, si eso era lo que deberíamos saber- Respondía Roberto. -Y.... ¿ahora qué vamos a hacer?- Preguntaba angustiado Michigun. -¿Por qué lo dices?- Preguntaba Roberto. -Los soldados están como locos- Decía Suomi. -¿Me decías....- Preguntaba Roberto -.... que era un portal a otro plano elemental?-. -Sí, pero no sabemos a qué plano nos lleve- Respondía Michigun. -Ajá- Decía Roberto mientras sacaba un mapa de la nada -... bien, ¿qué esperan?- preguntaba. -¿Qué deberíamos esperar?- Preguntaba Michigun. -Tomen el portal, te estaré hablando Michigun- Decía Roberto. -Pero señor, no sabemos ni a donde nos lleve el portal..- Decía Michigun en el instante que una gran roca lanzada con una tacapulta golpeaba el techo de la torre. -Los va a llevar a su destino...- Respondía Roberto con más celeridad que nunca. -... y, ¿usted? ¿qué hará?- Preguntaba Michigun. -No te preocupes por mí, preocúpense en ustedes mismos, yo aquí estaré bien..- Respondía Roberto -.... ahora, ¡Vayansen!-. Entonces los cinco salieron más rápido que nunca de la torre y atravesaron de nuevo al grupo de soldados enloquecidos, finalmente saliendo del campamento vieron como el ambiente cambiaba a uno de guerra, empezó a llover, se venía una tormenta, en ese tiempo de hipnotización, fueron interrumpidos al chocar un trozo inmenso de piedra con fuego en una de las murallas de piedra, era una horda de enemigos jamás vista por Mike y Phil, que se acercaba. -Están fritos- Decía Mike. -¡Ya vamonos!- Decía Suomi mientras salían corriendo a la cueva en donde se encontraba el portal, apenas podía voltear un poco la mirada atrás donde se encontraba el campamento y se podía ver como los elementales empezaban a arrasar con este, entonces entraron a la cueva y llegando al hueco en el suelo, Mike replicaría-Wow, ¿qué fue eso?-. -Esos brutos elementales han destruido el campamento- Dijo Terrance. -No había posibilidad, eran hordas inmensas- Decía Suomi. -¿Cómo diablos hicieron para saber donde estábamos?- Preguntaba Michigun. -Cierto, porque en 10 años que hemos estado ahí nunca antes nos habían invadido de esa manera, apenas unos cuantos elementales perdidos, que nunca salieron del campamento- Decía Terrance. -Bueno, no hay tiempo que perder, sigamos- Decía Michigun mientras bajaba la escalera, una vez estado cuatro abajo oyeron un estruendo arriba. -¿Qué pasó?- Preguntó Michigun a Terrance que era el único que aún no había bajado. -No queremos que los elementales encuentren el portal- Respondía este tras haber hecho caer más rocas del techo para taponar el hueco existente. -Bueno, vamos- Decía Michigun ya con los cinco abajo. Entonces los cinco caminaron por el camino que dirigía hacía el portal. -Bueno ¿y este camino qué?- Preguntaba Mike. -Yo, como aventurero, sé que debajo de un artefacto como el Schummondu yace un portal, por lo general inter-elemental- Respondía Michigun. -Vaya, ¿y eso cómo lo sabes?- Preguntó Mike. -En nuestra guía de aventurero aparece- Respondía Michigun en el instante que los cinco volteaban la estrecha cueva y encontraban el portal violeta. -Bien, es hora- Decía Terrance. -Primero las damas- Decía Mike nervioso como todos al ver el portal, haciendo que Suomi lo mirase extrañada -¿Desde cuando voy yo de primeras?- Preguntaba esta. -Desde siempre, creo- Respondía Mike. Al no haber vuelta atrás esta decide tomar un gran suspiro y salta hacia este, desapareciendo al instante. -Bien, ¿quién sigue?- Preguntaba Michigun. -El menos hombre de aquí- Respondía Mike, provocando que los tres volteen a mirar a Phil, quien aturdido por la majestuosidad del portal no había escuchado. -¿Voy yo?- Preguntaba este. -Sí, vas tu- Respondía Michigun. -Muy bien, ahí voy- Decía Phil en el instante en que se armaba de valor y entraba al portal, desapareciendo igual que suomi. -Muy bien, ¿quién sigue?- Preguntaba Terrance. -Vas tu, ya has usado uno antes- Le decía Michigun a Terrance. -Esta bien- Respondía resignado Terrance mientras daba un pequeño impulso y saltaba al portal. -Vas tu Mike- Decía Michigun. -¿Yo?, ¿por qué yo?- Respondía Mike completamente nervioso. -Porque yo tengo que quedarme de último para asegurar que todos pasaron bien- Respondía Michigun -además ya has usado otro portal-. -Bien, sí, tienes razón, ahí voy- Decía Mike en el instante que tomaba impulso y saltaba el portal, inmediato a esto Michigun hacía lo mismo entrando a otro lugar.

Escnario 7: El Bosque de cristal

Los giros locos y las alucinaciones por pasar este portal fueron más feroces que las del portal de la fortaleza, pero a pesar de esto, todos lograron llegar en una sola pieza, probando así lo seguro que puede ser un viaje en portal inter-elemental.

Aunque esto último no fue del todo cierto, púes a pesar de que sí, habían viajado a otro plano elemental, era el que estaba más cerca de todos, lo que realmente no significaba un gran viaje como lo tenía planeado Michigun, como se lo esperaban todos. -Uhh, ¿donde estamos?- Decía Mike con un gran dolor de cabeza, repostado en un cesped de color aguamarina. -Este lugar se me hace conocido, yo ya estuve aquí- Decía Suomi observando el alrededor. -¿Plantas con hojas de cristal?, este es el bosque de cristal- Decía Terrance - que desilusión, hubiéramos llegado más rápido a pie que en portal- añadía sarcásticamente, pues, aunque sí es cierto que, en distancias elementales, la entrada a este portal queda bastante más cerca desde el punto en que se encontraban en el plano del que venian, no existe forma más rápida de viajar con el mundo elemental (y terrenal claro) que con la teletransportación. -¿Por qué habría un portal que nos llevase aquí?- Decía Michigun sin poderse explicar. -¿Bosque cristal?- Preguntaba Mike. -¿No era el lugar donde se encontraba la muralla que separaba el mundo de los elementales al nuestro?- Preguntaba Phil. -Así es, este el último plano antes de llegara la fortaleza de obsidium- Respondía Terrance. -Bueno, pero si el portal nos envió aquí debe ser por algo- Decía Michigun -es mejor empezar a movernos a ver qué nos encontramos-. -Claro que debe ser por algo- decía Terrance en tono retórico. -¿Tienes alguna idea?- preguntaba Suomi mientras el grupo comenzó a caminar a través de grandes pinos muy peculiares que tapaban la luz del sol, estos árboles en vez de tener hojas como sería uno normal, estos tenían preciosos cristales rosados o celestes -Creo que es bastante obvio, pero dejaré que ustedes lo intuyan- respondía Terrance caminando, en el instante en el que el suelo se empezó a tornarse un poco más azulado, celeste; asímismo, los árboles empezaron a revelar el tono del cielo, rosado intenso, que en la mínima vista al horizonte se iba volviendo turquesa; instante en el que el grupo, menos Phil y Mike, comenzó a mirar a Terrance con inquietud, era obvio que Terrance sabía algo que, a lo mejor, Michigun y Suomi no. -¿Qué creen que debamos hacer?- Decía Michigun mientras paraba y se sentaba en el suelo. -No sé, ¿qué diablos haríamos aquí?- Respondía Mike mirando el resplandor del cielo rosado. -Bueno, creo que deberíamos ir a ver el muro que divide el plano con el resto de planos- Sugería Suomi. -Así es, esa debe ser la razón...- decía Terrance con algo de esepticismo -... ¿Roberto no les dijo nada?- añadía. -Es cierto- respondía Michigun. -¿Por qué ocultarlo?- preguntaba Terrance con fastidio y algo de envidia. -Bueno, dejaré que lo intuyas- respondía Michigun levantándose y caminando. -¿Qué?- preguntaba Terrance asombrado y algo, de hecho, bastante humillado. -El camino no es muy largo, unos cuantos días nos llevará llegar al muro- respondía Michigun. -¿A cuál?- preguntaba Terrance inquieto. -Después lo sabrás- respondía Suomi callando de una vez por todas a Terrance.

Todo iba bien en el camino, Michigun y Suomi iban en la parte delantera guiando al grupo, Terrance, por fin callado, en el medio y justo atrás estaban Mike y Phil, quienes no tenían ni idea de todo lo que habían hablado anteriormente el resto del grupo, y no querían preguntar por el tenso e incómodo ambiente que se sentía en el lugar. -Estúpido plano, aquí los frutos de los árboles (los cristales en sí) se caen y te parten medio cráneo- decía Terrance entre quejas y chillidos instantes después de que un cristal de un árbol cercano le cayera en toda la cabeza. -¿Estás bien?- le preguntaba Suomi volteando a verlo. -Podría estar mejor- respondía Terrance de forma muy gruñona. Este acto provocó una mirada curiosa de Phil hacía las ramas de los árboles, es así como, observando muy cuidadosamente, ve el vórtice de antes -Mira es el "brishnose qué cosa"- le murmuraba en el oído a Mike. -¿Qué? ¿dónde?- preguntaba Mike observando rápidamente hacía arriba esperando encontrar el vórtice. -¿Ya lo viste?- le preguntaba Phil de la misma forma. -Sí ya lo ví- respondía Mike observando el vórtice mientras había una pequeña discución entre Suomi y Terrance. -¿Qué crees que signifique?- le preguntaba Phil. -Bueno pues, según lo que nos habían dicho antes, esa cosa nos guiará a un artefacto, ¿no lo recuerdas?- respondía Mike. -Sí, pero ¿qué es exactamente el artefacto?- preguntaba Phil. -No lo sé, pregúntales- respondía Mike justo en el instante en que la discución ahí adelante acabó y el grupo continuó caminando. -¿Estás loco?- preguntaba Phil aún murmurando -¿No viste lo evasivos que fueron con Terrance cuando apareció el vórtice en la cueva?, es obvio que él no sabe nada de esto y no debería saberlo- añadía. -Oh, pero tú sí- respondía Mike alzando un poco la voz. -¿Todo bien allá atrás?- preguntaba Michigun sin voltear y continuando caminando. -Oh sí Michigun, nos preguntabamos si tú también habías visto el brishshineton, o como se llame- respondía Mike provocando que el grupo se detenga y un silencio incómodo. -¿Qué?- preguntaba Terrance completamente confundido. -Ah, correcto- decía Michigun después de un largo suspiro -voy a contarles el plan a todos, supongo que no era correcto mantenerlo en este misticismo- añaía volteando a ver al resto igual que Suomi. -Yo lo intuí, de hecho- respondía Terrance generando cara de confusión en Mike y Phil -Sé quienes son ellos, sé por qué volvieron de la fortaleza, sé que en el plano de la llanura no hay chispas elementales. Lo intuí, y de hecho, tiene que ver con lo que pensaba que teníamos que hacer acá. No, es más, es lo que en un comienzo pensé que ibamos a hacer- decía. -¿Qué?- preguntaba Mike con una cara de terror, se había dado de cuenta del tipo de cubo que era Terrance. -Reconstruir uno de los muros de obsidium que separan al plano, el que partícularmente está más destruido y por el cual el clan debe tener un plan para pasar, o, el que ha visto un ejercito enorme destruir el campamento, es uno de los dos- decía Terrance. -Bueno, así es, iremos en busca del artefacto del ser, y con sus poderes repararemos en muro de obsidium hacia el plano elemental de los pinchos- decía Michigun. -¿Qué es eso?- Preguntaba Mike confundido. -Es una clase de reliquia el cual tiene diversas funciones, pero si quiera la idea de encontrarlo es completamente estúpida- Respondía Terrance. -Vamos, puede que ninguno de aquí nunca halla visto uno, pero es lo único que hay- Decía Michigun. -Tú sabes los planes de Roberto, sabes quienes son ellos (refiriéndose a Mike y Phil), esto funcionará- Complementaba Suomi. -Bueno, es cierto, no hay tiempo que perder- decía Terrance algo resignado por lo loco del plan, pero al mismo tiempo satisfecho de haber intuido de forma correcta el plan. Entonces el grupo cayó en un aire completamente silencioso, en el ambiente reinaba la inquietud, en un espacio en donde los cinco se miraban mutuamente sin saber realmente qué hacer, pero otra hoja de cristal del árbol más cercano cayó sobre Michigun. -Bueno, no me quedaré aquí esperando que todos los cristales de este bosque me golpeen- Dijo este. -Bueno, andando- Respondía Terrance mientras comenzaba a moverse. Entonces el grupo empezó a atravesar el gran conjunto de árboles extraños del lugar, sus alborotados colores y su sinuosidad dejaba aún perplejo a Mike y Phil, era la primera vez que observaban esta clase de fauna y flora. -¿Ya llegamos?- Preguntaba Mike ya completamente aburrido. -¿Vas a comenzar con tus tonterías?- preguntaba Terrance fastidiado. -¿Ah?- Reaccionaba Mike. -¿Ves que hayamos llegado a una estructura o algo?- Preguntaba Terrance de forma sarcástica mientras atravesaba un frondoso arbusto de cristal cortante -para que sean los elegidos, realmente son muy tontos- añadía. -Bueno, solo avisen cuando tengamos que detenernos, porque realmente me estoy empezando a cansar- Sugería Mike mientras pasaba por el arbusto anteriormente mencionado. Entonces el grupo al momento de pasar por una deformidad del suelo, logró divisar una gran cuesta abajo, todo este tiempo habían estado en lo más alto de una colina boscosa, pero ante tal perplejidad en la que Mike y Phil habían quedado al ver todo el paisaje del lugar, les venía algo del cual nunca creyeron estar preparados, púes en lo más bajo que se podía observar, se encontraban grandes cantidades de elementales atravesando un valle, valle en donde el cual antes de serlo fue un gran bosque que posteriormente fue destruido por completo, y en el horizonte de tal valle, se encontraba el grandioso muro de obsidium. -¿Ese es el muro ese?- Preguntaba hipnotizado Mike. -Sí, ese es el muro que separa el mundo elemental al nuestro- Respondía Suomi. - Bueno, de hecho es el muro hacía la fortaleza, en la que estuvimos antes- añadía Michigun. -Sí, ahora ya veo cómo tantos elementales arrasaron el puesto que teníamos detrás de estas colinas- Decía Terrance perplejo al ver las grandes cantidades de elementales que pasaban por el valle. -¿Ahora qué hacemos?- Preguntaba Phil. -Bueno, por lo que veo el daño del muro que divide al plano elemental con el de pinchos es enorme- Decía Michigun refiriéndose a las grandes cantidades de elementales. -¿Crees que vengan de ahí?- le preguntaba Terrance. -Por supuesto, es cierto que una gran horda destruyó el campamento, pero no se compara con lo que hay allí abajo- decía Michigun en el momento en el que comenzó a caminar por todo el borde de la colina hacia el sur. -Tengan cuidado, el terreno tiene rocas deslizantes- Decía Michigun en la parte delantera de la fila. -Y bueno. ¿Cómo sabemos cual es el artefacto?- Preguntaba Mike en la parte del medio. -La verdad no sabemos, pero relatos dicen que el objeto brilla, es muy brillante- Respondía Suomi en la parte posterior de la fila. -¿Brillante?, podría ser cualquier cosa- Cuestionaba Mike. -Cuando la encontremos sabremos cómo es- Decía Terrance.

