FANDOM


Capitulo 15: "Relámpago"
En colaboración con Gigavehl.

“...Y después de tres días de persecución sin fin, el peligroso cubo infectado de nombre 'Fleece’, también conocido como ‘Vórtice voraz’, ha sido capturado exitosamente por el ahora honrado agente de policía Maxwell Rottenware en las praderas de Glowville, quién en la noche de ayer había sido despedido por haber fallado en su captura y otras denuncias más. Se le será contratado nuevamente y se le felicita por su perseverancia y esfuerzo, además de también haber capturado al cubo aún con el riesgo de haber contraído la enfermedad. Fleece será enviado al Manicomio Franz Freak en la región de Darude, sigan con nosotros para más detalles. Ahora pasamos a la sección del clima, adelante Rogger H-Sunface.”

“¡Hola Bárbara y muy buenos días a nuestros televidentes! La lluvia que vivieron ayer en la noche los habitantes de Dashlands se sigue prolongando, tomando por completo la región, y se sigue extendiendo hacia el noreste, alcanzando a la región de Darude. Ha alcanzado ráfagas de vientos fuertes, lluvias intensas y lo que no puede faltar en un momento así, ¡Relámpagos acompañados de truenos! Según los registros históricos de Geometryca, no se ha visto una tormenta de tal magnitud en más de 300 años ¡Sorprendente! Las autoridades piden por su seguridad a todos los residentes de Glowville, Lime Meadows, River Gardens y Geometro que se mantengan aislados en casa y eviten salir al exterior, así mismo, se han desactivado el sistema de teletransporte entero para evitar atascos y malfunciones. Las probabilidades de que les caiga un rayo son muy altas en esta tormenta...”

Delegación de Glowville, 2:23 pm.

Capitán Snatch Sánchez: [...] Ahora quiero felicitar al agente de policía Maxwell Rottenware, por tener la valentía suficiente como para haber capturado por sí mismo y sin ningún equipo especial de captura al geometrycian Fleece “Vórtice voraz”, quién causó disturbios en Glowville hace dos días. Maxwell se expuso a poder contraer la infección de este extraño musgo y afortunadamente no lo hizo, pero eso no impidió cumplir su deber como ciudadano y como guardián de la seguridad para resguardar la vida y prosperidad de Geometryca y el valle de Glowville. También le quiero otorgar esta presea dorada como muestra de nuestra admiración por su perseverancia y valentía - coloca en Maxwell una medalla dorada con un símbolo de estrella y una cinta azul - ¡Un fuerte aplauso! - exclama alegre aquel viejo cubo.

La gente se queda en silencio, mirándose unos a otros incómodamente.

Capitan S. S.: *Cof* *cof* Oh, cierto, no tenemos manos. Bueno no importa, ya pueden retirarse… - ahora dirigiéndose a Maxwell - Bueno Max, recuperaste tu empleo.

Maxwell: ¡Gracias jefe, yo…! - es interrumpido por el capitán.

Capitán S. S.: ¡Más esto no arregla nada ni revoca las denuncias que se te impusieron el día de ayer! - grita molesto - ¡Debes de mejorar tu actitud Max!

Maxwell: Ah… uh... Si señor...

Capitan S. S.: Oh, y como primer trabajo, serás encargado de escoltar a Fleece a Franz Freak.

Maxwell: ¡¿Qué?!

Capitán S. S.: Se te asignará un nuevo equipo de guardias. Y como se que eres el “mejor” de todos y el “héroe” del día no habrá ningún problema ¡¿Verdad?! - exclama con una expresión seria.

Maxwell: ¡S-si jefe! - exclama un tanto nervioso.

Capitán S. S.: “¡S-s-si jefecito!” ¿Que eres, un novato? ¡No escuché bien!

Maxwell: ¡SI JEFE! - exclama más confidente.

Capitán S. S.: ¡Así está mejor! ¡Ahora saca tu sucia cara de aquí y vete a trabajar Rottenware!

~

Casa de Ana, 2:38 pm.

Ana: ¡No debimos haber parado de buscarlo!

Kenjy: ¡La tormenta era fuerte, hubiera sido igual de difícil encontrarlo en medio de la lluvia!