Entonces el grupo, que para ese instante estaba muy cansado, se partió en dos, haciendo que Michigun quedase hablando con Terrance y Mike, mientas que la otra mitad quedó sin fuerzas por Phil que no pudo más y paró allí, haciendo que Suomi también se detenga. -.... y entonces es así como Roberto fundó el grupo- relataba Michigun. -Oye Phil, ¿cuanto tiempo crees que ha pasado?- Preguntaba Mike. -¿Phil?- Preguntaba Mike en el instante en el que volteaba, dándose cuenta que este no estaba allí. -¿Donde está?- Preguntaba Mike, haciendo que Terrance y Michigun volteasen también a ver que, en lo absoluto, no estaba ni el ni Suomi. -¡Rayos!- Se sorprendía Michigun al ver esta ausencia. -Voy a volver a ver qué se hicieron- Decía Terrance mientras empezaba a caminar por donde habían llegado. -Espera- Le decía Michigun, haciendo que Terrance voltease para darle la razón -Nos quedaremos aquí, esperándolos, si no los encuentras en unos 150 metros vuelve para que todos nosotros vayamos-. -Esta bien- Respondía Terrance mientras afirmaba con la cabeza, entonces volvió a voltear y se fue caminando por donde habían llegado. -¿Ya te sientes bien?- Le preguntaba Suomi más atrás a Phil, este ultimo sentado en una roca. -Uff- Phil daba un ultimo suspiro -andando, vamos-. -Chicos, ¿qué ha pasado?- Preguntaba Terrance mientras llegaba a la posición en donde estaban estos. -Phil tuvo que sentarse un momento, no se sentía bien- Respondía Suomi. -Sí, pero ya me siento mejor- Decía Phil en el instante en el que se paraba de la roca. Entonces de forma impensada apareció una gran red del árbol más cercano atrapando al grupo, haciendo que ellos fueran a quedar dentro del bosque. -¿Qué rayos pasó?- Decía un perplejo Terrance entre las enredadizas sogas que conformaban la malla. -Creo que es una trampa de los elementales, solo no se alarmen, no se pongan nerviosos o ellos podrían notar eso- Decía Suomi, desde luego tratando de calmar a un Phil que estaba que se moría de los nervios. Entonces de entre los arboles apareció un cubo, tal cubo con la cara pintada, como si fuese alguna clase de nativo. -¿Son elementales?- Preguntaba el cubo mientras los observaba de forma minuciosa. -¿Me ves con cara de elemental?- Respondía Terrance sarcásticamente. -Algunos elementales se disfrazan- Respondía el cubo. -Aunque fuéramos elementales disfrazados, desde luego no te diríamos que fuéramos tal- Respondía Terrance. -Humm, bueno, vengan- Decía el cubo sacándolos de la red. Entonces este ultimo los llevó tras algunos arboles, encontrando así un camino que tornaba el suelo de color verde así descubriendo una pequeña aldea en donde vivían otros cubos nómadas del lugar. Rápidamente todas las miradas de la aldea tenían un mismo fin, la llegada de tres invasores con aspecto hostil que caminaban por todo el medio de la aldea hacia la Cshamoneska, como lo decía el cubo que los había atrapado en las redes -¿Shamonesqua?, ¿qué es eso?- Preguntaba Terrance que era el primero en la fila de los prisioneros. -Es una casa sagrada, ya verán- Respondía apenas el cubo entre los susurros y los murmurllos de los demás habitantes -solo traten de no despistarse...-. -¿Qué?- Decía Terrance confundido. -Cállate no seas grosero, o a lo mejor seremos la cena- le decía Suomi susurrándole mientras el grupo empezaba a subir unos altos y angostos tablones de madera fina que, al fin y al cabo es lo único que podían tener del lugar -Es curioso que la corteza de los árboles sean de madera y no de diamante- decía Terrance en forma burlona. -¡Que te cayes!- le regañaba Suomi mirándolo de forma desafiante. -De acuerdo, sí, me cayo- respondía Terrance. -Shh, el pueblo necesita silencio- Decía de forma misteriosa este cubo una vez arriba de las escaleras y mientras pasaban las cortinas que definían la entrada al Cshamoneska, de esta forma los tres fueron agarrados por un grupo de otros cubos y atados a la médula del tronco, el cual era la única parte no tallada del árbol, y posteriormente la habitación caería en un silencio absoluto. Por su puesto, las miradas de Phil y Suomi hacia Terrance daban mucho de qué hablar mientras sus armas eran incautadas.

Por otra parte, Michigun y Mike, ya preocupados por lo que al resto del grupo les pudo haber ocurrido, volvieron a buscarlos. -¿Qué crees que les haya pasado?- Preguntaba Mike. -Espero que solo se hallan perdido- Respondía Michigun. -¿Perdido? Si solo tenían que caminar por el borde de la colina- Añadía Mike. -Eso es lo que puede pasar en el mejor de los casos- Decía Michigun. -¿En el mejor de los casos?, ¿acaso qué puede pasar en el peor?- Preguntaba Mike. -En el peor de los casos puede que algún elemental los haya encontrado, o si no, que se hayan caído por el acantilado- Respondía Michigun. -Cielos, eso sería feo, muy feo- Decía Mike horrorizado. -Sí, bueno sigamos a ver si podemos encontrarlos- Terminaba Michigun mientras recién pasaban por la roca en donde se encontraba la trampa por el cual los tres habían sido atrapados por el grupo nómada. Entonces fue cuando, ya con el cansancio más que notorio en Mike, los dos decidieron parar, además que ya estaba anocheciendo y debían cuidarse de los ragmons, -horribles criaturas que viven en estos bosques que suelen salir de noche- Respondía Michigun ante la pregunta de Mike por estas criaturas. -¿Entonces qué vamos a hacer?- Preguntaba Mike. -Humm, lo mejor va ser construir nuestras camas sobre algún árbol de atrás- Respondía Michigun mientras observaba los árboles que estaban del otro lado del acantilado, que por cierto eran muy altos. -¿Construir camas?, ¿con qué rayos podríamos construir unas camas aquí?- Preguntaba Mike agobiado por el cansancio de estar todo el día caminando. -Lo único que se me ocurre es utilizando la corteza de los arboles, tengo entendido que esas cortezas son muy resistentes, podríamos cortar un pedazo y dejar el extremo opuesto adherido al árbol, con eso no tendríamos después que pegarlo o asegurarlo a una irregularidad- Proponía Michigun. -Esta bien- Afirmaba Mike ya como única opción por el gran cansancio que para ese entonces sentía.

Volviendo nuevamente con los tres en la Cshamoneska, -bueno, ya pueden despertar- apenas podía escuchar dentro del gran sueño en el que se encontraba Phil. -despierten- lo mismo le ocurría a Suomi. -¡que despierten!- finalmente pudieron oír como esa voz provenía de la realidad al ser mojados con una especie de líquido viscoso, -¿qué pasó?- Preguntaba Terrance saboreando de mala gana este liquido. -Ya les hicimos las pruebas, ya sabemos que no son elementales- Decía este cubo -los podemos dejar libres-. -¿Acaso no nos creían?- Preguntaba Suomi. -La verdad es que no, ya que casi ningún otro cubo que no sea de esta aldea suele frecuentar estos bosques, antes cuando encontrábamos uno era más que seguro que era un elemental y entonces los cocinábamos, hasta que un día cocinamos uno y después nos dimos de cuenta que en realidad sí era un cubo, desde entonces hemos hecho esta casa para hacer unas pruebas y saber si en realidad son elementales o cubos- Explicaba el cubo mientras otros cubos llegaban por atrás y desataban a los chicos. -Por supuesto, ustedes no son cánibales, ante todo el respeto ente los cubos- decía Terrance de forma burlona. -Bueno, si no fuera por ese incidente, ustedes no estarían con vida- decía el cubo. -Aja, y me imagino que somos los primeros cubos en que pasamos estas pruebas- Decía Terrance horrorizado, aunque por dentro aliviado. -Sí, la verdad es que sí, son los primeros- Respondía el cubo casi riéndose -pero antes de que se vayan, como son nuestros primeros visitantes, los invitamos a una gran cena, porque está al caer la noche-. -Emm, sí está bien, aunque preferiríamos que primero nos dejen ir a buscar a nuestros amigos- Decía Suomi. -No no, eso no podemos, cuando dejamos ir a un cubo este nunca puede volver, la localización de esta aldea es completamente desconocida para aquel que no forme parte de nuestra sociedad- Decía el cubo. -¿Si?, ¿por qué?- Preguntaba Terrance. -Por seguridad, ya que muchos elementales han querido encontrarnos para hacer adornos con nosotros- Decía el cubo. -Bueno, bien, al no haber de otra vamos a cenar, y después iremos a buscar a Michigun y a Mike- Le decía Terrance al resto. Entonces el grupo salió de la casa y pudo observar cómo al caer la noche las luces espléndidas de unos cristales se encendían, para dar brillo a la aldea. -Bueno, ustedes siganme- Decía el cubo al trío. Entonces este cubo los dirigió hacía una gran mesa que estaba ubicada justo en medio de la aldea, haciendo que los que los siguiesen se preguntaran -¿Ustedes tienen nuestras armas?-. -Sí, se las daremos al salir- decía aquel cubo mientras el resto de cubos miraban con desconfianza al grupo. -¿Por qué nos miran así?- Preguntaba Phil en la parte trasera. -Pocas veces tenemos invitados- Respondió firme el cubo. Entonces este llegó a la gran mesa y haciendo las señas, invitó a los extraños a gozar del banquete, provocando, desde luego, que los extraños se sentasen en las sillas adornadas con grandiosos cristales blancos como la misma nada, entonces este cubo se sentó en la silla del lado más angosto de una mesa, y parándose explicó -Sé que ustedes están confundidos, no creo que ustedes se esperasen esto, sin embargo, nosotros mismos nos encargamos de darle una calurosa bienvenida a todo aquel cubo que esté dispuesto a ayudarnos-. -Emm, bueno, supongo que nunca esperamos encontrarnos con una tribu de cubos en medio del bosque, señor- Respondió con desdén Terrance. -Sí, seguro, mi verdadera inquietud es... ¿qué hacen un trío de cubos como ustedes vagando por estas tierras en plena traición de los elementales?- Preguntaba el cubo. -La verdad, es que venidos en búsqueda de algo- Respondía Terrance. -¿Algo?- Preguntaba de nuevo el cubo. -Creemos que es el artefacto del ser, pero no estamos seguros- Respondía Suomi. -¿El ser? ¿no están seguros? ¿no saben a qué cosas se están enfrentando allí afuera?- Decía angustiado el cubo -además, ese artefacto no existe, lo hemos buscado desde años, y nunca lo hemos encontrado-. -¿Lo han buscado antes? ¿por qué?- Preguntaba Terrance. -No es la primera vez que unos elementales tratan de destruir el muro de obsidium, esta vez creo que lo han conseguido- Respondía el cubo mientras apenas podía tragar el gran filete de archoluz. -¿Sabe quién es el que está detrás de todo esto?- Preguntó Suomi en un intento desesperado por sacar algo de información. -La verdad no- Respondió el cubo -pero conozco alguien que tal vez si sepa- Dijo este cubo. -¿Ah si? ¿quién?- Preguntaba Suomi. -Es un viejo elemental amigo, no sé si aún esté por estas tierras, no me sorprendería que al haber pasado esa catástrofe se hubiese marchado- Respondió el cubo. -¿Puedes llevarnos a donde él?- Preguntó Terrance. -Sí, pero será mañana, no queremos que la noche nos juegue una mala pasada- Respondió el cubo, ya parándose de su silla, asentando así su cabeza y dirigiéndose hacia su morada. -¿La noche? ¿y nuestros amigos?- preguntaba un confundido y preocupado Phil. -No lo sé, espero que puedan dormir en lo alto de un árbol, no sabes la clase de criaturas extrañas que hay por estas tierras- Respondió Terrance. -¿Y ahora qué?- Decía Suomi observando a Terrance y a Phil. -Allá hay un cubo que nos está llamando- Decía este ultimo, entonces los tres de dirigieron allí, y con toda la nobleza de un cubo nómada, el cubo les mostró unas camas donde dormir.

Ya a la mañana siguiente, en la pequeña hamaca de Michigun y Mike, aparecería un pequeño roto que, gracias y obra de la física, se hizo cada vez más grande, haciendo que la corteza de la cuál estaba hecho este, cediera, cayendo los dos al suelo, golpeándose fuertemente, y desde luego, ganándose un gran susto. -¡¿Qué diablos pasó?!- Dijo muy asustado Mike, apenas parándose rápidamente para evitar ser visto por cualquier bicho que estuviera merodeando el lugar. -Te caíste- Respondió Michigun mientras se levantaba sobándose apenas la cabeza. -Bueno, ¿ahora qué hacemos?- Preguntó Mike. -Emm, la verdad no sé, pienso en bajar la colina para ver si se cayeron por la ladera- Respondió Michigun. -¿Y cómo le hacemos?- Preguntó Mike. -Debe haber una pequeña escalera natural a lo largo del acantilado- Dijo Michigun. -Ajá, entonces haremos lo mismo que hicimos ayer, caminar por todo el borde de la colina- Dijo de forma sarcástica Mike. -Si, exacto- Respondió Michigun mientras comenzaba a caminar tras esta. -He, he, era una broma- Aclaró Mike. -Tu comentario sí, pero mi sugerencia no lo era, y viendo que no nos queda muchas mas alternativas, hay que hacerlo, aún así también tendríamos que pasar del otro lado a ver si tenemos más suerte buscando el artefacto- Dijo Michigun. -¿estás seguro? ¿y qué tal que no se hayan caído?- Decía Mike evadiendo la sugerencia de Michigun. -No creo, la otra opción sería que se adentrasen en el bosque, pero es poco probable, porque ¿por qué lo harían?, si se quedasen atrasados lo más seguro es que volverían a seguir el borde del precipicio, entonces si esto es correcto, ellos caerían al fondo de la montaña- Confirmaba Michigun. -Pues bien, no creo que halla otra opción- Resignaba Mike mientras estos comenzaron a caminar.

Por otro lado, en la aldea, el grupo despertaba gracias al resplandor precioso de los cristales decorativos de la choza en la que estos se encontraban descansando, o bueno, en la que estaba descansando Phil y Suomi, ya que, ante la inquietud de que algo pasase, Terrance dormiría muy poco, casi nada. El hecho es que los tres se pararían y próximo a la puerta principal se encontrarían con el cubo visto la noche anterior. -Bueno, primero que todo, dado a lo informal de la situación con la que nos presentamos ayer, ustedes no supieron cuál era mi nombre, mi nombre es Khaz- Decía este. -Bien Khaz, usted nos dirá qué haremos hoy- Decía Terrance apenas sosteniéndose para no caer muerto del sueño al suelo. -Primero que todo debemos desayunar, pero para ello debemos cazar, ya que siempre los hombres vamos a cazar nuestro propio desayuno, el resto de las comidas vienen de las reservas- Decía Khaz. -Muy bien, entonces vamos a cazar- Decía entusiasmado Phil. Entonces los 4 salieron de la choza y dirigiéndose a la entrada principal a la aldea Khaz interrumpiría su discurso básico sobre cómo cazar a los ragmons.-¿Qué haces aquí?- Dirigía su voz a aquella cuba que los seguía. -Emm, no sé, vamos a cazar, ¿no?- Respondió Suomi extrañada. -Solo los hombres salimos a cazar, tú quédate aquí con las demás cubas y espera a que traigamos al menos un solo espécimen- Concluía Khaz. -Emm, de acuerdo, adiós- Terminaría de dirigir sus palabras Suomi al grupo en el instante en que esta daba media vuelta y empezaba a caminar por la aldea, estaba claro que no discutiría ante, lo que al menos ella consideraba, como una tribu de bárbaros. -....no olviden deberán hacer bien la trampa, ustedes dos se quedarán a esperar al animal, lo cazan y me avisan, estaré por allí a ver si encuentro algún bicho o elemental en las trampas que siempre dejamos- Concluyó Khaz al grupo. -Okey, de acuerdo, entonces esperaré a que aparezca un raimos, y entonces este será mi desayuno- Añadió Terrance. -Así es, espero que no tengan problemas, nos vemos luego- Decía Khaz mientras se desaparecía entre la naturaleza y el bosque frondoso que se hacía en ese lugar con los árboles de cristal. Entonces, con cuerda en mano y una pequeña caja hecha del más fuerte materia encontrado en el sitio, el grupo elaboró una improvisada trampa anti-tontos, porque realmente era tan estúpida que solo un completo tarado caería en esta; pero lo que realmente valdría era el valor que la tribu le daba a este banquete, porque una sola presa alcanzaba a alimentar a aproximadamente los 120 cubos que habitan esta aldea, así que era más que un deber, un honor cazar el alimento más importante del día para la aldea.

Pasaban los minutos y Phil y Terrance cada vez se aburrían más, no solo porque no atrapaban ni a una mosca con su trampa, si no que tampoco había nada que hacer, y las energías de Terrance empeoraban las cosas aún más, pero a pesar de esto, Phil se las ingenió para encontrar un juego con los palos encontrados justo en el tronco donde estos estaban sentados, -hey deberías jugar esto, está muy divertido- Decía Phil a Terrance mientras con unos palos jugaba como si tuviese 10 años y sus padres le hubiesen comprado nuevos juguetes, los de última temporada. Pero como esto no era así, no le llamó mucho la atención a Terrance que apenas se limitaba a responder moviendo la cabeza de forma horizontal, fue en ese instante que a Phil se le ocurrió una gran idea, si hacía un balance con los dos palos seguramente cambiaría la posición en la que la jaula se encontraba, así, añadido a un nuevo ángulo de rotación y un montón de posibilidades físicas y matemáticas, mejoraría la trampa, todo ante la cara de completo aburrimiento de Terrance, el cual a penas le daba importancia a lo que hacía Phil. -¿Cómo lo ves?- Preguntaba Phil a Terrance. -Jumm, sería más rápido con mi espada de los elementos- respondía Terrance, que ya se iba poniendo cómodo en un tronco. -Bien solo es ahora esperar que algún animal estúpido coja la trampa, así por fin acabaremos con esta tontería- Se decía a sí mismo Phil en voz alta. Así mismo como este se sentó con las esperanzas de que encontraría un nuevo bicho de forma más rápida, estas acabarían al ver cómo uno de los palos puestos para cambiar el ángulo y la hipotenusa de verticalidad de la trampa, tuvo que pararse rápidamente para corregir este error, en el tiempo en el que por detrás un ragmon que atacó por la espalda a Terrance, quien lo lograría esquivar gracias a la gravedad, ya que al cerrar sus ojos se deslizó unos centímetros por el extraño tronco, lo suficiente para esquivar al animal, el cual caería directamente en la trampa, acción que dejaría más que sorprendido a Phil, pues no esperase a la forma con la que logró cazar al animal. Dicha acción también provocó que Terrance despertase, reclamando así lo que para él puede ser lo más importante, la dicha y el honor de a ver sido el cubo que logró atraer al animal y cazarlo, cosa que él sabía que no era cierto, pero que Phil no sabía porque estaba de espaldas; como fuera, los dos ya habían cazado en animal, entonces Terrance en forma de victoria y ya sin un poco de sueñ, fue triunfante a llamar a Khaz. -¿Ya no tienes sueño?, ¿eh Terrance?- Decía Phil estático al lado del animal. -Ahora que lo pienso- Responde Terrance deteniéndose en seco -es verdad, eso me alegra-. Entonces este ultimo volvió a seguir su curso en busca de Khaz. Entonces fue cuando Khaz apareció del lado opuesto por el cual Terrance fue a buscarlo, situación irónica por cierto. -¿Ya lograron cazar el bicho?- Dijo Khaz mientras llegaba con otros tres cubos que lo acompañaban. -Sí, míralo, está en su máximo esplendor- Respondía Phil mientras le enseñaba el espécimen tras las redes. -Wow, tal perece que han hecho un gran trabajo- Decía Khaz. -Sí, así es, he mejorado un poco la trampa, y tal parece que eso dio sus frutos- Respondió Phil. -Sí, eso puedo ver, ¿pero en donde está tu amigo?- Preguntaba Khaz. -De hecho, es algo irónico, pero se fue a buscarte justo cuando ibas llegando- Respondía Phil. -Oh, eso es malo- Explicaba Khaz mientras los otros cubos recogían las redes en donde estaba el animal -pues él se puede perder en el bosque, y ser atrapado por un elemental, o por una bestia...-. -Entonces, ¿qué podemos hacer?- Preguntaba Phil angustiado. -Por el momento no creo que mucho, lo mejor que podría pasar es que encuentre de nuevo la aldea, así que sugiero que nos dirijamos hacia allá a ver qué pasa- Decía Khaz. -Esta bien, vamos- Respondía Phil mientras el grupo empezaba a caminar hacia la aldea justo un poco al sur del bosque.