Ana: ¡NO ME IMPORTA! Ya estábamos cerca de él… - exclama preocupada y comienza a bajar su tono de voz.

Kenjy: Por lo menos ya tenemos pista de dónde está. Solo hay que ir a Franz Freak de vuelta, firmar algunos papeles y ¡listo!

Carloh: ¿No has escuchado? Aumentaron la seguridad desde aquella vez que Fleece escapó. Ahora ya no dejan entrar a nadie, solo el personal y los contagiados por el virus.

Kenjy: ¿Que?

Carloh: Movieron todo lo que era el hospital a otra ubicación. Ahora sólo es un... manicomio.

Kenjy: ¿Cómo es que sabes todo eso?

Carloh: El canal de noticias.

Nika: Vaya, al parecer encontramos a alguien más inteligente que tú Kenjy, je je - dice en un tono burlesco.

Kenjy: Sí, qué gracioso… Un momento ¿No deberías de estar en la pizzería?

Nika: Como si alguien pudiera salir con este clima. Yo ni ningún cliente iría a la pizzería hoy…

~ Mientras tanto… afuera de la Pizzería Jolt-o-tron...

Cubo cualquiera 1: ¿Ehm… Alguien sabe cuándo abrirá Nika? - pregunta un cubo cualquiera a la larga fila que está formada frente al establecimiento, esperando a que Nika abra las puertas.

Cubo cualquiera 17: Deberíamos esperar un poco más....

~

Nika: Mmmm… En fin ¿Cómo van las cosas con Joylie?

Kenjy: Ehm… algo complicadas, no me ha respondido ningún mensaje y no contesta mis llamadas… ah... estoy preocupada…

Nika: ¿Has tratado de ir a su casa?

Kenjy: Sí, pero había dejado una nota de que no estaría en casa por algunas semanas.

Nika: Hmmm, a no ser que haya vuelto a trabajar a ese lugar...

Kenjy: ¿Qué? ¿Qué trabajo?

Carloh: ¿Como es que pasamos de hablar de Fleece a hablar de Joylie?

Kenjy: Fleece no es el único que importa aquí Carloh. Ahora Nika, dime de qué trabajo estás hablando.

Nika: Sería mejor que lo habláramos después, tienen algo importante ahora… - dice seriamente y sube por la rampa que vá al segundo piso, al cuarto de Ana.

Ana: ¡AJA! ¡Hay que idear un plan para entrar a Franz Freak! Quizá infiltrarnos… - piensa por unos segundos - podríamos disfrazarnos….

Kenjy: No lo sé, quizá deberíamos hablar con alguien de la delegación y explicarles el estado en el que se encuentra Fleece. No quisiéramos meternos en problemas con la autoridad...

Ana: La última vez que tratamos de hacer eso fue con los guardias del castillo de Skywind, ellos no nos entenderán, lo sé.

Kenjy: ¿Estás consciente de la clase de problemas en la que nos estás metiendo Ana?

Ana: Ya estamos involucrados. Vamos, piensen ¿Cómo podríamos sacar a Fleece de Franz Freak?

Las luces de la sala comienzan a parpadear, afuera se escuchan truenos.

Carloh: Creo que se va a ir la…

Las luces se apagan al igual que cualquier dispositivo o electrónico que está conectado a la corriente eléctrica…

Carloh: Luz…

Ana: ¡Agh! No puedo creerlo… - intenta encender de nuevo la lámpara de la sala activando nuevamente el switch - ¡Rayos! - abre la puerta, toma un paraguas y se dirige a afuera - Veré que anda mal con el sistema…

~

A algunos kilómetros al sureste, viniendo desde una pequeña isla secreta de dragones, Darume se acercaba a la costa de playa Konga para llegar a Dashlands y aterrizar en la ahora lluviosa región de Glowville. Venía por algo, por alguien, alguien con unos cuantos tornillos sueltos y poca seriedad, específicamente un tonto llamado Fleece… Más no logra encontrarlo.

Darume: ¡Agh! ¡Fleece! ¿Dónde podrías estar? ¡Demonios! ¡No puedo perder ya el tiempo! ¡Tengo que encontrarlo rápido!

Darume continúa buscando, pero sigue sin encontrar nada.