Después que estos llegasen a la aldea khaz ordenaría a algunos cubos prepararse para un combate, púes en un viaje al otro extremo del bosque puede pasar cualquier cosa, así mismo en un corto trayecto de tiempo de cocción del animal provocaría que el grupo terminara su desayuno mucho antes de lo previsto, haciendo que en realidad estos saliesen más rápido en busca del amigo de khaz. -¿Irémos sin Terrance, Michigun y Mike?- preguntaba Suomi angustiada al saber que Terrance también se había perdido. -Tranquila amiga, todo aquél que busque la verdad la encontrará, seguro en el viaje nos encontraremos con ellos, pues ellos también están en búsqueda de la verdad- respondía Khaz como si nada ocurriera. -¿Qué? por supuesto que ellos no saben hacía donde vamos, bueno solo Terrance, pero está en medio del bosque- decía Suomi completamente errática ante el comentario de Khaz. -Tu solo tranquilizate- decía Khaz mientras sus ojos empezaban a cambiar de color a un tono lima, al igual que sus tatuajes. -¿Qué fue eso?- preguntaba Suomi ante el asombro de Phil y de ella misma. -Tus amigos están bien- decía Khaz mientras sus ojos y tatuajes volvían a la normalidad - es hora de irnos o llegaremos tarde- añadía. Ya en la salida de la aldea con un grupo de 10 cubos completamente equipados para todo Suomi volvería del impacto de lo sucedido antes -¿El sujeto vive muy lejos?- Preguntó recuperando la cordura. -Algo, por suerte estos elementales crearon un pequeño puente de roca, lo que nos acorta el paso una hora o dos- Respondía Khaz. -Vale, entonces vamos rápido, no hay sea que lleguemos muy tarde- Decía Phil, quien extrañamente no había quedado tan impactado como Suomi, y por primera vez en toda la travesía, no era el que estaba más nervioso. -La paciencia es una gran virtud- Respondía Khaz. -Bueno, es cierto, pero si no nos apuramos se hace de noche - Respondía Suomi. -Bueno, es cierto, el tiempo es sagrado, eso es verdad- Decía Khaz. -Claro que lo es, una guerra está por desatarse, usted mismo lo dijo, parece que ya destruyeron el muro de obsidium hacía la fortaleza- Respondió Suomi. -Sí, bueno los elementales han sufrido mucho, claro está que son cosas innevitables, cada segundo es crucial, lo han dicho ustedes- Agregaba Khaz mientras el grupo atravesaba unas grandes rocas. -¿Es así todo el tiempo?- preguntaba Phil. -¿Así de místico y sabiondo?- preguntaba Khaz. -Sí, así- afirmaba Suomi. -No, pero es siempre bueno causar una buena impresión- decía Khaz con una sonrisa de satisfacción. -Es así siempre- decía uno de los cubos de la aldea mientras el grupo se seguía adentrando más y más en el frondoso bosque.

El viaje duró horas, o bueno, en realidad apenas habían pasado horas desde que encontraron el dichoso puente, que en realidad era inmenso, para la descripción que en un principio había dado Khaz, era tan largo y grande que no se alcanzaba a ver hasta donde llegaba, pero esto estaba dado más que todo por un efecto visual, y era que el puente no era completamente recto, si no que en cierta parte curva, lo que hiciese parecer que en realidad el puente va hacía arriba, pero está comprobado que no es así. -Wow, por fin llegamos, esto el lo último que debemos cruzar para llegar a su fortaleza- Decía Khaz. -¿Fortaleza?- Preguntaba Suomi casi exhausta del gran viaje. -Sí, aún tienen una fortaleza allá, aunque esté en ruinas, es una fortaleza- Añadía Khaz. -Osea que no viven allí- Decía Phil. -En realidad no, viven afuera de esta en un pequeño pueblo- Respondía Khaz. -En un pueblo, ¿cómo son los pueblos de los elementales?- Preguntaba completamente confundida Suomi, pues nunca había visto uno. -Como las de cualquier cubo, suelen ser de piedra, pero un poco más ancha por dentro- Respondió Khaz -pero no creas que es un pueblo grande, realmente creo que solo hay dos casas creadas por él y sus amigos-. -¿Amigos?- Preguntaba Phil en el instante en el que los otros cubos que acompañaban entraron en alerta -Shh, silencio- Susurraba al grupo Khaz. Fue en el instante en el que todos los cubos con arma en mano voltearon a mirar hacía la parte de donde venían y se toparon con tres cubos. -¡¿Quienes son y qué quieren?!- Gritaba en forma de amenaza Khaz, provocando que todos ellos entrasen en posición de defensa, subiendo sus manos. -Eh, un momento, ¿tu no eras el que venía con estos dos chicos?- Preguntaba Khaz al percatarse que dentro de los cubos que venían de atrás de ellos era color verde, como Terrance, en seguida Suomi corrió a abrazar a Michigun. -Emm, sí, de hecho, cuando fui a avisarle que había cazado la bestia me encontré con ellos, púes con ellos dos veníamos todos en un comienzo, pero nos extraviamos gracias a la trampa en la que caímos y terminamos con ustedes- Explicaba Terrance demostrando a Michigun y Mike, quienes lo acompañaban. -¿En serio?- Decía Khaz haciendo señas para que sus compañeros bajen las armas. -De hecho, me parece una ofensa por parte de ustedes que se hayan ido a buscar a su amigo sin mí, después de todo yo pensé que me estaban buscando, e inclusive llegué a pensar en buscar la aldea con Mike y Michigun- Añadía Terrance. -La verdad, te esperamos unos minutos en la aldea, pero al ver que no llegaste y que el viaje se demora unas horas entonces decidí movernos, y así con una mínima posibilidad encontrarte en medio del bosque- Decía en su defensa Khaz de forma casi burlona. -¿Viaje?- Preguntaba Michigun. -Eso les iba a decir- Volteaba Terrance hacia donde se encontraban sus compañeros -...ya iba llegando a esa parte, ese cubo de allá- Señalando a Khaz -nos explicó que hay un viejo amigo elemental, que nos puede ayudar a encontrar el artefacto-. -¿Ah sí?, ¿y qué hubiese pasado si nunca nos hubiéramos encontrado aquí?, ¿ustedes nos iban a dejar solos?- Preguntaba molesto Michigun. -En realidad no, emm, en realidad no lo había pensado- Decía Terrance -pero mira, el destino nos encontró de nuevo, por suerte no encontraron su "escalera natural", o si no nunca nos hubiésemos encontrado- Respondía Terrance. -De forma inplicita, todos estamos buscando algo, tarde o temprano nuestros camino convergerían- interrumpía Khaz aliviando la molestia del grupo -ahora síganme, no perdamos más tiempo- añadía. -¿En serio tenemos que obedecer a ese cubo?- Le susurraba Michigun al oído de Terrance. -Todo este tiempo te estuvimos obedeciendo a tí- Respondía Terrance, provocando un silencio incómodo en el ambiente, por lo menos hasta que pudieron atravesar el gran puente.

-Sí, creo que ya estamos llegando- Decía Khaz ya justo al otro lado del puente -lo puedo saber porque aquí se empieza a oír diferente nuestras pisadas-. -¿Si?, ¿luego de qué está hecho el suelo de aquí?- Preguntaba Mike, y era el único que lo hacía, porque el resto del grupo se había aburrido de escuchar las distintas historias y el por qué estaban allí. -De una piedra pulida, que el paso del tiempo ha hecho que se oculte entre el polvo y la naturaleza- Decía Khaz -por eso es que no podemos ver este suelo, solo oírlo- concluía mientras el suelo se empezaba hacer marrón, como si fuera tierra. -Que cosas...- concluía Mike. El grupo avanzó unos metros hasta volver adentrase en un extraño bosque de cristal, esta vez en la colina opuesta, claro. -¿Y cómo nos ayudará tu amigo?- preguntaba Michigun, pues en el trayecto Michigun y Mike se enterarían del plan. -Hay cosas que ni los cubos más eruditos saben sobre los elementales- respondía Khaz. -¿Y tu amigo es el rey de los eruditos?- preguntaba Terrance de forma burlona. -No, pero él es un elemental, sabe más que todos nosotros- decía Khaz en el instante en el que el grupo sintió el suelo vibrar y antes que alguien pudiera hacer algo, una gran red los atrapó y los envió a lo alto del árbol más cercano, nuevamente. -¡¿Qué pasa?!- gritaba Mike completamente sorprendido. -No puede ser que en dos días me atrapen dos veces en redes- decía Terrance vencido. -Debe ser una trampa puesta por el grupo de elementales de aquí, seguramente ya son varias veces en las que son sorprendidos por los otros elementales, y ya se han de preparar- Sugirió Khaz. -¿De donde diablos sacan tantas redes aquí en este bosque?- Decía de forma sarcástica Terrance. -No me creerías si te lo dijera- Respondía Khaz de forma sarcástica igualmente, entonces detrás de este árbol aparecieron dos elementales de roca, eso pudo deducir Phil y Mike ya que este era casi igual al ya visto en la fortaleza en donde encontraron a Suomi y Michigun, pero un poco más pequeño y más amigable, o al menos así aparentaban. -¿Son cubos?- Apenas se podía oír el murmullo de uno de los elementales que se acercaban lentamente a la red. -Eso parece- Le respondía el otro de igual forma. -¿Será que son infiltrados?, están mutando algunos elementales para que puedan cambiar su forma- Decía este último al anterior. -No somos elementales, somos cubos y buscamos a Lordomor- Le decía Khaz al par de elementales. -¡Ah!, ese cubo dijo algo- Dijo asustado uno de los elementales. -¿Tienen miedo? ¡ja!- Decía Mike, aunque él estaba más asustado que nadie. -¿Quienes son ustedes y qué quieren?- Decía uno de los elementales. -Estamos buscando a Lordomor, si es que aún no se ha marchado- Respondía Khaz mientras apenas podía mover la boca por el pequeño espacio producido por la red. -¿Lordomor?, ¿quién es ese?- Preguntaba extrañado el elemental. -¿Ya se fue?- Preguntaba Khaz ahí metido. -Creo que si sabe quién es, creo que debemos dejarlo ir- Le susurraba un elemental al otro. -Esta bien, creo que no son elementales, los liberaremos pero solo si nos dicen por qué vienen a buscar a Lordomor- Decía el otro elemental. -Solo soy un viejo amigo suyo, hemos venido a hacerle unas preguntas- Respondía Khaz asi como podía. -¿Te conozco? ¿Eres Khaz cierto?- decía uno de los elementales. -- respondía afirmativamente dicho cubo. -No lo creo- decía el otro elemental. -Pruébalo- decía el primer elemental. Entonces, entre el pequeño espacio que había, que en serio, era bastante pequeño, se empezó a generar una bola de energía que finalmente rompería la soga que en sostenía a Khaz en la red, provocando así que este cayera. -¿Qué rayos fue eso?- le preguntaba Mike a Phil susurrándole, coincidencialmente habían quedado uno al lado del otro. -¿Qué? ¿Qué hizo?- preguntaba Phil ya que esta había quedado mirando hacía arriba. -¿No viste?- le preguntaba Mike sin poder torser la cabeza. -No, no puedo mirar hacía abajo- le respondía Phil. -Bueno ya no importa- decía Mike mientras una conversación allí abajo ocurría entre los elementales y Khaz. -Nos tendrás que hacer otra red, esta ya no sirve- le decía uno de los elementales a Khaz. -No se preocupen, mañana en la mañana llegará una nueva red desde el oriente- le respondía Khaz. A continuación uno de los elementales procedería a jalar de una soga para bajar a los chicos, quienes saldrían de allí con dolor en sus extremidades (curioso ¿no?). -Tengan cuidado, los estaremos vigilando- Decía el elemental mientras se daba la vuelta y arreglaba la trampa nuevamente. -Uh, gracias, ya me estaba ahogando- Decía Phil aliviado y respirando el aire claro del bosque.

El grupo continuó con el viaje, como se tenía previsto. -¿Qué clase de cubo eres?- le preguntaba Mike a Khaz asombrado por lo visto anteriormente. -Bueno, durante años he dominado el arte de la comunicación con la naturaleza, la naturaleza elemental- respondía Khaz. -Eso es genial, yo quisiera también hacer eso- decía Mike entusiasmado. -Bueno, si quieres hacerlo deberás tener mucha paciencia y dedicación- decía Khaz, en el instante en el que entre los cristales de los árboles se empezó a divisar a lo lejos una gran estructura de cristales. -Bueno, ya casi llegamos- decía Khaz apresurando un poco el paso. -¿Eso qué es?- preguntaba Phil señalando la estructura. -Castillos y fortalezas de los elementales- respondía Michigun. -Cada tipo de elemental tiene una historia bastante interesante que contar- decía Khaz agregando algo de misterio. -Esta visita será de mucho provecho- decía Terrance con una gran sonrisa en su rostro, tenía una corazonada. Despues de varios minutos el grupo ya pudo divisar en el fondo unas casas rústicas de madera bastante peculiares, en su mayoría tenían forma cilíndrica con una pequeña entrada bien decorada con todo tipo de cristales y minerales que se encontraban en la región. -Creo que hemos llegado- Decía Khaz. -¡Aleluya!- Gritaba Suomi del cansancio. -Espero que él nos dé una pista- Decía Khaz. Entonces el grupo ascendió por dos pequeños escalones para finalmente llegar a este pequeño poblado, -No hay muchos habitantes- Resaltó Mike cuando se podía ver fácilmente 10 o 12 elementales ahí. -Claro, son los supervivientes de la destrucción de la gran fortaleza- Respondía Khaz mientras el grupo paraba justo en medio del poblado.

Escenario 8: La Biblioteca

Estando en esta situación muy incómoda, púes justo ahí todos los elementales del lugar los veían como lo que eran, unos completos extraños, Terrance subió la voz y dijo: -¿Se encuentra su líder aquí?- Gritaba este mientras todos los elementales lo veían como si estuviese hablando algo inequívoco, pero en realidad sin darle la razón. -Espera, yo haré esto- Le decía Khaz a Terrance mientras este lo corría atrás -Buen día amigos elementales, el día de hoy vengo a hacer una consulta a Lordomor, ¿alguien de ustedes podría decirme en donde se encuentra?- Decía Khaz a todo el mundo. El escenario se quedó completamente en silencio, tanto así que khaz replicó -¿Alguno de ustedes podría decirme donde está Lordomor?-. Entonces un elemental salió de una de las casas del lugar, y exclamó:-¿Quién necesita a Lordomor?- Decía este de forma misteriosa con una toga. -Su viejo amigo Khaz, de la rebelión del sur- Respondía Khaz. -Uhmm, Khaz, te explicaré algo, Lordomor ya no se encuentra en nuestra existencia- Decía este elemental. -¿No? ¿A qué se refiere?- Decía Khaz sabiendo qué había pasado, retórica por supuesto. -Lordomor murió, una horrible maldición- Dijo el elemental de la toga. -¿Qué? ¿Cuándo pasó?- Decía Khaz completamente serio. -Lo que en este momento me importa no son sus preguntas, si no las mías, repito, ¿a quién necesitan?- Decía este elemental completamente enigmático. -Entonces, debes cambiar tu pregunta, púes ya comprendes lo que necesitaba- Decía Khaz. -Está bien... ¿Qué es lo que querías preguntarle a Lordomor?- Decía el elemental de mala gana. -Quería saber si sabía algo del artefacto del ser- Respondía Khaz. -¿Esa es tú inquietud?- Replicaba el elemental. -Sí, pero como él ya no está, ¿tú sabes algo de eso?- Preguntaba Khaz. -Te repito, no me importa tus preguntas en lo absoluto, pero dado las circunstancias, te responderé, no no sé nada de eso- Decía el elemental, acción tal provocó que Khaz se diese la media vuelta y ordenara al resto irse. -Pero respondiendo tu pregunta inicial, sí, seguro él sí sabía- Finalizaba el elemental. Entonces el grupo volvió a mirar a este elemental. -Muéstrame- Dijo Khaz a este elemental, quien en su ultimo acto como un enigma, dio señal para que el grupo entrase a la casa de donde este salió, acto seguido el grupo entró a la casa, era algo extraña, púes no tenía ni una sola ventana, apenas la única forma de mirar hacia afuera era por la puerta principal, la única puerta, en cambio de esto estaba repleta de luces azules, era algo fantástico. -¿Qué es lo que sucede?- Preguntaba Mike mientras atravesaban el primer pasillo. -Sólo sígueme- Decía el elemental mientras entraba a una habitación subterránea, en donde un gran orbe justo en medio de la habitación iluminaba la misma. -¿Qué es eso?- Preguntaba Michigun cuando entraban en la habitación. -Es un orbe de los recuerdos, son los de Lordomor- Decía el elemental, mientras introducía por un segundo su cabeza allí. -Roberto estaba trabajando en algo así- le susurraba Terrance a Mike, quien en seguida preguntaba -¿Qué hay con ellos?-. -Khaz, ¿haces los honores?- Preguntaba el elemental después de haber sacado su cabeza del lugar. Entonces Khaz acentó con su cabeza y la introdujo allí. Observando nada más que la oscuridad, Khaz podía oír una voz, era la voz de su viejo amigo Lordomor que decía:

Dado a que mi alma está a punto de sucumbir
estas palabras querré decir:
si algún día de estos mi amigo ha de buscarme
este recuerdo deben mostrarle.
Que aunque el mal más tétrico ha de husmearle,
su fe nunca debe fallarle.
Púes pese a que lo que esté buscando sea lo más impensable,
su objetivo será inquebrantable,
Tu mismo sabes amigo mío
que la llave del cerrojo será indispensable para la guierra
¿Por qué guerra?
¿Por qué sufrimiento?
Aquellos visitantes inesperados tendrán la respuesta
Sigue tu instinto
sólo él te llevará a la verdad

Fue en ese instante en el que Khaz sacó su cabeza del orbe. -¿Confundido?- Preguntaba este. -En realidad no- Respondía Khaz, quien a continuación introducía de nuevo su cabeza allí.

Sus destinos han de convergir,
nunca lo olvides
no dejes que todo mal discrepe tus creencias,
pues son solo tres bombos que exprimen tu alma,
más nunca podrás saber la verdad.

Entonces Khaz sacó su cabeza y voltéando hacia el elemental -Es curioso como es el destino- Dijo este. -Es curioso, que Lordomor deje un recuerdo suyo a una persona en específico, y esta no lo entienda- Decía el elemental. -¿Por qué crees que no la entiendo?- Dijo Khaz mirándolo con escépticismo. -Por le hace falta algo- Afirmaba el elemental mientras de atrás sacaba un pliegue viejo en donde se inventaba un mapa un tanto extraño. -¿Qué es eso?- Preguntaba Michigun desde atrás. -La biblioteca- Respondía el elemental -Lordomor me lo dejó, dijo que cuando el día llegase lo utilizara-. -¿Crees que ha llegado el día?- Preguntaba Khaz. -Desde luego, estás aquí- Afirmó el elemental mientras le mostraba el pliegue Khaz. -¿Esto no es un mapa de su antigua fortaleza?- Preguntó Khaz mientraes observaba el mapa. -Sí, más exactamente de la biblioteca de la fortaleza- Afirmaba el elemental, entonces la habitación cayó en un silencio absoluto, segado completamente por la confusión, todos allí se miraban unos a otros, a excepción de Khaz quien seguía observando el pliegue. -¿Crees que allí esté el artefacto?- Preguntó Michigun. -No creo que esté allí, más bien, creo que allí está la verdadera clave para saber en dónde se encuentra el artefacto- Decía Khaz. -Entonces, ¿van a entrar?- Preguntó el elemental. -Sí, debemos hacerlo- Respondía Khaz -la verdadera duda es: ¿en dónde podemos entrar?-. -La entrada principal está completamente destruida, en ruinas. La única forma de entrar en la fortaleza es por la entrada de reserva, en donde antiguamente eran sacados los desechos de los habitantes-. Decía el elemental. -¿Podrías acompañarnos?- Preguntaba Michigun. -Esta bien, pero con mis reglas- Decía el elemental -primero que todo, deberán hacer todo lo que yo les diga, no me importa si les gusta o no. Segundo, yo usaré el artefacto primero, después ustedes. Tercero, si a alguien le pasa algo no me haré cargo, y no me importa, yo sólo iré por el artefacto-. Entonces el grupo comenzó a mirarse unos a otros y susurraron entre sí: -¿Están seguros de ir con él?- Preguntaba Suomi al resto -No parece muy amigable-. -Lamento decirles que no hay de otra, tendremos que ir con él- Decía resignado Khaz. -Entonces, ¿sí iremos con él?- Preguntaba Mike. -Sí, sólo traten de hacer lo que yo les diga, no importa si va en contra de lo que el elemental ordene- Decía Khaz. Entonces el grupo apartó sus miradas entre sí para mirar al elemental -Aceptamos, pero espero que sepas lo que haces- Decía Khaz al elemental. -De acuerdo, siganme- Decía el elemental mientras salía de la habitación. -Etzer, estarás a cargo mientras voy a buscar unas cosas en las ruinas de la fortaleza, espero no demorarme mucho- Decía el elemental ya en la entrada de la casa a otro elemental, parecía su discipulo. -¿A la fortaleza? ¿Qué harán allá?- Preguntaba este elemental de nombre Etzer. -Cuando volvamos te diremos- Respondió el otro elemental, entonces el grupo se dirigió hacía esta extraña entrada que, por cierto, era subterránea.

-¿Es muy lejos esa entrada?- Preguntaba Phil agotado de todo el viaje. -No mucho, púes, es más lejos que la entrada principal, pero de esta última no estamos muy lejos- Dijo Khaz. -Es fascinante, ¿qué tiene en particular esta fortaleza?- Decía Michigun intrigado. -Habrá que averiguarlo- respondía Terrance igualmente intrigado. -Es una vieja historia, éramos los elementales de cristal- Respondió el elemental que caminaba al menos 5 metros más adelante con respecto al grupo. -¿Eran?, ¿y por qué ya no lo son?- Preguntó Mike. -Nuestro núcleo fue destruido en la fortaleza, venganza por haberlo traído acá- Respondió el elemental. -¿Traído?- Preguntaba Michigun. -Todos los núcleos elementales se encuentran en la habitación escarcha- Respondía una vez más el elemental. -¿Y por qué lo sacaron de allá?- Preguntó Phil, provocando que el elemental detenga su marcha, cosa tal hizo que el resto también lo hiciera. -Les diré algo que muy pocos cubos saben- decía el elemental -sabíamos lo que iba a pasar, el resto de elementales no quisieron oírnos, entonces un día Lordomor a escondidas trajo el núcleo a nuestra fortaleza, eso hizo que el resto de elementales se molestaran mucho con nosotros, cuando el mal transformó y corrompió al resto de núcleos elementales, lo primero que hizo fue venir aquí, destruir todo, y por si fuera poco, con tanta maldad en su mente, decidió destruir nuestro núcleo, es algo infame- Decía el elemental enfurecido, acto seguido continúo su marcha. -Pero en realidad ustedes parecen elementales de piedra- Insinuó Mike. -Porque los núcleos son los que dan las características a los elementales, cuando destruyeron el nuestro perdimos en forma total nuestros cristales y ahora solo somos piedra desgastada- Dijo el elemental con tono melancólico. -Pero...- intervenía Michigun asombrado -¿en dónde se encuentra esa habitación de escarcha?- preguntaba. -En la fortaleza en el núcleo- respondía el elemental -ya no importa, esta batalla está perdida, solo queda esconderse y sobrevivir como sea- añadía. -Tengo otra pregunta, ¿por qué no los corrompieron a ustedes cuando destruyeron la fortaleza?- preguntaba Michigun entusiasmado por saber más. -No lo sé, a lo mejor solo un ser extraordinario posee ese poder, y no debió estar acá- Decía el elemental -ahora, no quiero más preguntas-. El grupo siguió su camino hasta llegar a la entrada de reservas, justo a un costado de las ruinas de la fortaleza. -Es aquí- Dijo el elemental. -Hace mucho tiempo no entraba aquí- Dijo Khaz. -¿Ya habías entrado anteriormente?- Le preguntó Mike. -Sí, pero no cuando esto estaba en ruinas- Respondió Khaz. -Tengan mucho cuidado por donde pisan, pueden enterrarse un trozo de cristal fino- Sugirió el elemental.

Entonces el grupo, que apenas podía caber por ese camino que cada vez se hacía mas angosto, comenzó a conocer el angustioso mundo de la oscuridad, por lo tanto se vio obligado a encender algo para poder mirar algo mas que la nada. -¿Cómo diablos seguimos?- Preguntaba Mike que se encontraba en la punta de la fila en el momento en el que el grupo paraba. -Yo tengo una pequeña vela, podría hacerme adelante para alumbrar el camino- Sugería uno de los cubos de la tribu de Khaz (quienes aún estaban allí). -Está bien, mira a ver cómo diablos de haces aquí adelante- Le decía Mike. -No se preocupen, yo, siempre.... ahhh- Decía el cubo entre quejidos mientras pasaba encima de los demás -.... tengo la solución, agh, a todo- finalmente terminaba adelante. -¿Estás seguro que estás adelante?, pues no se ve un diablo- Preguntó Terrance, acto seguido el cubo encendió la vela. -Sí, sí estoy adelante- Dijo este, entonces el grupo siguió caminando a lo largo de la habitación. -¿No creen que el elemental debería ser el que esté adelante?, digo, es el que sabe hacia donde vamos- Decía Phil. -Vamos Phil, no seas ridículo, es solo un pasillo largo y angosto, no nos vamos a per...- Le estaba respondiendo Mike en el instante en el que un gran grito apareció de la parte delantera, y a continuación la luz desapareció, era el cubo que tenía la vela, había pisado un cristal flojo y calló a la nada. -¡Demonios!, ¿qué fue eso?- Dijo Mike. -Los cristales están debilitados- Respondió el elemental -tendremos que inventar una forma para que si alguien llega a caerse en uno de estos huecos el resto lo salve-. -¿Alguien tiene una soga?- Preguntaba Michigun. -¿Una soga?, ¿para qué diablos necesitaríamos una soga?- Preguntaba Terrance. -Para atarnos unos a otros, con eso así si uno llega a pisar uno de estos cristales el resto lo mantendrá en pie- Respondía Michigun. -Lastimosamente no hay ninguna soga aquí- Decía el elemental, tratando de eludir lo que para él y para el resto parecía tonto. -¡No!, ¡yo tengo una soga!- Decía entusiasmado otro cubo de la tribu de Khaz por haber sido el salvador para el grupo. -Diablos, debimos haber venido sin ellos- Insinuó Terrance. -¡Hey!- Decían en coro, todos juntos los cubos de la tribu. -Bueno a ver, pásasela al último de la fila, que se amarre, y este se la vaya pasando al de el frente y haga lo mismo- Dijo Michigun, entonces la soga pasó al último de la fila y haciendo exactamente lo que dijo Michigun la soga llegó a el elemental. -No usaré esa tontería- Dijo este. -¿Seguro?- Preguntó el cubo que estaba antes de él. -Sí, pásasela al que sigue- Dijo el elemental, haciendo así que la soga fuera pasada a Phil, este sí se sujetaría, y se la pasaría a Michigun, quien haría lo mismo, a continuación este se la pasó a Terrance. -Yo tampoco usaré esa estupidez- Dijo este. -Entonces pásaselo al que sigue- Dijo Michigun fastidiado, entonces Terrance, sin sujetarse de la soga, se la pasó a Suomi, quién sí se sujeto, acto seguido se la pasó a Mike, quien igualmente que el elemental y Terrance, negaría utilizar la soga. -Bien, esperemos que los que no se hayan sujetado no se caigan- Decía Michigun. -No digas tonterías Michi, no nos caeremos- Dijo Mike confiado. -Eso esperamos- Dijo Khaz, quien sí se había sujetado. Entonces ya cuando por fin se parecía ver la luz al final del camino, y este mismo es hacía un poco más ancho, Suomi pisaría un cristal debilitado, provocando, cosa contraría a lo que se esperaba, que todos los que estaban con la soga se fueran al vacío con ella. La reacción de Mike al mirar atrás y ver cómo ya no había nadie era única, nunca antes se había visto un cubo tan sorprendido y asustado al mismo tiempo. -¡¿Qué demonios fue eso?!- Preguntaba Terrance petrificado e igualmente de sorprendido en el suelo, pues el grupo lo había golpeado al ser arrastrados. -Se cayeron- Dijo el elemental, que era el único que parecía normal. -¿Y a donde van a parar?- Preguntó Mike asustado. -A la fosa- Respondía aún con mucha calma el elemental. -¿Y eso es bueno o malo?- Preguntó Terrance aterrado aún. -Emm, es malo, allá hay unos bichos feos, y además que tendrán que recorrer un camino más largo- Decía el elemental. -¡¿Bichos feos?!- Preguntaba aún más aterrado Mike. -Sí, como arañas gigantes, son de las profundidades del bosque, pero si son autosuficientes, podrán derrotarlos- Decía el elemental avanzando y saltando el hueco. -¿Autosuficientes? ¡Son unas malditas arañas gigantes!- Decía a gritos Mike. -Nah, pero se derrotan fácilmente. Ya dejen de preocuparse, estoy seguro que nuestros caminos convergerán- Decía el elemental mientras avanzaba tras la salida del largo túnel. -Convergeran- citaba Terrance confundido.