Darume: ¡Agh! ¡Al demonio! No queria pero igual esta tormenta permanecerá por mucho y con la misma fuerza...

Exclama y se detiene a medio aire para concentrarse, comienza a rugir y de su espalda comienzan a extenderse un grupo de espinas largas doradas, comienza a gritar pues está cargando una gran cantidad de energía hacia aquel pico y ruge una última vez para disparar un gran trueno hacia el cielo, esté apenas llega cuando las nubes reaccionan inmediatamente generando miles de relámpagos y de un momento a otro, todas ellas se esparcen cubriendo poco a poco el valle... Darume se relaja y va bajando su pico cuando de pronto un trueno cae a lo lejos, estando ligeramente a su izquierda, el trueno cae con tal fuerza que hasta genera una pequeña explosión, pronto. Darume siente la esencia de Fleece.

Darume: Ah… Te tengo... - Exclama Darume y vuela hacia aquel punto.

Más temprano que tarde, Darume llega a la zona, nota varias casas pero trata de percibir la esencia de Fleece y lo siente en uno de los hogares, pronto aterriza frente a la casa de Fleece. Pero tan solo encuentra esa cinta amarilla que indica una escena de crimen, se percata que la esencia no es más que un rastro. Él no está ahí, Darume no se deja llevar y comienza a buscar en los alrededores. No tarda mucho cuando ve a alguien frente al supresor de energía de una casa, parece que aún no se ha percatado de su presencia, y se acerca lentamente al cubo.

Ana sigue intentando arreglar los fusibles del supresor de energía, pero no parece tener éxito alguno. De repente siente una presencia detrás de ella, y una voz de un tono un tanto gruesa pregunta:

Darume: Uh… Esto va a ser complicado… - piensa - Ehm… disculpe ¿Usted conoce a un cubo llamado Fleece?

Ana: - Sin voltear ni nada - ¿Qué? - se queda callada por unos segundos - ¿Y se puede saber quién lo busca? - pregunta en un tono serio.

Pronto voltea para ver al individuo y sorpresivamente se encuentra con la silueta de un dragón de gran tamaño, denotada por el destello de los rayos de la tormenta que se ven al fondo.

Ana: ¡AAAAAHHH!

Ana pega un grito de espanto, tan fuerte que pone en alerta a sus amigos quienes estaban dentro del recinto. Carloh y Kenjy salen a ver qué sucede.

Kenjy: ¡¿Ana qué sucede?! - pregunta extrañado de la situación y en instante se topa con el dragón - ¡¿P-p-pero que es eso?! - dice con voz nerviosa y a la vez alarmada.

Carloh: ¡Woah! ¡Un dragón! - exclama sorprendido al ver al gran dragón azul y comienza a acercarse.

Ana: ¡Alejate de él Carloh! ¡No sabemos si está infectado! - retrocede unos cuantos centímetros hacia atrás.

Darume: … ¡Pero qué ofensa! Escucha, si de verdad estuviera infectado no tendría este color azul y tendría un color negro, además de que seguro habría perdido mis alas… ¡Y en segunda, si fuera un infectado ya los habría atacado! Además de que hasta donde sé, ellos no son capaces de hablar como ahora mismo lo estoy haciendo…

Nika: ¡¿Que es todo ese alboroto que hacen?! ¡¿Que les pasa?! - exclama mientras sale de la casa y se queda al lado de la puerta.

Voltea tan solo unos grados hacia su izquierda y ve a Darume, lo reconoce inmediatamente.

Nika: ¡Sir Darume! - exclama y se inclina ante él por unos segundos - Creí que usted había, había...

Darume: ¿Muerto? ¿Infectado? Pff... Esas cosas no fueron lo suficientemente fuertes como para poder derrotarme y mucho menos corromperme Nika… Eran lentos y torpes, tan sólo era cuestión de saber evadirlos. Logramos evacuar a una parte del pueblo a una locación segura, aunque odio decirte que no fueron tantos como me hubiera gustado…

Nika: ¡E-es un alivio que esté a salvo mi señor!

Ana: ¿Nika, tú conoces a este dragón?

Nika: ¡Ana, todos en Cloudfields lo conocen! Es el aprendiz de Skywind, heredero al trono de Cloudfields.

Carloh: ¡Wooow!

Ana: Si si, ok entiendo. Pero lo que no entiendo es porque tu amigo está buscando a Fleece ¡¿Que traes con él? ¿Algún problema?!

Darume: Relájese ¿Quiere? Tan solo quiero saber dónde está, es un asunto de mucha importancia entre él y yo… - se queda analizando la situación - Un momento… Ana, Carlos… ¡Ustedes deben ser los amigos de Fleece!

Ana: ¡Porsupuesto que si! Ya dinos, ¿que traes con Fleece que es muy importante de hablar? Nosotros merecemos saberlo.

Darume: ... Escucha, no estoy para interrogatorios, tan sólo dime dónde está Fleece.

Ana: ¡Primero explícame de dónde conoces a Fleece lagartija sobre desarrollada!

Nika: - exclamando con una voz baja y temerosa - ¡Ana, no le hables así!

Darume avanza unos pasos hacia dónde está Ana, Ana también avanza frente a Darume. Ambos tienen expresiones serias y se miran fijamente a los ojos. Darume analiza su núcleo, su esencia es extraña, es muy fuerte, es como si fuera más antigua que ella misma… siente una conexión. Darume retrocede un paso hacia atrás extrañado de lo ocurrido, pero vuelve a poner una expresión seria y a regañadientes responde:

Darume: … Agh… Escúchenme… No lo voy a repetir...

Ana: ¿Ya ves? ¿Era tan difícil expresarte como debías?

Darume: Si si callate y escucha… Hace apenas unos días había evacuado por completo a los dragones sobrevivientes del ataque de Cloudfields a un archipiélago alejado de la costa de Geometryca. Terminamos de establecernos en un complejo de cavernas en el centro de la isla, así que entonces salí a monitorear el área, mi “hermano menor”, Laiven, me siguió, y pensó que sería bueno jugar a las escondidas para tranquilizar las aguas, accedí con tal de que me dejara de molestar. Pero llegado el momento de buscarlo… no lo encontraba, y no había monitoreado del todo la zona por completo, él hubiera podido estar en peligro. Capté su esencia junto con la de otro individuo más, cosa que me extrañó porque ningún otro ser vivo había habitado la isla desde hace mucho. Entonces los perseguí y los atrapé. Y ahí fue cuando conocí a Fleece. Nosotros lo acogimos en nuestro nido pues por esa vez nadie debía salir de la isla. Y nos contó algunas anécdotas de él y sobre ustedes, sus amigos - Suspiró molesto - Muy bien… Ya les conté lo que debí de decirles, ¡Ahora díganme dónde está Fleece!

Carloh: Está en Darude, en el manicomio Franz Freak.

Darume: Ah… Conque se lo llevaron al manicomio ¿Ah? ¡JA JA! ¡Gracias! ¿Lo ven? ¿También era tan difícil decirlo? - Exclama sarcástico y un tanto molesto, abre sus alas y con un gran salto se despega del suelo para comenzar a volar, alejándose del grupo.

El grupo de amigos tan solo ven como se aleja del lugar y desaparece entre la neblina generada por la tormenta.

Darume: - pensando - Bien, bien Darume, ya sabes a dónde fue a parar Fleece, pero lo más importante ahora es… ¿donde queda Darude?

Darume se detiene en medio del aire, no sabe ni a dónde se dirige… Cosa que se molesta bastante y poniendo caras... Se da la media vuelta y regresa con el grupo.

Kenjy: No creo que vuelva…

A lo lejos se ve una silueta, es Darume quien al parecer viene de regreso… y parece molesto.

Ana: ¡¿Que se te olvidó amigo?! - grita en un tono burlesco.

Darume: … - Suspira - Pues, bueno… No somos perfectos, resulta y acontece que he olvidado algo importante… Y es que… Je, no sé a donde queda Darude, y mucho menos el manicomio… - Exclama bastante serio

Ana: Ja

Carloh: Oh, pues es fácil, tan solo debes de…

Ana: ¡SHHHH! - interrumpe a Carloh - ¡Calladito! Escuchen, reunión en privado.

Los tres amigos se alejan unos metros de Darume y forman un círculo pequeño.