Mientras tanto en las profundidades, lo que se vivía no era muy diferente a lo que estaba pasando arriba, inclusive a sabiendas que era mucho peor a lo que estaba pasando arriba. -Ugh, ¿qué rayos fue eso?- Dijo Phil mientras se levantaba adolorido de la cabeza. -Nos... caímos- Decía Suomi mientras observaba sobre qué habían caído. -¡Ahhh!- Gritaba Phil mientras daba un salto al ver sobre lo que habían caído, era exactamente lo que menos esperaban, habían caído sobre el resto de cubos que los habían acompañado -¿Están.... muertos?- Decía aterrorizado Phil. -Por su puesto que están muertos- Decía Michigun, que había despertado unos minutos antes que Phil y Suomi y había dado una pequeña vuelta por el lugar, que apenas estaba alumbrado por pequeños fuegos en las paredes. -Oh, ¡gracias a Cuos estás vivo!- Decía Suomi. -Sí, bueno por alguna razón los que iban de último cayeron primero que nosotros, que ibamos primero, eso desde luego, amortiguo nuestro impacto, lastimosamente para ellos su destino fue diferente, que pena- Decía Michigun lamentando eso último. Entonces el grupo fue invadido por un silencio absoluto, este silencio provenía por el lugar extraño en el que estaban, apenas podían mirar hacía arriba y ver toda la altura la cual habían caído. -Emm, ¿y ahora qué?- Decía Phil. -Mientras ustedes despertaban di unas cuantas vueltas a la cueva, y observé que había una salida, pero no sé, me devolví- Dijo Michigun. -¿Y por qué? ¿por qué te devolviste?- Preguntó Suomi. -Sentí como de allá unos ojos me miraban- Dijo Michigun asustando a Phil. -¿Qué?- Dijo Phil con los pelos de punta. -¿No habrá otra salida?- Decía temerosa Suomi. -Lamentablemente no, ya observé bien esta cueva, es la única salida- Respondía Michigun. -¡Diablos!, ¿entonces qué haremos?- Preguntaba Suomi. -Lo único que se me ocurre es combatir a lo que sea que esté ahí- Respondió Michigun. -¿Pero cómo? no tenemos armas- Decía Suomi, lo que puso al grupo pensativo, a ver qué se les ocurría. -Nosotros no tenemos armas, pero ellos sí- Dijo Phil señalando a los otros cubos muertos. -Es verdad- Dijo Suomi mientras se acercaba a uno de ellos y le arrebataba una espada -pero no tienen armas de fuego-. -No importa, aún así sabes usar espadas- Dijo Michigun. -Sí, es cierto, pero no es como una arma de fuego, no es lo mismo- Dijo Suomi. -Bueno, aún así tendrás que acostumbrarte- Dijo Michigun mientras tomaba una espada de estas. -Muy bien, vamos a partir algunos culos- Dijo Phil mientras también tomaba una espada, acto tal provocó que Suomi y Michigun parasen y se quedasen mirando a Phil de forma extraña. -¿Qué?- Decía Phil. -Nada- Respondió Suomi con verguenza ajena por como había sonado eso -Lo que dice es verdad- decía Khaz saliendo de entre los cuerpos de sus compañeros -hay que patear culos para salir de acá, estamos en la fosa- añadía. -¿Y sabes qué era eso que me estaba mirando allí afuera?- preguntaba Michigun sorprendido, pues había olvidado a Khaz. -No lo sé, una criatura horrible, una deformación, algo- decía Khaz limpiándose el polvo. -Eso no sonó bien- decía Phil. -Claro no, por algo este lugar es la fosa- decía Khaz irónicamente. -Bueno tu lo dijiste hay que patear culos- decía Khaz. -Sí, pero este no patea ni una mosca- decía Michigun notando el poco aprecio hacía Phil. -Pues, más adelante verás como le pateo el culo a un monstruo de las profundidades- decía Phil defendiéndose. Entonces los cuatro avanzaron hacía la única salida, que claramente estaba muy oscura, provocando una ansiedad única, provocada por el hecho de que se sentían observados, no solo por dos ojos, si no por seis. -¿Quién anda ahí?- Decía Michigun sin respuesta alguna. -No es muy inteligente tu pregunta- le decía Khaz de forma burlona. Justo en ese momento una pequeña luz se alzó en el aire, era la brightshinestown. -¿Qué es eso?- preguntaba Khaz confundido y maravillado al mismo tiempo de verlo. -Es una larga historia después te contamos- le respondía Suomi justo en el instante saltó un bicho enorme con 6 patas y 6 ojos, muy parecido a una araña. -¡Ahhh!- Gritó Phil en el instante. -¿Que rayos eres criatura de los bajos fondos?- Decía Michigun en posición de ataque. -¡Soy... Skroth!, guardián de los bajos fondos y de la biblioteca- Decía este bicho - y estoy aquí para impedir que pasen-. -¿Guardián? ¿impedir que pasemos? ¿acaso hay algo que oculta este lugar?- Preguntaba Michigun. -Eso no es de su incumbencia- Decía Skroth -...ahora, ¡deben morir!- decía esto último cuando lanzaba una de sus patas hacía Suomi, haciendo que esta última salte para salvarse. -Oh, ¿enserio quieres pelear?- Decía Michigun. -¿Qué crees?- Respondía Skroth mientras se impulsaba hacía Michigun, provocando que este último haga lo mismo que Suomi. -Oh rayos, me alcanzó a herir- Dijo Michigun, entonces Phil asestó un golpe con su espada a una de las patas de este bicho -Ahhhhhhhhh- Estremecía el lugar con un gran grito Skroth, cosa tal hizo que este voltease hacia donde se encontraba Phil, pero cuando estaba a punto de golpearlo, recibió otro golpe, esta vez por parte de Suomi en su parte lateral del torso. Esto hizo que del bicho saliera un líquido verde, como veneno, que al solidificarse se convertían en pequeños bichos idénticos al mismo. -¿Qué rayos es eso?- Decía sorprendido Michigun. -¡Espejismo Líquido!- Gritó Skroth entre quejidos. No tardaron los cuatro en darse cuenta que cuando trataban de batir sus espadas contra estos bichitos, a estos no les pasaba nada, simplemente desaparecían, no eran reales. Acto tal mantuvo despistado a los tres para que Skroth se recuperase de la herida en su pata. A continuación, y como si de una araña se tratase, Michigun, Suomi y Phil fueron envueltos en telaraña -ya era hora, hacía semana no tenía una cena, muchas gracias- decía Skroth. Pero justo en el momento en el que todo parecía perdido, Khaz desde atrás lanzaría un haz de energía, como lo hizo cuando quedaron atrapados en las redes, y así aturdió a Skroth, enviándolo al suelo. -¿Estan bien?- le preguntaba Khaz a los chicos, quienes ni podian hablar, a continuación, y transformando el color de sus ojos y tatuajes a un anaranjado, la telaraña se derritió, Khaz estaba emitiendo calor. -¿Qué fue eso?- preguntó Phil asombrado y exhausto. -Es su turno- respondió Khaz de igual forma. Entonces Skroth volvió a levantarse, aún algo atontado, pero estaba en pie. -Es cierto- dijo Phil, quien se lanzó hacía el bicho y con su espada atravesaría su torso, provocando una gran herida, acto seguido, Suomi se avalanzó hacía la cabeza de la criatura, y de un espadaso, lo decapitaría, provocando su inminente muerte. -Se sintió genial luchar contra un bicho de esos- Dijo Phil entusiasmado. -Para decir la verdad, no luchas mal muchacho- Decía Michigun sentado en una roca. -Bueno, Khaz nos salvó- decía Phil volteando a ver a un agotado Khaz, que estaba, igual que Michigun, sentando en una roca. -Es importante concentrar muy bien la energía- decía -esas dos cosas me han dejado agotado, hacía tiempo que en realidad no usaba la mágia para luchar- añadía. -Bueno, creo que es hora de continuar, hay que encontrar al resto- Decía Michigun en una ya, oscuridad absoluta. -¿Hacía donde era?- preguntaba Suomi perdida en la oscuridad. -No es difícil llamar una ayuda- decía Khaz. -¿Qué?- preguntaba Michigun confundido. -El brightshinestown, es la hora del fin, lo entendí de Lordomor- decía Khaz generando más confución el en grupo -Tú y tu amigo rojo son los guerreros, los elegidos si prefieren, por eso sus caminos convergen, por eso estamos acá,- decía refiriéndose a Phil, pues en la oscuridad absoluta no es posible señalarlo. -¿Cómo sabe eso?- preguntaba Phil tragándose la saliva de los nervios. -Es obvio, pero no importa, el camino continúa hacía mi izquierda, el brightshinestown no miente, Lordomor tenía razón- decía Khaz levantándose y hacíando que sus ojos brillasen en un tono celeste -Síganme- terminó. El grupo lo siguió completamente asombrado, no tenian palabras para lo que estaba pasando, por supuesto, la impresión en Phil fue completamente superior al de Michigun y Suomi, pues ya lograba divisar su importancia allí. El grupo caminó por varios minutos, y por suerte para todos, no aparecieron más criaturas.

Mientras tanto, en la parte superior de la fortaleza, el grupo entraba en una habitación muy grande, era tan grande que apenas se podía ver los grandes portones del otro lado de la habitación. -¿Qué se supone que es este lugar?- Preguntó Mike. -El oratorio- Respondía el elemental -aquí era en donde todos los elementales rendíamos culto al titán desde esta fortaleza-. -¿Rendían culto al titán?- Decía inquietado Terrance mientras observaba la gran habitación. -Bueno algo así, en realidad eso se debía hacer en la fortaleza del titán, pero dado a que nos quedaba muy muy lejos, debimos crear esta- Respondió el elemental. -¿Y qué clase de cultos les rendían?- Preguntaba Terrance al mismo paso del resto mientras atravesaban la habitación. -Era como un diálogo con él, el máximo profeta era el que dialogaba con él en su lengua, nosotros dábamos las preguntas, él se las decía- Respondió el elemental. -Pero, ¿aún les respondía sus preguntas cuando sacaron su coso de esa fortaleza?- Preguntó Mike. -¿Nuestro núcleo?, bueno hay algo cierto, y es que todo esto es una estafa, realmente perdíamos el tiempo acá adorando a un ser que no tiene voz- Dijo el elemental. -¿No tiene voz? ¿osea que no existe?- preguntaba Mike. -Por supuesto que existe, pero no es como dicen que es, de hecho, está oculto, los constructores lo ocultaron, nunca ha habido ni comunicación ni ningún tipo de interración con lo que sea que sea- respondía el elemental caminando entre las ruinas. -Pero, ¿por qué está tan oculto?- preguntaba Mike con completa ignorancia, claro, era algo de lo cual nunca había escuchado. -De allí se genera todo el morbo- respondía el elemental. -Es incierto- respondía Terrance. -Se dice que tiene la capacidad de destruir todo el mundo, o que da poderes inimaginables, entre otras teorías- decía el elemental -Bueno, hay que seguir, yo vine por el artefacto- dijo finalmente caminando hacía el portón más próximo. -¿Usted cree que el clan blackfury quiera acceder al titán?- preguntaba Terrance allí atrás. -¿así le llaman?- preguntaba el viejo elemental parando el paso. -Sí, así se autodenominó, de hecho- respondió Terrance. -Sí, están corrompidos por la maldad, y el titán es la meca del poder, sin duda- decía el elemental volteándo a mirarlos, provocando una cara de preocupación en Terrance, quien cabisbajo caminaría hacía el portón. En ese momento Mike no dimensionaría la gravedad de todo lo que ocurría, para él toda la información nueva y fantástica no tenía mucha importancia, apenas podía conectar alguna cosa con otra. -Bien, a continuación tenemos la gran escalera, aquí bajamos a la biblioteca, procuren no marearse- Decía el elemental mientras abría el portón y observaban una gran escalera de caracol que, así como iba para abajo, también iba para arriba. -¿Qué queda arriba?- Preguntaba Mike. -La sala mística, la armería y el observatorio- Respondió el elemental mientras comenzaban a bajar por la escalera. -Es el penúltimo nivel, el segundo- Añadía el elemental. -¿Y en qué nivel estamos?- Preguntaba Terrance. -En el décimo- Decía el elemental enmudeciendo al dúo.

Mientras los chicos y el elemental bajaban todos esos niveles, Suomi, Michigun, Phil y Khaz continuaban su camino hasta salir de la cueva. -Demonios, ¿cuanto tiempo llevamos aquí?- Preguntaba ya muy cansado Phil. -Como 2 minutos- Respondía Michigun. -Agh, parecieran dos años- Respondía chillando Phil. -Eres muy débil, aguanta más, ya logro ver una luz al final del túnel- Decía Suomi, haciendo que Phil corriese hacia allí. -¡Wow!- Exclamó Phil en la sala próxima del túnel, que no era más que otro túnel, pero este ya hecho con ladrillos y con antorchas. -¿Salimos de ese túnel para entrar a otro?- preguntaba Michigun de forma irónica. -Bueno, al menos este tiene luz- Dijo Suomi mientras el grupo empezó a camiar. -Saben, creo que jamás encontraremos la biblioteca- Explicaba Phil -puesto a que ellos tienen el mapa y ya han entrado aquí antes-. -Yo también he estado aquí antes- decía Khaz atrás de todos -y mientras tú estés aquí, encontraremos el artefacto- decía. Entonces el grupo volteo hacia la derecha, como el camino estaba, pero se encontraron nada más que una pared sólida en frente de ellos. -¿Y ahora qué?- Decía Phil. -¡Sí el brightshinestown nos guiará!- Exclamaba Suomi de forma burlona al ver que ya no había camino. -Esto es un error- decía Khaz confundido mientras tocaba el muro. -¿En serio?- Respondía Suomi sarcástica. -Esto se debe abrir de alguna forma- decía Khaz tocando el muro. -¿En serio? y cómo- preguntaba Michigun haciendo lo mismo. -No lo sé, habrá que averiguarlo- decía Khaz. -¿Y por qué no lo derribamos?- preguntaba Suomi sentada. -¿Cómo lo derribaríamos?- preguntaba Khaz. -No lo sé, con tus poderes sobrenaturales- sugería Suomi. -No lo creo, para generar una energía tal que pueda derribar ese muro requiere mucha concentración y total descanso, no sé si lo notaron, pero allí atrás les salvé el pellejo- decía Khaz denegando la sugerencia. -Bueno, nosotros esperaremos acá- decía Suomi sentada al lado de Phil. -Como quieran- finalizaba Michigun mientras averiguaba la forma de abrir el muro.

Volviendo a la parte ya no tan arriba, el grupo seguía bajando las escaleras. -Ah, diablos ya me estoy mareando- Decía Mike. -No hay espacio para vomitar aquí, así que baja sin mirar abajo- decía Terrance molestándolo. -¿Y que tal si tropiezo?- Preguntaba Mike. -Demonios, ¡cállate!- Decía el elemental, que estaba en frente de todos -Ya casi vamos a llegar, es el siguiente nivel-. -Bien, ¿allí llegamos directamente a la biblioteca?- Preguntaba Terrance. -Así es, pero es muy grande, el artefacto puede estar en cualquier lado, si es que está allí- Decía el elemental. Entonces el grupo finalmente llegó al nivel en donde se encontraba la biblioteca. Era otro mundo, un mundo basto de sabiduría e información que había quedado en el olvido, el grupo apenas quedó petrificado ante tal maravilla. -Raoys, nos vamos a demorar un siglo en encontrar el artefacto- decía Terrance asombrado de ver la inmensa habitación. -Muy bien veámos el mapa veremos qué querrá decir los puntos que parpadean- Decía el elemental haciendo esto mientras Terrance y Mike lo analizaban. -Muy bien estamos acá- Decía el elemental señalando la entrada de la escalera. -Hay otras entradas, ¿esas a donde llevan?- Preguntaba Terrance. -Humm, yo sé a donde no- Dijo el elemental, entonces este cerró el mapa y dijo: -Siganme- mientras comenzó a moverse a la izquierda de la biblioteca, al mismo tiempo miraba el número de cada estandarte, hasta que llegó al 534G-24 (un número pequeño, ¿no?). -Muy bien, acá necesito algo de fuerza- Dijo el elemental. -¿Qué haremos?- Preguntó Mike. -Vamos a mover esta cosa, ustedes dos allá y yo acá solo- Decía el elemental cuando se paraba a un extremo de una gran librería, a continuación . -A la cuenta de tres, moveremos esto hacía adelante- Decía el elemental -Uno, dos... tres-. Entonces el grupo movió esa librería gigante hacia adelante, mostrando lo que se encontraba adentro. -Horno, iguana...- Estaba diciendo Phil hasta que vieron la luz y voltearon allí. -¿Qué diablos hay ahí?- Preguntaba Mike al otro lado del estandarte, ya que no podía ver. -¿Nos extrañaban?- Decía Terrance. -Uff, no me creerán, luchamos contra un bicho gigante bien feo- Dijo Phil entusiasmado. -Sí, la verdad si me imagino. ¿Estaban jugando a decir palabras del abecedario?- Decía Terrance casi tumbándose de la risa. -Ehm, no, no es lo que parece...- Se defendía Phil. -¿En esos casos que hubieses hecho tú?- Decía Suomi sonrojada ante tal pena. -No sé, jaja, tal ves averiguar una forma de atravesar ese obstáculo- Decía aún riéndose Terrance. -Eso hice, pero me cansé, y no hubo de otra- Dijo Michigun, del fondo apareció Khaz, quien con una pequeña sonrisa en el rostro salió del pasillo -Nuestros caminos convergen- decía. -Bueno bueno, sí así es, siempre es así- decía el elemental algo enfadado, como de constumbre -y tu verdoso amigo, deja de reírte- refiriéndose a Terrance, quién estaba en el suelo riéndose. -Jaja. Si señor- Decía Terrance tratando de aguantar el ataque de risa. -Bueno ahora sí, veamos el mapa y encontremos el artefacto- Decía Khaz. -No hay mucho que ver- decía el elemental poniendo el mapa en en suelo. -Es el plano de este lugar- decía Mike entrecortado observando el mapa, dándose cuenta, junto al resto, que en realidad el mapa no decía nada. -Hay que buscarlo, debemos dividirnos- decía el elemental -veo que el grupo se redujo, pero no importa, nos dividiremos en dos, uno que revise toda la zona norte decía señalando el mapa y otro la zona sur- decía. -Pero si esto es enorme- decía Suomi observando el gigantesca entructura. -No importa, estoy seguro que está acá- decía el elemental cerrando el mapa. -Muy bien, ¿y cómo serán los grupos?- decía Terrance. -Creo que deberá ser mejor tres grupos, para que el tercero revise toda esta zona (la zona central) y así sea más rápido, porque con solo dos nos demoraremos una eternidad buscándolo- sugería Khaz. -Es cierto, está bien, yo iré solo y ustedes organícense, yo revisaré esta zona- decía el elemental, quien acto seguido comenzaba a revisar entre las estanterías más cercanas. -Bueno, es mejor movernos rápido, Suomi, Khaz y yo nos vamos a la zona norte, y ustedes tres a la sur- le decía Michigun a Mike, Phil y Terrance. -Está bien, como sea- decía Terrance, quien acto segudio con una seña ordenaba a los chicos moverse junto a él.

-No creo que encontremos esa cosa, ¿no has visto el tamaño de estas estanterías?- decía Phil observando las grandes y largas librerías que dividian en decenas de pasillos la biblioteca. -No se preocupen, nosotros encontraremos el artefaco, esté o no en esta zona de la biblioteca- decía Terrance caminando a la delantera. -¿No sería bueno ir revisando las estanterías?- preguntaba Mike observando la que se encontraba a su derecha -por cierto ¿qué pueden escribir estas criaturas?- decía acercándose y mirando los libros escritos en lenguas extrañas. -Yo que sé, sobre lo hermoso del plano, sobre las otras guerras elementales, sobre las leyendas- decía Terrance. -Es interesante- decía Mike, quien caminaba a la par que miraba los cientos de libros que habían en una sola fila de la libreria. -Muy bien, esperemos acá- decía Terrance parando al final del pasillo, el pasillo 24. -¿No tenemos que buscar esa cosa?- preguntaba Phil. -Si quieres busca tú, yo me quedaré acá, ese tonto elemental cree que se la sabe todas- decía Terrance apoyándose en la columna de la izquierda, la que apoyaba el muro. -¿Qué? ¿qué crees? ¿que aparecerá así de la nada?- le decía Phil sorprendido. -Bueno, ni si quiera sabemos cómo es, a lo mejor tiene forma de libro, no se sabe- decía Terrance -¿Ya terminaste de buscar?- preguntaba dirigiéndose a Mike, quien ahora estaba revisando libros de la libreria del frente, la de su izquierda -esto es fascinante, si tu leyeras no serías así- decía Mike, quien irónicamente nunca había leído un libro completo. -No lo creo mocoso, ¿para qué leer? si los enemigos no se rendirán si le citas un capítulo de Ignition- decía Terrance desenfundado su espada. -Bueno, pero si todos lo hicieran no habría guerra para empezar- decía Phil. -Sí como no, mira esta biblioteca, y ahora estamos en una super guerra- decía Terrance en el instante en el que un libro en lo alto de la estantería que estaba a su lado caería, cosa que no le dió mucha importancia. -Hey, esto no está en una lengua extraña- decía Mike levantándolo. -¿Entiendes lo que dice?- le preguntaba Phil haciéndose a su lado. -Tratado sobre la alquimia dice- leía Mike. -Es curioso que haya libros de distintas lenguas, también lo es que casi todos los elementales hayan aprendido la nuestra- decía Terrance, quien seguía apoyado en la columna. -Es curioso que este libro haya caído así como así- decía Phil, en ese instante se cayó otro libro, justo el que estaba al lado del ya mencionado, llamando ahora sí la atención de Terrance, quien guardaría la espada e iría a ver. -son solo tres bombos que exprimen tu alma- decía Terrance citando el recuerdo de Lordomor, que curiosamente él no había visto. -¿Qué?- preguntaba Mike confundido, quien todo el tiempo miraba allí arriba. -Es un fragmento de la única pieza conocida del poema del artefacto- decía Terrance mirando el hueco en donde debían estar los dos libros. -¿Y eso qué?- preguntaba Mike quien seguía mirando allí. -No lo sé, solo lo recordé- decía Terrance. Entonces el vórtice salió del hueco y se paró en el aire, al mismo nivel de altura de donde había salido. -Lo tenemos- decía Terrance mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro. Acto seguido el vórtice comenzó a moverse por el pasillo, hacía el norte, de donde venían, -vamos no hay que perderle el rastro- decía Terrance casi corriendo detrás, aunque el vórtice no se moviese tan rápido, el grupo fue detrás de él, quien al llegar justo a la mitad de la sala, en donde estaba la entrada a la fosa, cambiaría su curso y ahora tomaría el pasillo que giraba al este, -No le perdamos de vista- recalcaba Terrance en su apuro por seguirlo. El vórtice llegó al pasillo 6 y de allí volvió a tomar el camino hacía el norte, en donde chocaría, unos metros más adelante, con una columna puesta enmedio del pasillo. -No la pierdan- decía Terrance esquivando la columna, pensando que el vórtice la había atravesado -ya no está- decía del otro lado. -Se metió en la columna- decía Mike. -¿Qué significa?- preguntaba Phil. -Significa que hay que tumbar esta columna- respondía Terrance desenfundando su espada. -¿Qué haces?- interrumpía el elemental, quien justamente en ese instante estaba pasando del pasillo 5 al 6. -Aquí adentro está el artefacto- decía Terrance. -¿Qué?- preguntaba el elemental sorprendido y algo enojado, ya creía que Terrance estaba loco. -El vórtice entró a la columna- decía Phil. -¿Qué vórtice?- preguntaba el elemental, aún más desconcertado. -No hay tiempo para explicar- decía Terrance, quien acto seguido lanzaba un gran golpe con la hoja de la espada provocando fractura en la estructura de la cilindrica columna. -¿Qué rayos haces?- preguntaba el elemental corriendo hacía el lugar -deberías saber que estas columnas mantienen en pie esta biblioteca- decía. -No importa, aquí adentro está el vórtice- dijo Terrance, que sin esperar volvería a golpear la columna, haciendo que parte de esta cediera.