Darume: Ah… Maldita sea, ya me veía venir esto… - Exclama pensando Darude y a regañadientes espera con los brazos cruzados.

Ana: - Hablando en voz baja - Escuchen, nosotros mismos sabemos a qué dirección se encuentra el manicomio, y se me ocurrió la idea de que se lo dijéramos con la condición de que nos llevará allá.

Kenjy: ¡¿Que?!

Carloh: ¡SHHH! Habla en voz baja.

Kenjy: - Hablando en voz baja - ¿Qué? ¿Sigues insistiendo en entrar ahí?

Ana: ¡Por supuesto que si, no lo volveré a abandonar!

Kenjy: ¡Aish! ¿Cuando tendremos una semana de tranquilidad?

Ana: Reunion terminada...

El grupo de amigos se vuelve a acercar frente a Darume.

Antes de que si quiera Ana empezara a hablar, Darume lo interrumpe.

Darume: Ep… No me digan… Seguramente se les ha ocurrido la maravillosa idea de venir conmigo… ¿No es así? Por favor… Es un sitio... riesgoso, se los devolveré en serio. Tan sólo quiero saber una cosa…

Ana: Más bien, tu seguirás nuestras indicaciones, y nos ayudarás a sacarlo, créeme, no es como un manicomio cualquiera con unos cuantos guardias vigilando y eso. No, es algo más… Iremos contigo allá.

Darume: - suspiro - Con un demonio… Lo que hay que hacer por algo de información… ¿Están realmente seguros? Nunca dije que fuera un sitio común y corriente, lo digo porque si hay infectados o hay peligro de muerte que no lo dudo… No se arriesguen, a lo mucho si es que de verdad saben como es el sitio, me dijeran cómo hacerlo y de ahí, yo lo saque.

Ana: No puedo aceptar tu propuesta. Nosotros ya hemos estado en contacto con esas criaturas y sobrevivimos, podremos con esto.

Darume: Hmmm… - Darume se percata de la seguridad y confianza que tiene Ana… Tanta, que hasta le recuerda en cierta medida a Skywind… Cosa que al final sonríe y dice - Que mas da… Igual presiento que todo lo voy a terminar haciendo yo… - Exclama Darume, dándose la media vuelta y poniéndose en cuatro patas… - ¿Qué esperan? Ya no pierdan el tiempo… Su vida puede estar en peligro… O su estado físico…

Nika: Ehm… ustedes vayan a salvar a ese loco maniático, yo me quedaré aquí...

El grupo se sube a su espalda, nuevamente Darume despega y comienza a volar.

~

Una criatura pequeña a toda velocidad sobrevuela por Costa Mecano. Es Laiven, quien parece estar furioso…

Laiven: “Revisaré la isla en busca de comida, ahorita vuelvo” ¡AJA SI! - exclama furioso - ¡Ya tenía todo planeado para irse! ¡Y justo se vá en mi día de reposo! - comienza a notar que está entrando en una zona de neblina, pero apenas y alcanza a notar a lo lejos unas nubes oscuras de tormenta, acompañadas de rayos - Tengo que encontrarlo pronto, antes de que todos se den cuenta que ambos desaparecimos...

~

Una camioneta aerodeslizadora se encuentra avanzando por una larga carretera descuidada en dirección al norte, con objetivo de llevar a los cubos corrompidos que transporta. En la misma camioneta se encuentra Maxwell quien conduce el vehículo, y en la cabina de contención Fleece, junto a otros tres cubos en un grave estado.

Maxwell: “Llivi i Flici i Frinz Frik. Is ti rispinsibilidid Mixwill” ¡BAH!... Meh… Al menos tuve suerte de recuperar este trabajo ¿O no Fleece? ¡JA!

Fleece: Ehm… ¡Sí! Tener suerte.

Maxwell: ¿Eh? ¿No sabes que es una pregunta retórica?

Fleece: Mmmmm... ¿No…?

Maxwell: ¡Tan solo mantente en silencio! Tenemos bastante carretera por recorrer y tu voz me resulta desesperante, no la quisiera estar oyendo a cada rato…

~

Darume y los demás se encuentran sobrevolando sobre una valle rocoso, pero parece ser que la tormenta ha cobrado más fuerza.