Por su puesto, el grupo saltó esquivando los restos de lo que parecía ser piedra sólida cayendo de lo que fue la columna, pero, aunque el vórtice si estaba allí, no lo estaba el artefacto. -¡¿Qué demonios?!- exclamaba el elemental viendo el vórtice y la columna destruida. -¿Qué?- exclamaba de igual forma Terrance al ver la ausencia del artefacto, casi que inmediatamente el vórtice se devolvió por el pasillo hacía el sur. -No lo pierdan de vista- decía Terrance corriendo detrás, pues esta vez el vórtice iba más rápido que antes. -¿Qué ocurre?- preguntaba el elemental, quien corría detrás junto a Mike y Phil. Nuevamente el vórtice llegó hasta la mitad de la biblioteca y, a diferencia de la vez pasada, esta vez tómo hacía el oeste, llegando hasta el pasillo 18 y se dirigió nuevamente hacía el norte, en donde había otra columna y, como la vez pasada, volvería a entrar a esta. -Otra vez- decía Mike exhausto. -Bueno, no hay de otra- decía Terrance desenfundado su espada. -¡Espera!- exclamaba el elemental. -¿Qué ocurre?- decía Terrance, igual de cansado que el resto. -No podemos romper más columnas, en cualquier momento esto se va a caer- decía el elemental advirtiendo lo obvio. -No hay de otra- respondía Terrance, quien, del cansancio, apenas podía mantener la espada levantada. -¿Qué está ocurriendo?- preguntaba el elemental -¿Qué era eso?- preguntaba refiriéndose al vórtice. -Deberías saberlo- le respondía Terrance agotado. A continuación aparecían Khaz, Suomi y Michigun del norte preocupados -¿Qué ha ocurrido?- preguntaba Michigun refiriéndose al gran estruendo de la columna anterior. -El vórtice nos ha llevado de columna en columna- respondía Terrance, quien parecía ya respirar mejor. -¿Está adentro?- preguntaba Khaz observando la gran columna. -Sí, pero no la vamos a destruir, ¡qué locura!- decía el elemental. -¡Apartense!- gritaba Khaz, quien ya se había apartado un poco, y en seguida lanzaría una gran bola de fuego a la base de la columna. -¡¿Qué rayos hacen?!- exclamaba el elemental, quien apenas se había tirado al suelo, ya en ese instante se empezaba a escuchar crujidos, seguramente del techo de la biblioteca. -Seguramente está acá adentro- decía Michigun entrando por el hueco en la columna. -Es sólida, ¿qué rayos vas a ver?- decía el elemental aterrado y desconcertado. -Es cierto, ¿más o menos a qué altura estaba el vórtice?- preguntaba Khaz volviendo a dar unos pasos atrás, entonces, y con un Michigun fuera de peligro, Terrance le indicó la altura en la que estaba el vórtice y Khaz volvería a lanzar una bola de fuego, acto que terminó de derrumbar la columna.

Cuando el polvo se esparció, tanto como para dejar ver, todos observaron al vórtice, pero no al artefacto, otra vez. -¡¿En serio están locos?!- exclamaba el elemental -¡esta cosa se va a caer!- decía mientras se oían más y más crujidos. -¿Qué demonios?- decía Terrance algo frustrado al ver que no aparecía el artefacto. -¿Nos está jugando una broma?- preguntaba Mike. -Ustedes me estan jugando una broma a mí, querían que los trajera para tan solo destruir este lugar- decía el elemental furioso, pero antes de que pudiese decir algo más, para desatar toda su furia claro, el vórtice se movió más rápido que nunca parando, nuevamente, en medio de la biblioteca, nuevamente tomaría hacía el este y pararía en el pasillo 12, justo en el centro de la biblioteca, y tomaría dirección hacía el sur. Cabe mencionar, que el grupo, esta vez, no estuvo ni cerca de alcanzar el vórtice, pero a lo lejos pudieron ver hacía dónde se dirigía. Una vez el grupo llegó al pasillo 12 dirección sur observó otra columna, esta mucho más grande que todas las anteriores, púes al rededor de esta las librerías se curvaban, tenía por lo menos el doble de diametro de las anteriores columnas. -Esto es una locura, no dejaré que estruyan esta columna, si esta se destruye, ahí sí que el techo se viene abajo- decía el elemental poniéndose en frente de todos, protegiendo la columna. -No hay opción- decía Khaz. -Claro que la hay, es manteneral intacta y salir de aquí, ustedes están locos, ¿qué rayos es ese vórtice?- preguntaba el elemental. -Es el brightshinestown- respondía Khaz. -¿Qué?- preguntaba el elemental sorprendido. -Así es, y ahora haste a un lado, vamos a destruir la columna- decía Terrance desenfundado su espada. -¡No!- respondía el elemental aferrandose a ella -no tienen idea de lo que hacen, aquí yace la mejor exposición de libros de este plano elemental, no pueden sepultar todo aquí- decía. -No hay otra opcioón- decía Khaz -ahora apártece-. -Claro que no, ustedes no entienden- decía el elemental, quien aún se aferraba a la columna. -Bueno, entonces usted yacerá acá con toda la exposición de libros, como quiera- decía Terrance apartándose. -Bueno, está bien, pero espero que sea cierto- decía el elemental entrando en razón y apartándose. -Bueno, aquí va- decía Khaz, quien acto seguido lanzaría una bola de fuego a la columna, esta vez más o menos a su altura, ni a la base, ni a la altura del vórtice.

Escenario 9: El Ser

De entre los escombros y el polvo producido un resplandor salió de dentro de la columna, ya que esta era hueca, en un momento en el que todos pensaban que era el artefacto, Khaz se acercó ahí y pudo observar lo que era un libro. -Está en una lengua muy antigua- decía leyendo la portada, puesto que él conoce el idioma de los elementales, sabía que ese no era. -¿No es el artefacto?- preguntaba Michigun acercándose. -No- decía Khaz con el libro en sus manos. -¡Lo sabía! ustedes solo querían ver como esto se destruía, merecen ser sepultados- decía el elemental completamente enojado mientras, como podía, puesto que estaba algo herido, caminaba hacía el sur, en donde estaba la entrada principal. -Aquí está- decía Khaz mirando justo debajo de donde había recogido el libro, tenía un color violeta con varios cristales incrustados y lo que parecía ser un orbe en el centro, en donde se podía observar lo que parecía ser el universo, o al menos eso veía Khaz. -Déjenme ver- decía el elemental regresando rápidamente. -Aquí está, no es un mito- decía Michigun asombrado, como todos. -Déjamelo ver- decía el elemental agarrando el artefacto, y en un momento de mucha confusión dijo -Deseo salir de esta fortaleza- y en un parpadeo desapareció.

Todos salieron del anesteciamiento producido por el asombro del ver el artefacto al ver cómo el elemental simplemente desapareció, y ahora, en un instante en el que todos se miraban con caras confusas, puesto que no tenían palabras para lo que acababa de ocurrir, el techo comenzó a caerse. -Es hora de salir de aquí, sigánme- decía Khaz, que parecía ser el único cereno. -¡¿Qué demonios acaba de suceder?!- exclamaba Terrance entre furia y desesperación a la par, que como todos, corría hacía la salida.

El grupo corrió hasta las escaleras, en donde, y como suele suceder siempre, estuvieron a salvo, por segundos, de quedar sepultados con la biblioteca. -¿Qué hacemos ahora?- decía Terrance exhausto. -Sabíamos a qué nos enfrentaríamos, fue nuestra culpa, nos quedamos asombrados ante el artefacto, y él nos engañó- decía Khaz, quien también recuperaba el aliento, como el resto del grupo. -¿Sabes salir de aquí?- preguntaba Michigun. -Sí, pero tendremos que salir por el mismo lugar en el que llegamos, espero recordar bien el camino- decía Khaz, quien comenzaba a subir las escaleras. Justo en ese instate comenzó a temblar nuevamente, pero esta vez era un estruendo muchísimo más fuerte, no parecía ser propiamente del templo, si no más bien del mismo suelo. -Debemos salir rápido de aquí- decía Khaz, quien hacía más rápido su paso. En el nivel superior, es decir, el tercero, el grupo paró ante otra réplica -Es muy fuerte- decía Michigun algo asustado. -Algo ocurre allí afuera- decía khaz mirando hacía lo alto de las empinadas escaleras -Debemos tener mucho cuidado, no querremos que los temblores nos hagan caer- decía finalmente, insinuando caminar más lento.

Los chicos, y el resto, subieron lentamente antes las réplicas al décimo nivel, donde se encontraba la gran sala -Bien, debemos atravesar esta cosa y después ir a la izquierda- decía Khaz.-Muy bien, ¿qué esperamos?- Dijo Suomi, con tan mala suerte que al poner pie para avanzar, justo en la mitad del salón unos grandes escombros cayeron, era otro temblor. -¡Demonios!- exclamaba Terrance. -¿Qué hacemos ahora?- Decía Phil temeroso. -Esperen lo pienso, no sé que hacer- decía Khaz pensando, evidentemente, qué hacer. -Bueno arriba hay una armería, si hay armas podríamos abrirnos paso por las ruinas- decía Mike recordando lo que les había dicho el elemental anteriormente. -No lo creo, eso desestavilizaría aún más la estructura de la fortaleza, ¡podría caer más rápido!- decía Michigun. -Así es, pero en la armería hay más cosas, vamos- decía Khaz volviendo a la escalera. -¿Qué más hay que nos podría servir?- decía Terrance caminando detrás con el resto del grupo. -Allí hay chimeneas, si aún no se han caído, podremos salir por allí- decía Khaz llegando a la escalera. Entonces, y sin objeciones, el grupo subió dos niveles hasta la armería elemental, la cual, como la biblioteca, era inmensa. -Los altos hornos están al fondo- decía Khaz corriendo hacía ellas. Mike se quedó maravillado al observar la estructura, las grandes columnas en forma de elementales sosteniendo el techo, todo con un gran detalle y una ejecución espléndida, por un momento había perdido la noción y había olvidado dónde estaba. No duró mucho tiempo y Mike volvió a ver la realidad, todos ya estaban en el otro lado de la gran habitación, que parecía más una línea de ensamblaje del mundo terrenal, más que a toda la tecnología que había visto hasta ese instante en ese basto mundo elemental. Mike corró atravesando las grandes cintas de transporte y máquinas extrañas nunca antes vistas hasta el fondo de la habitación, justo en el alto horno, en donde estaban sus compañeros. -Otro día habrá tiempo para ver realmente todas las cosas raras que los elementales tienen- decía Terrance, quien se había percatado de la llegada tarde de Mike -...no querrás morir acá-. -Bueno, hay varias cosas que considerar, uno, parece estar intacto, dos, no será facil escalar esto, es muy resbaladizo- decía Khaz observando por dentro de la ancha chimenea. -No es por ser pesimista, pero veo imposible salir por ahí- decía Terrance -y por esos también- añadía señalando las otras chimeneas que estaban al rededor de esta, pero que, a diferencia de la del alto horno, eran tan angostas que ni partiéndose a la mitad cabian ahí. -¿Este lugar no tiene ventanas?- decía Suomi mirando las paredes. -A lo mejor sea porque el exterior de la fortaleza está destruido que no se podía ver, pero una de las peculiaridades de estos lugares es la ausencia de ventanas- decía Khaz, quien estaba aún metido en la chimenea, en ese instante Mike observó una gran farola en medio de la habitación, que emanaba una luz tan potente como para lograr mantener todo el lugar perfectamente claro. -Sí, estaba claro, no se puede escalar por acá- decía Khaz saliendo de la chimenea. -¿Y ahora qué hacemos?- preguntaba Phil angustiado, como todos. -Tengo una idea muy loca- decía Khaz. -¿Y cuál es?- preguntaba Terrance, sin dudas, el más cansado del grupo. -En las pocas veces que estuve acá, aprendí el funcionamiento de esta cosa- decía Khaz -en estos hornos se reforjaban algunas armas, pero no utilizaban fuego, si no vapor hirviendo- explicaba mirando las rejillas en donde estaba parado.-¿Vapor hirviendo?, ¿qué pretendes hacernos?- Preguntaba Suomi aterrada. -Desde luego, no quiero hacer cubo al vapor- decía Khaz, por supuesto, hacíendo reir a Mike. -Cállate tonto- le decía Terrance con algo de enfado. -El vapor nos hará subir lo suficiente como para salir de acá, ahora, debemos regular su temperatura- decía Khaz saltando del horno al suelo, donde estaban todos. -¿Y dónde se hace eso?- preguntaba Michigun justo en el instante en el que otro temblor sacudía el lugar -y debemos ir hacerlo rápido- añadía. -Bien, es simple, justo tres niveles abajo de acá están las calderas, seguramente los sistemas acuíferos y de gas están desactivados, si es que no están destruidos, vayan y véan cómo activarlos, nsotros nos quedaremos acá tratando de leer las instrucciones de cómo funciona esta cosa- decía Khaz, ordenándoles ir a Mike, Phil y Terrance a las calderas. -De acuerdo- decía Terrance, quien parecía tener tres pulmones.

Entonces los chicos se devolvieron a las escaleras -¿Por qué siempre me toca ir con ustedes?- decía Terrance fastidiado -pareciera que me quisieran castigar- añadía casi riéndose. -Bueno, nosotros tampoco estamos muy cómodos con ir contigo- decía Mike. -Oh, tienen suerte de ir conmigo, si fueran con Michigun o Suomi estarían perdidos- decía Terrance justo en el instante en el que comenzaban a bajar por la escalera. -No lo creo- respondía Phil -con ellos salimos de la otra fortaleza cuando llegamos- explicaba. -Pues claro, ellos conocen muy bien la fortaleza de obsidium, pero si fuera otro lugar, estarían más que perdidos- decía Terrance bajando ya un nivel. -La sala mística- murmuraba Mike mirando la entrada a dicha habitación pero sin darle mucha importancia. -Si, uohh- exclamaba Terrance en forma burlona -tanto misterio para qué, después de todo aquí solo entraban los elementales o algunos cubos lamebotas, como Khaz- decía. -Si estuviera él acá no dirías eso- decía Mike -no tendrías las agallas-. -¿Tú qué sabes?- le respondía Terrance algo sonrojado. -Bueno, claramente él es el líder- respondía Phil mientras pasaban por el nivel diez, donde estaba el gran salón. -¿Y qué? le he dicho cosas peores a Roberto en su cara y mírame, estoy aquí- decía Terrance, justo en ese momento, y hasta llegar a las calderas se callaron todos. -Es extraño que todo esto sea de los elementales de cristales- decía Phil mientras entraban a la habitación que, a comparación con la armería y la biblioteca, era mucho más pequeña -pues utilizan cosas de otros elementales, como el agua, el fuego, el aire, lo terráneo, todo eso.- explicaba. -Claro, es que los cristales son híbridos de los terráneos, por qué crees que ahora parecen así- respondía Terrance caminando entre grandes tanques. -Mmm, sí, en realidad no había pensado eso, ¿por qué si son elementales de cristal no son completamente cristal?, ¿por qué también son piedra y cristal?- preguntaba Phil. -Yo que sé, solo cállate y hagámos esto- le respondía Terrance caminando a lo que parecía ser el caldero principal. -¿Y qué hacemos? no sabemos leer este idioma- decía Mike mirando la leyenda del caldero, que estaba en una lengua extraña. -Es fácil, ¿ven esa llave de agua?- les decía Terrance a los chicos señalándo un tubo de agua con una llave. -- decía Mike acercándose junto a Phil. -Ábránla- decía Terrance, por lo que los chicos lo hicieron, la abrieron. -No sale nada- decía Phil. -Esta bien, vamos a ver- decía Terrance abriendo una de las tres llaves que estaban en el caldero. -¿Debería pasar algo?- preguntaba Mike haciendo referencia que no salía agua. -Claro que sí tonto- respondía Terrance abriendo en seguida la segunda llave. -Aún nada- decía Mike. -¿Y ahora?- decía Terrance abriendo la última. -No sale nada- decía Phil. -¡Demonios! debe haber algo que esté interrumpiendo el paso de agua- decía Terrance. -Y ¿por qué estás seguro de que ese es el sistema de agua?- le decía Mike dejando el lugar con la llave abierta. -Bueno, debe serlo, está justo en medio- decía Terrance, quien en ese instante observó una puerta a su izquierda -vengan- decía. Entonces el grupo caminó hacía la puerta, que estaba cerrada -Esta puerta debe llevar al verdadero sistema acuífero- decía Terrance -apártense- decía justo desenfundado su espada, a continuación un gran golpe derribaría la puerta, revelando así una escalera -vamos a ver- decía.

El grupo bajó por estas escaleras que, al igual que la anterior, era también de caracol. -Que rayos...- Decía Mike quedando perplejo al llegar abajo, era un gran salón con todo tipo de mecanismos, en donde cada cosa funcionaba gracias a otra, era un sistema muy complejo con muchos engranajes, palancas y péndulos. -Bueno, tendremos que ver cómo demonios hacemos funcionar esto- Decía Phil. -¿No podrían simplemente poner básculas, tubos y llaves?- decía sarcásticamente Mike. -Su forma de pensar es algo extraña- respondía Terrance camimando hacía lo que parecía ser un pozo con agua. Antes de que se les ocurriera decir alguna otra estupidez volvería a temblar. -¡Demonios!, tenemos que poner a funcinar esta cosa- recalaba Terrance. -Bueno, pero entonces déjame ver cómo diablos está diseñada esta cosa- decía Phil mientras observaba cada rincón del salón. Lo primero que se observaba era el gran pozo del medio, en donde se encontraban enormes cantidades de agua, de la parte superior salía un pequeño molino que, funcionando por la misma corriente de agua, hacía mover una pequeña cortina de piedra, quien abría otra puerta en donde cruzaba más agua, este líquido se movía por un laberinto, que en su final llevaba a un gran tubo central, este último cerrado. -Bien, ¿cómo demonios abrimos ese tubo?- Preguntaba Phil. -Debe haber por algún lado instrucciones- decía Mike. -Eres más tonto de lo que creí, si hubieran instrucciones, nosotros no la entederíamos- decía Terrance ya enfadado de su estupidez. -Lo siento estoy algo cansado, así no sirvo- decía Mike excusandose y haciéndose el cansado, aunque bueno, si lo estaba. -Miren, veo que en el sistema que abre el tubo hay unos ganchos, esos ganchos no sostienen nada, seguro allí debemos poner las piezas correctas para que el sistema completo funcione- decía Phil señalando y llendo hacía el sitio donde se debía abrir el tubo. -Ah ya- exclamaba Terrance sorprendido y algo humillado, porque el chico amarillo lograba entender el sistema mientras que él parecía estar solo interesado en molestar a Mike, como de costumbre de hecho. -Creo que debemos usar esas cajas y esas poleas para mover todo- decía Phil señalando unas cajas grandes que se encontraban tiradas al lado de la escalera de donde habían llegado y unas poleas muy cerca a los ganchos, terminado de decir esto volvería a temblar. -Bueno, al no haber más opciones, intentemos eso- decía Terrance mirando hacía arriba. -Muy bien, analicemos, si ese gancho está más abajo, debemos subir la caja más pequeña- dijo Phil observando el mecanismo, y aunque Terrance parecía enteder lo que proponía, Mike estaba supremamente perdido, se había quedado en la parte de las cajas, si apenas las miraba con extrañez -entonces movamos esa caja a la primera polea, y subámosla- decía Phil haciendo eso mismo con Terrance moviendo la caja más pequeña que era un poco más pequeña que los cubos. Acabado de mover la caja y subirla a través de la polea, el grupo prosiguió a analizar la segunda. -Bien, la segunda polea está más arriba, eso quiere decir que es una caja más grande, pero tiene un gancho un tanto diferente al resto, entonces veamos cual es la caja que tiene el encaje diferente- dijo Phil, acto seguido el grupo empezó a mirar, pero resulta que ninguna caja coincidía. -¿Qué hacemos?- decía Mike que ya lograba entender lo que estaban haciendo. -Debe estar en algún lugar, la pregunta es donde- decía Phil mirando hacía su alrededor. -Está aquí- Respondía Terrance justo en el borde del pozo, señalando la caja apenas flotando. -¿cómo la sacaremos?- Preguntaba Mike acercándose. -Necesitamos una soga- Respondió rápidamente Phil, entonces cuando se disponían a sacar la caja con la soga, apareció otro temblor, esta vez más fuerte y más constate. -No, debemos hacer esto más rápido- Decía Terrance -Si hacemos esto hasta completar el puzzle vamos a morir sepultados aquí-. -¿Qué propones?- Preguntaba Phil. -Subanme a mí y yo mismo abro esa cosa- Respondió Terrance. -¿Estás seguro?- Preguntaba Phil, pero antes de que Terrance asegurara, tembló una vez más -Bien entonces súbete rápido en la última polea y te subimos-. Entonces Terrance se subió en la última polea, la que estaba más cerca del tubo, y en la parte inferior Mike y Phil lo subieron. -¿Qué hay allí?- Preguntó en la parte de abajo Mike. -Hay un botón- Respondió Terrance -realmente es un pulsador, toca que alguien se quede aquí sosteniéndolo para que se quede abierto el tubo, de otra forma se cerrará-. -Intenta a ver si el agua sube- Decía Phil. -No pasa nada- Respondía Terrance, al probar manteniendo el pulsador - solo se abre, pero creo que hay que hacer otra cosa para que el agua suba-. Phil entendió rápidamente -Quédate tocando el botón- le dijo a Terrance. -De acuerdo- decía Terrance. Entonces Phil corrió por las escaleras de nuevo arriba al caldero y volvió a abrir las llaves que Terrance había abierto, allí observó que al abrir la segunda comenzó a salir agua en la llave que habían dejado abierto con Mike, lo habían conseguido.

-Está hecho- dijo Phil abajo nuevamente con los chicos. -Sí eso veo- decía Terrance, quien a través de oprimir el botón podía sentir la vibración del agua ascendiendo por el tubo. -¿Ahora qué?- preguntaba Mike. -Deben encontrar la forma de que el agua llegue fría al alto horno, eso debería ser muy sencillo, en teoría- decía Terrance allí arriba pulsando el botón. -¿Tú te vas a quedar ahí?- le preguntaba Mike. -Claro tonto, alguien tiene que hacerlo, o el agua deja de fluir- decía Terrance. -¿Y cómo saldrás de acá?- le preguntaba Phil preocupado, por supuesto. -No importa ahora, yo me ocuparé de eso luego. Ahora, deberán ir arriba y probar con cual de las dos llaves restantes se enciende una llama, si ninguna lo hace, es que el sistema de gas está desactivado, que es lo que creo- explicaba Terrance. -¿Y si está desactivado no importa verdad?- le preguntaba Mike. -Exacto, si está desactivado no hay forma de que el agua caliente, pero si sí enciende la llama, deben cerrar esa llave, así de simple- decía Terrance en el instante en que volvía a temblar -ahora corran ya-. -¿Cuanto tiempo estarás ahí?- le preguntaba Phil. -Estaré acá cinco minutos, tienen cinco minutos para ir y hacer eso y salir de acá- decía Terrance. -Está bien- decía Phil corriendo por las escaleras hacía las calderas. -Espero verte pronto- le decía Mike antes de subir. -Seguro nos veremos- respondía Terrance, en ese instante Mike se voltería y correría al piso de arriba. -Bien, ¿cuál es la llave que abre el agua?- preguntaba Mike a Phil, quien ya estaba allí. -La segunda, pero ya probé la primera y la tercera, y ninguna genera una llama- decía Phil dejando la caldera. -El sistema de gas está desactivado, vamos rápido arriba tenemos cinco minutos para salir- decía Mike quien comenzaba a correr a las escaleras principales para subir al nivel de la armería.

Ya arriba los chicos volvieron con Khaz, Michigun y Suomi. -¿Ya activaron todo lo que tenían que activar?- preguntaba Khaz. -¿Y Terrance?- preguntaba Suomi en seguida, antes de que alguno pudiera responer la primera pregunta. -Está hecho, el sistema acuífero funciona perfectamente, y con respecto a Khaz..- decía Mike exhausto - él se quedará activando el sistema de agua, pues alguien tenía que quedarse para dejarlo activado- decía. -¿Se quedará aquí?- preguntaba Suomi aterrorizada. -No, él sabe lo que hace, ahora, para que sea más seguro saldremos de dos en dos- decía Khaz, que parecía no importarle. -¿Por qué estás tan seguro?- le preguntaba Suomi. -Los primeros en salir son Mike y Michigun, luego Suomi y Phil, y por último yo, le dejaré una señal para que sepa que ya salimos todos- decía Khaz. -De acuerdo- decía Suomi algo más tranquila. -Súbanse- dijo Khaz y en seguida Mike y Michigun se subieron al horno. -¿Seguro que desactivaron el calor del agua?- preguntaba Khaz un instante antes de encender la máquina. -¡Sí, haslo ya!- decía Mike casi gritando, pero era por los nervios, no sabía si sí iba a funcionar ese plan y la espera lo estaba matando. -De acuerdo, ahí va- entonces una gran ola de agua salió por las rejillas y expulsó con gran fuerza a Mike y Michigun del recinto. -¿No era vapor?- preguntaba Suomi. -El vapor es la misma agua pero a altas temperaturas, como no está calentado, está sacando chorros directo de agua- decía Khaz muy tranquilo mientras apagaba la máquina. -Está bien- decía Suomi mientras se subía y ayudaba a Phil a subirse. -Bueno preparados, listos, ya- decía Khaz casi indiferente a todo lo que ocurría parecía demostrar total desprecio a todo. Una vez pasado unos cuantos segundos, Khaz desactivó el aparato y quitó la rejilla, y apresurádamente salió de la armería hasta la zona de calderos, en donde, al ya saber el lugar, al digirse al sistema acuífero encontraría a Terrance. -¿Todo bien allí?- le preguntaba. -¿Qué rayos hace acá?- le preguntaba Terrance. -Vine para asegurarme de que sabías lo que hacías- le respondía Khaz muy sereno, como siempre. -Por supuesto que sí, debe irse ya- le decía Terrance. -Está bien, espero que eso que estás buscando lo encuentres rápido, porque afuera se está armando una grande- decía Khaz sonriendo. ¡Qué miedo! -¿Qué? ¿cómo sabe que estoy buscando algo?- le preguntaba Terrance más de asombrado, aterrado. (recordar que estaba de espaldas y no le veía la sonrisa, si fuera así, directamente se moriría del miedo) -Tu sabes la otra salida, o si no, p¿or qué te quedarías acá?. Bueno, no importa, no te demores acá y espero que sepas lo que haces- le decía Khaz -por cierto, dame un minuto para subir y salir, nos vemos allá afuera- decía finalmente volviendo a la armería y saliendo de la fortaleza.

Terrance se quedaría petrificado, estaba aterrorizado, y aunque trató de contar el minuto, realmente el tiempo pasó más rápido y se quedó allí más de cinco minutos tratando de entender lo que había ocurrido. Una vez volvió en sí saltó de la plataforma donde estaba y subió rápidamente a las calderas para cerrar la llave. Varios temblores le detuvieron antes de subir dos niveles hasta la sala mística, era una sala no muy grande como la biblioteca, pero tampoco tan pequeña como la caldera, era término medio de los dos, con un órbe en medio que emanaba una luz morada, la cual mantenía iluminado el lugar; en las paredes de los lados parecían haber ventanales de colores los cuales solo eran pura decoración para añadír más místicismo al lugar, claro. Terrance se dirigó hacía el fondo, en donde había una colección de libros completamente distintos a los vistos en la biblioteca, estos eran mucho más grandes y parecían ser de piedra, no cualquier cubo podía levantarlos por supuesto. Terrance estuvo allí unos segundos observando los libros hasta que al final pareció encontrar el que buscaba, uno de dos mil quinientas hojas de hoja de diamante, cuya portada era de roca sólida pintada de violeta. Terrance como pudo lo sacó de la estantería y lo dejó en el suelo, después de esto se dirigió a la derecha y observó un cofre, que al abrirlo no tenía nada más que una bolsa, la cual no parecía ser nada interesante además de su cubierta con fibras de distintos cristales. Terrance la sacó y se devolvió a donde había dejado el libro y, tras otro temblor, que tumbó el orbe de su habitáculo, metió el libro como pudo a la bolsa, la cual era ilusoria, pues desde fuera parecía ser pequeña, pero por dentro podían entrar más de un cubo.

Terrance sacó de adentro de la bolsa un cinturón, como si supiera que éste existía, y en seguida se aseguraría a él junto con la bolsa. A continuación, se puso en el habitáculo donde debería ir el orbe y en seguida un haz de luz proveniente del suelo le atravesó, un instante después, Terrance desapareció.

Escenario 10: La Traición

Un gran estruendo despertó a Mike, quien estaba tirado en el suelo a unos metros apenas de la fortaleza, había estado inconsciente todo este tiempo con el resto del grupo. Era la caída de una de las torres de apoyo de la fortaleza, que, por los temblores, había caído. -Despierta Phil- le decía a Phil, quien estaba a unos metros de él, también inconsciente. -¡Despierta!- le replicaba casi a grito, estaba algo lástimado, pero aún así lograba moverlo con gran fuerza. -¿Qué ocurre?- decía Phil entrecortado, despertando. -¿Estás bien?- le preguntaba Mike ayudándolo a parar. -Me duele algo el trasero- respondía Phi con molestia -¿dónde está el resto?- preguntaba Phil mirando a su alrededor, igual que Mike. -No lo sé, ese plan de salir de allí fue un poco arriesgado- decía Mike adolorido. -Sí, pero no había de otra- decía Phil que, como podía, comenzaba a caminar hacía el bosque. -¿A dónde vas?- le preguntaba Mike. -Hay que buscar al resto- respondía Phil dándose la vuelta. -No deben estar muy lejos- decía Mike. -¿Crees que se hayan despertado ya y se hayan olvidado de nosotros?- preguntaba Phil volviendo con Mike. -No lo sé, pero no lo creo, busquémoslos- respondía Mike caminando por los alrededores del templo.

Los dos llegaron al camino principal, por el cual habían llegado anteriormente a la fortaleza -¿Cuanto tiempo habremos estado inconscientes?- preguntaba Mike observando la entrada destruida. -No tengo la menor idea, pero supongo que fue bastante tiempo- decía Phil detrás de él. -¿Cómo habrá salido Terrance?- preguntaba Mike, quien observaba con gran detalle las ruinas de la entrada. -¿Crees que pudo salir?- preguntaba Phil. -- respondía Mike quien era interrumpido en ese instante por Terrance, que estaba detrás suyo, en el camino -¿Perdidos?- decía. -¡Terrance!- exclamaba Mike alegrándose. -¿Cómo saliste de ahí?- preguntaba Phil también alegre de ver a alguien más. -Eso no importa, debemos ir al poblado ahora- decía Terrance tomando el camino al poblado. -¿Y el resto?- le preguntaba Mike apresurando el paso para alcanzar a Terrance, igual que Phil. -Deberían estar allá- decía Terrance en el instante en el que otro temblor sacudió el suelo. -¿Qué está ocurriendo?- preguntaba Phil ya fastidiado con los temblores. -Ya lo averiguarán- respondía Terrance, quien caminaba al frente del grupo. -¿De dónde sacaste esa mochila?- le preguntaba Mike al ver la bolsa que cargaba Terrance, la que había sacado de la fortaleza. -La encontré, así será más fácil llevar provisiones- respondía Terrance, que todo el tiempo había estado completamente serio, por lo que el grupo caminó hasta el poblado en silencio.