Darume: ¡No se angustien!… La tormenta es un poco fuerte, aunque… El problema es que no puedo ver bien… Me obstruye la visión tanta tormenta…

El viento también llega con fuerza, desestabilizando el vuelo de Darume.

Ana: ¡¿Qué sucede?! - exclama preocupada.

Darume: ¡Agh! ¡Maldición, nos estamos desestabilizando! ¡Sujétense, vamos a tener que aterrizar!

Bruscamente aterrizan sobre el suelo gravoso, derrapando por algunos metros hasta poder detenerse justo antes de golpear una gran roca en su camino.

Darume: No se quejen… Esto es complicado, y antes de que me digan algo necesito que se bajen… Tan sólo necesito un momento…

Pronto, el grupo sin decir nada se bajan de la espalda de Darume. Este se sube a la roca alta que tenía en frente y se coloca fijamente… Mira a sus alrededores y vuelve a preparase y a sacar sus espinas… Así que se concentra y nuevamente gruñe, se queja y grita soltando un rugido disparando un trueno todavía más fuerte que los otros, llegando al cielo y dispersándose por todo el sitio…

Kenjy: ¿Qué está haciendo?

Carloh: No lo se, pero es genial...

Pronto, Un trueno cae hasta a lo lejos y Darume se percata de la esencia de Fleece, se siente más vivo y activo a lo lejos, como a dos kilómetros de distancia…

Darume: ¡Lo tengo! ¡Ya suban! Ahora sí ya no se nos escapa…

Pronto todos se suben de nuevo y este vuelve a abrir sus alas para saltar y comenzar a volar nuevamente. Apenas hay una leve llovizna en las tierras áridas de Darude, por lo que el vuelo del grupo permanece estable y completamente visible. Darume llega a dar con una larga carretera y sigue hasta llegar a unas colinas altas de arena y tierra seca. Y finalmente, a lo lejos se alcanza a notar un complejo de edificios de aspecto gótico, rodeados por muros altos y vallas alambradas. Dentro del área se localizan guardias y torres de vigilancia.

Kenjy: No puede ser...

Darume: ¡Ahí está! - comienza a acercarse a el perímetro del manicomio a alta velocidad -

Ana: ¡Espera, detente! Aterriza sobre las colinas.

Darume: ¿Ah? Esta bien...

Darume disminuye su velocidad y da la vuelta para aterrizar por una colina cercana al manicomio.

Ana: No podemos ir directamente, necesitamos un plan. Además, esos tipos no parecen tan amigables…

Kenjy: E-este... no creo que estemos haciendo lo correcto.

Carloh: ¡Vamos Kenjy, esto lo hacemos para rescatar a Fleece! Ël no debería estar ahí.

Kenjy: ¡¿VIERON EL TAMAÑO DE ESA COSA?!

Ana: ¡Tranquilizate! Yo también tengo miedo de lo que vaya a ocurrir allá… Ah, déjenme un momento para pensar…Ehm, Darume...

Darume: ¿Si?

Ana: Necesito que distraigas a todos esos guardias de allá afuera, y parece que… uh, ellos llevan alguna especie de armas, ¿crees poder resistir por un largo rato?

Darume: ¡Ja! ¿Resistir dices? Soy un dragón Ana… Mi piel es tan dura como el acero mismo… Claro que lo puedo hacer, tan solo dependería de la clase de armas que tuvieran… Hmmm, pero… Oye, ¿Estas segura? No creo que de verdad solo hayan guardias en el exterior, deben de haber en el interior… En ese caso sería mejor permanecer juntos, ustedes se encargaran de buscar y llevarse a Fleece mientras que yo sería el que se encargaría de la fuerza bruta de esos tipos...

Ana: Si… es posible que haya mucho más guardias en el interior, pero lo que necesito es que hagas un gran caos allá, posiblemente salgan la mayoría de los guardias que estén adentro.