El grupo volvió al poblado, en donde, justo en la tarima principal se encontraba Michigun con Suomi. -¿Dónde estaban?- preguntaba Michigun corriendo hacía ellos con molestia. -Estabamos a un lado de la fortaleza, estabamos inconscientes- respondía Mike molesto, pensando en que ellos lo habían dejado solo junto a Phil. -De acuerdo, error nuestro, no registramos por completo el perímetro- decía Michigun volviendo, con culpa por supuesto -creímos que se habían ido hacia el bosque- decía. -¿En donde está Khaz?- preguntaba Terrance, quien parecía también hasta ahora volver. -Se fue a buscar al elemental- respondía Michigun sentándose en un desnivel. -¿Y tu como hiciste para salir?- le preguntaba Suomi a Terrance saltando de la tarima. -No hay tiempo para explicarlo, ¿si saben lo que está ocasionando esto? ¿verdad?- decía Terrance abriendo la bolsa. -¿Por qué? ¿tu lo sabes?- le preguntaba Michigun observando con inquietud la bolsa. -No, pero creo que lo intuyo- respondía Terrance. -¿Qué intuyes?- le preguntaba Khaz, quien parecía haber salido de la casa en donde estaba el elemental. -Hay que volver ahora al puente- decía Terrance caminando hacía el sur, donde estaba el puente. -Espera- le decía Khaz interrumpiendo su paso. -¿Allá está el elemental?- le preguntaba Khaz. -Tu sabes que sí- le respondía Terrance. Por supuesto, los chicos estaban completamente confundidos, ¿era otra corazonada? no entendían muy bien por qué Terrance intuían eso, y por supuesto todo el ambiente de misticismo estuvo presente ante todo lo que involucraba a Terrance, ¿cómo había salido de la fortaleza?, ¿por qué tenía esa bolsa?, ¿por qué estaba tan confiado de que el elemental estuviera en el puente?. -¿Quién es el segundo al mando acá?- preguntaba Khaz ante la presencia de todos los elementales. -Yo- respondía un pequeño elemental, algo tímido, era Etzer -soy el discípulo de Vipirin- decía. -¿Quién es vipirin?- preguntaba Mike a Phil, en voz baja claro. -No lo sé- le respondía Phil. -¿Sabes algo de pelea?- le preguntaba Khaz. -Bueno, todos acá sabemos- respondía Etzer. -Estupendo, todos, síganme- decía Khaz llendo al camino que lleva al puente. Desde luego, ningún elemental se inmutó, los únicos que caminaron con el, fueron los cubos presentes, pero ningún elemental le hizo caso alguno. -Tenemos que ir- decía Etzer el voz alta, y a continuación los elementales desenfundaron lanzas de cristal impresionantes -Genial- decía Mike con una sonrisa de emoción. -Vamos- decía Etzer caminando hacía el grupo de cubos.

El gran grupo de seis cubos y venticuatro elementales caminaron con destino al gran puente. El cielo se tornó gris oscuro y la lluvia se hizo presente minutos antes de llegar al destino -No había llovido en años- decía Etzer mirando al cielo. -¿En serio? ¿cuándo fue la última vez que llovió?- preguntaba Mike, a quien le parecía muy extraño ese fenómeno, pensándolo bien, se preguntaba cómo podía llover en el centro de la tierra. -Fue cuando los corruptos destruyeron el templo- respondía Khaz, quien a lo lejos podía ver una forma extraña en el cielo. -¿Qué es eso?- preguntaba Mike, quien también había visto la silueta peculiar en el cielo. -Van a ver- decía Terrance. Justo en ese instante una voz grave salió de la izquierda -¡¡Qué rayos hacen acá?!- y en seguida saltó de un matorral el elemental de nombre Vipirin. -¿Qué hace acá usted?- le preguntaba Etzer, acercándose a él. -Y mejor aún ¿por qué nos dejó allá adentro solos?- preguntaba Michigun con enfado. -Fue parte del trato- respondió el elemental, quien estaba tiritando, en parte del miedo y en parte del frío. -¿Dónde tiene el artefacto?- le preguntaba Khaz. -¿Sabes lo que pensaba hacer con él Etzer?- le preguntaba el elemental a Etzer. -Una cosa así nos volvería invensible- le respondía Etzer. -¡¿Dónde tiene el artefacto?!- le preguntaba Michigun, a quien la paciencia se le había agotado. -Lo dejé, esa cosa está maldita- decía el elemental volteando a ver el matoral del lado. -Usted pensaba que con el artefacto los corruptos no nos podría hacer nada- decía Etzer en el instante en el que Michigun caminó hacía el matorral de al lado, en donde estaba el artefacto. -Es cierto, pero me equivoqué- decía el elemental -tienen que irse, ellos me están buscando-. -¿Quienes?- preguntaba Khaz, en ese instante una gran bola de plasma se dirigió hacía este lugar. Por suerte, para los chicos, la velocidad de este les dio tiempo para saltar y esquivarla, menos para el elemental, quien estaba enredado en el matorral -¿Qué rayos fue eso?- preguntaba Mike asustado viendo el agujero provocado por la bola. -Es hora de luchar- decía Terrance corriendo hacia el puente.

Todos llegaron corriendo al puente y observaron en plenitud lo que les había lanzado la bola -¿Qué rayos es eso?- preguntaba Phil aterrado. -Es Windows, ustedes solo lo habían visto de forma digital- decía Terrance, en seguida empezaron a salir elementales de los alrededores, elementales corruptos. -Bien ¿Cómo se utiliza esto?- preguntaba Michigun observando como Windows lanzaba otra bola de plasma. -¡Corran!- gritaba Michigun dejándo caer el artefacto. Desde luego, todos pudieron esquivar la bola y en seguida empezó una batalla impresionante, nunca antes vista por Mike y Phil, quienes estaban ocultos entre los árboles. Fue allí cuando Khaz agarró el artefacto y apuntó hacia Windos y dijo -¡Desarma!- y a continuación Windows dejó de lanzar bolas de plasma y demás cosas que pudiese utilizar para atacar a los presentes. -Supongo que sí saben pelear- decía Terrance acercándose a los chicos con dos espadas. -Sí, algo- decía Phil nervioso. -Vengan- decía Terrance sacándolos de donde estaban escondidos y llevándolos con Khaz. -Van dos deseos, ahora es su turno- decía Khaz con el artefacto en sus manos. -¿Qué vamos hacer?- preguntaba Mike viendo como Michigun, Suomi y los elementales se enfrentaban con las grandes hordas de elementales corruptos a su alrededor. -Hay una razón por la que Windows está acá, sé como destruirlo- decía Terrance observando a Windows, quien estaba ahí inmovil, sin poder hacer nada. -¿Qué hay que hacer?- preguntaba Mike emocionado. -Esto no se lo pueden decir a nadie, a absolutamente nadie- decía Terrance, quien a continuación sacaba de la bolsa el cinturón y lo volvería a asegurar ante las miradas confusas de Mike y Phil. -Vamos a entrar a los cuatro módulos de windows, debemos destruir uno a uno para finalmente matar a Windows y así detener todo esto, ¿preparados?- decía Terrance. -Supongo- decía Mike. -- respondía Phil, quien estaba muy nervioso. -Suerte allí- decía Khaz, al cual, en ese momento, sus ojos se tornaron aguamarina, casi al tono de su piel. -Gracias- decía Mike. -Bien, vamos- dijo Terrance sujetando las manos de Mike y Phil y desapareciendo con ellos.

-¿Qué acaba de ocurrir?- preguntaba Mike, quien apenas podía darse cuenta que ya no estaba junto a Khaz. -Teletransportación, no se preocupen todo está bien- respondía Terrance guardando su bolsa. -Vaya, esta cosa es extraña- decía Mike al verse rodeado de números binarios que destellaban con un movimiento en las paredes cúbicas del lugar. -¿Qué tenemos que hacer?- preguntó Phil también impresionado por lo ocurrido. -Tenemos que atacar el núcleo- dijo Terrance, desenfundando su espada -pero antes, debemos destruir los cuatro módulos, para poder acceder al núcleo- decía. -¿Y cómo hacemos eso?- preguntaba Mike. -Debe estar por aquí- decía Terrance acercándose a una pared. -Es interesante estar dentro de un sistema computacional- decía Phil. -Dejen de decir tonterías, no es un sistema computacional- respondía Terrance, quien en ese momento tocó la pared y esta se tornó amarillo. -Es una compuerta- decía Terrance apartándose un poco, en seguida, y sin previo aviso, con su espada azotó la compuerta amarilla, solo para darse cuenta de la resistencia increíble de la misma -Necesito su ayuda- dijo Terrance mientras paraba el ataque, pero cuando Mike y Phil se acercaban a darle ayuda, de lo más recóndito y desde las entrañas del aparato se escuchó -¿Terrance eres tú?, ¡que demonios haces en mí!-. -Bueno, hace rato juraste destruirme, por lo que yo debo destruirte antes de que me destruyas- decía Terrace en voz alta. -Por favor, ¡tu amigo me paralizó!- decía Windows refiriéndose al deseo de Khaz con el artefacto. -Vuelves a sentirte como en la computadora del campamento verdad- decía Terrance de forma provocativa. -Agh, no me subestimes, afuera no puedo hacer nada pero adentro, ustedes están muertos- decía Windows. -Ya veremos, ¡chicos a la compuerta!- respondía Terrance ordenando destruir de una vez por todas la compuerta amarilla. En seguida Mike batió su espada con una fuerza tal, que comenzó a dar trompos con ella, rozando todas las paredes de la habitación y, para suerte de los chicos, parando antes que los hiriera. Fue allí donde se reveló la apariencia de las otras paredes, desde luego, el resto de paredes eran las otras tres compuertas. -¡Compuerta Verde!- gritó Windows, entonces de la compuerta verde salió un láser que se dirigía a un mareado Mike. -¡No conmigo acá!- Gritó Terrance, lanzándose justo adelante de Mike y utilizando su espada para bloquear el láser, acto seguido Phil enunció -¡Lo ibas a matar!- y se lanzó con un gran salto a la compuerta, deteniendo así el lanzamiento y provocando que del mismo saliera aceite. -¡Agh!- exclamaba Windows, mientras dentro de sí se podía escuchar cómo hacía corto circuito. -¿Están bien?- preguntaba Phil volviendo con Terrance y Mike. -Sí, muy bien hecho- le decía Terrance, que parecía agotado de detener el laser. -¡Compuerta azul!- exclamó Windows, entonces de la compuerta azul salieron varios elementales diminutos, quienes empezaron a atacar a los chicos. -¡¿Qué rayos?!- exclamaba Mike apoyándose contra la pared opuesta. -Esto será un reto- decía Terrance casi riéndose, refiriéndose, claro, a los retos que mandaba hacer Windows en el campamento. Entonces Phil se lanzó hacía las diminutas piernas de los elementales, quienes morían de ese mismo golpe. -Gúau- exclamaba Mike ante el asombro de Terrance al ver la hábilidad de Phil con la espada -Yo iba hacer lo mismo- decía Terrance. -Bueno, yo lo hice más rápido- respondía Phil sorprendiendo aún más a Terrance, quien no podía creer su actitud en la batalla. -¡Compuerta amarilla!- gritó Windows provocando que de allí salieran sierras voladoras, quienes de dirigían hacia cada chico, provocando que Mike se aferre al suelo y con la espada en medio partiera en dos la sierra que venía hacia él; Terrance se valió de la misma defensa que había utilizado antes, lo estaba bloqueando con su espada, mientras que Phil con otro gran ataque lo destruyó muy fácil, repitiendo así este movimiento contra la compuerta amarilla, para que la sierra que atacaba a Terrance se desactivara. -¡Compuerta azul!- volvió a gritar Windows, por lo cual salieron más elementales, -atrás, yo lo hago- informó Terrance al resto de los chicos, moviéndolos para atrás de él, acto seguido lanzó su espada a uno de los elementales, lo que no se esperaban Mike y Phil era que la espada rebotaría y golpearía a otro elemental y así sucesivamente hasta que todos quedaron en el suelo -Impresionante- decía Mike, que parecía disfrutar cada segundo del combate, extraño. -Muy bien Windows, ríndete de una vez por todas, está claro que no podrás vencernos- dijo Terrance mientras desenterraba su espada de los elementos del ultimo elemental. -Jajajaja, aún no he utilizado mi último movimiento- respondía Windows -¡Compuerta Roja!-. entonces la compuerta roja se abrió y lanzó un rayo en espiral al medio de la habitación, -¡Apartensen!- Gritó Terrance mientras saltaba a un extremo, pero era tarde, el rayo había aturdido a los chicos, y los mantenía aturdidos.

En es instante, afuera de Windows, Khaz, quien ya parecía conocer el funcionamiento del artefacto, se dirigió con Michigun, que había tomado un pequeño descanso ante la impresionante racha de elementales corruptos aniquilados, no eran tan fuerte después de todo. -¿Esa cosa es electrónica verdad?- le preguntaba Khaz a Michigun tras varios segundos de pensarlo. -Sí, supongo que sí- le prespondía Michigun fatigado ya. -Está bien- decía Khaz, quien volvería al borde del barranco y tras un momento de meditación, generaría una gran carga de energía en sus manos y en seguida apuntaría con ellas hacía Windows, por lo que una ola de rayos caerían sobre él. -¿Qué haces?- le preguntaba Michigun acercándose a su lado. -Trato de ayudar a los chicos, espero que el cortocircuito no los electrocute, no lo creo- decía Khaz, que había dejado el artefacto a un lado suyo. Entonces, la compuerta roja dejó de funcionar dentro de Windows, y se mantendría así por varios minutos, cosa que permitió a Terrance el despertar a los chicos. Pasó unos segundos en los que, desde afuera, los colores de Windows se veían apagados, pero de un momento a otro se encendieron nuevamente, dejando atónitos a Khaz y Michigun. -¿Qué sucede?- preguntaba Michigun. -No lo sé- respondía Khaz con sorpresa. Entonces Windows se levantó y exclamaría al exterior -¡Núcleo Cuádruple!- entonces de las 4 compuertas aparecieron láseres que se unieron creando un haz de luz roja que iba directo a Khaz, el cual rápidamente agarraría el artefacto y activando uno de los cristales crearía un haz blanco que impactaría con el haz rojo; Suomi, Michigun y Etzer no podían creer lo que veían, era un momento espectacular de tensión, en donde el primero que perdiera fuerza y energía era derrotado, desde luego hablamos de Windows y de Khaz.

Nuevamente adentro, el mismo Windows lograría lo que Terrance no, en el instante en el que se elevó hizo agitar a los chicos y los haría chocar contra las paredes, despertándolos de inmediato. -¿Qué ocurre?- preguntaba Mike parándose de inmediato. -Hace un instante el sistema se sobrecargó, hubo un corto circuito, no sé como, pero hizo detener la compuerta roja- decía Terrance en el instante en el que Windows lanzaría el haz rojo contra Khaz. -El sistema está sobre cargado, parece que está usando toda su energía en un ataque exterior, acá está débil, es nuestra oportunidad- decía Terrance mientras comenzaba a destruir las compuertas, al igual que los chicos.

Nuevamente afuera, el grupo de elementales aliados se empezó a reducir, las hordas de elementales corruptos eran impresionantes y la fatiga era inebitable. -Podríamos aguantar como mucho un minuto más, ¡no creo que más eso aguantemos!- decía Suomi sin cesar, siendo redundante por supuesto. -¡Vamos! ¡hay que seguir luchando!- exclamaba Michigun, dándole un poco más de aliento al grupo. Si las fuerzas que trataban de detener a los elementales cada vez se hacían más débiles, mucho más el mismísimo Khaz, quien apenas podía sostener en el aire el artefacto -Vamos chicos, destruyanlo rápido- murmuraba este ya abatido en fuerza. Justamente adentro Terrance, Mike y Phil ya estaban por destruir una de las compuertas, pero el que finalmente haría los honores fue Mike, quien enterrando su espada en la compuerta verde finalmente la destruyó, esto tuvo repercusión afuera, en donde, a pesar de que Khaz estaba casi rendido, el haz de luz del artefacto comenzó a ganarle en fuerzas al haz de luz que sacaba Windows; la segunda compuerta fue destruida por Phil, quien destruyó la compuerta amarilla, cada vez se vía más cómo el haz de luz rojo perdía fuerza y cómo el haz de luz blanco se acercaba más y más a Windows -Esto.... no es posible....- decía Windows ya con sus últimas fuerzas, sabiendo que ya estaba derrotado. Finalmente Terrance ahogando toda su furia contra la compuerta roja, destruyéndola por completo, este acto provocó que Windows, sólo con la fuerza de la compuerta azul, perdiera por completo el haz de luz rojo, lo que daría paso libre para que el haz blanco impactara contra Windows, inhabilitándolo por completo. -¿Ahora qué?- dijo Mike al ver cómo en el lugar en el que estaban todo se apagaba. -Debemos destruir la compuerta azul, y destruiremos a Windows- dijo Terrance. -¿Crees que debamos atacarlo como lo hicimos con el resto de las compuertas?- preguntó Phil pues ya estaba agotado de golpearlo por más de 2 minutos sin parar. -No, creo que un espadazo al mismo tiempo de todos juntos terminará con él- respondió Terrance mirando con tristeza cómo Windows moría. -Nos vemos en la otra vida, viejo amigo...- dijo finalmente Terrance, enterrando junto con Mike y Phil sus espadas a la compuerta azul.

Afuera, justo en ese instante las hordas de elementales empezaron a morir, algo bastante extraño, como si la fuente de vida fuera Windows. Todos los presentes, menos Khaz quien una vez ganado el puslo a Windows cayó exhausto al suelo, observaron como Windows se empezó a caer. -Lo hicieron- decía Suomi con una pequeña sonrisa de alivio. -¡Khaz!- exclamaba Michigun corriendo hacía Khaz, pensando en lo peor -¿estás bien?- le preguntaba ya al lado de él. -Lo hicieron- replicaba Khaz también con una pequeña sonrisa de alivio. -Ven, vamos al poblado, todos necesitamos descanso- decía Michigun ayudándolo a parar, y recogiendo el artefacto que estaba al lado.

Terrance se teletransportó afuera de Windows junto a Phil y Mike, justo abajo del barranco. -Todo acabó- decía Mike. -No, hasta ahora tan solo empieza- decía Terrance mirando el muro de obsidium a lo lejos.

El Bosque de Cristal

Leer segunda parte aquí

ZitromateoAguamarina
^ _ ^
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.