Darume: Hmm, Es un buen punto… Preferirán atacar a un Dragón que a un grupo de Geometrycians… Siendo ellos, hasta yo haría lo mismo... Está bien…

Ana: - Voltea a ver a Kenjy y Carloh - Y mientras, nosotros nos escabullimos entre la pelea hasta entrar a los edificios. Trataremos de disfrazarnos como el personal del lugar, pero esta vez nos separaremos, sé que puede ser más riesgoso pero así tendremos más probabilidades de encontrarlo rápido. En cuanto lo encontremos… hmmm… - Ana mira la parte de arriba del edificio más alto, puede alcanzar a ver un último piso y un cuarto pequeño al extremo derecho del edificio, dicho cuarto tiene una puerta, que puede que dirija a unas escaleras - ummm… Nos dirigiremos al edificio más alto de los tres, y esperaremos a Darume para subirnos sobre él y salir de ahí.

Darume: Entendido… ¿Pero en qué momento me doy cuenta que ya debo ir por ustedes?

Ana: Fleece hará alguno de sus ruidos raros de seguro, creo que lo podrás reconocer perfectamente.

Darume: Ah… Sí… Supongo que sí… Bueno… ¿Todos de acuerdo? ¿Estamos listos?

Carloh: Yo creo que si.

Kenjy: Ya no me queda de otra.

Ana: Lo tomaré como un si. ¡Bien chicos, a la carga!

Acercándose unos metros más y ocultándose en los pastizales altos, los cubos esperaron a que Darume despegara de la colina en la que estaba para dirigirse directamente a la zona de peligro. Y efectivamente lo hace, volando con rapidez sobrevuela sobre el manicomio, desatando una alarma entre los guardias y el personal.

Darume: ¡Hey! ¡Chicos! ¿De casualidad su día no es aburrido? ¡Pues vengo a entretenerlos un poco! ¡Si no lo hacen bien pueden terminar muertos!… ¡Vamos! ¡¡Demuestrenme su mejor golpe!!

Los guardias preparan sus lanzas de energía apuntando a la gran criatura voladora, pero Darume desciende velozmente golpeando a los cubos y derribandolos.

*ROAR*

Se escuchan los fuertes rugidos de Darume.

Comandante: ¡¿Qué rayos está pasando?! - activa su comunicador y comienza a hablar - ¡Todas las unidades reportense fuera del edificio, un dragón azul esta atacando el manicomio, reportense ahora!

Darume: ¡Eso es! ¡Que venga todo el imperio! ¡No tienen ni idea de cuanta rabia tengo contenida! ¡Así como desde hace mucho que no tengo una pelea! ¡Vamos! ¡Que vengan los elite! ¡¡¡Un Dragón está por masacrarlos a TODOS!!!

Decenas de guardias y fuerzas especiales salen de los edificios, inclusive aquellos guardias que se encuentran afuera vigilando, entran rápidamente dejando las rejas abiertas.

Ana: - en voz baja - ¡Ja! ¡Funcionó! Vamos chicos, hay que entrar.

Los tres cubos se escabullen silenciosamente por la reja hasta llegar al pastizal delantero del manicomio, se ocultan detrás de unas cajas grandes y un aerobot apagado. Darume nota su presencia.

Darume: Agh… Estar aquí es ¡Aburrido! Además no me siento cómodo luchando aquí… Oh, ¿Porque no vamos ahí atrás gente? ¡Vamos! ¡Será divertido! ¡Jejejejeje! - Darume se va desplazando de a poco ejecutando ataques muy fuertes hacia los guardias mientras se traslada.

Ana y compañía miran la oportunidad perfecta para dirigirse al patio principal del manicomio. El patio perdió su esencia al parecer, la fuente y el estanque que se encontraban al centro están secos, y el pasto, plantas y palmeras los están igual.

Ana: Bueno chicos, yo tomaré el edificio grande, Carloh, tú irás por el edificio oeste y tu Kenjy irás por el edificio este. Busquen de esos trajes amarillos, así podrán evitar contraer las infección.

Kenjy: Rayos, olvidaba esa infección…

Carloh: Comparto tu sentimiento de miedo Kenjy…

*ROAR* Vuelve a escucharse uno de los rugidos de Darume.

Ana: ¡No perdamos tiempo, entremos!

Los tres cubos entran a sus respectivos edificios. Mientras que Darume sigue combatiendo la horda de guardias que lo intentan atacar. Darume sigue descargando su furia sobre ellos haciendo caer relámpagos desde el cielo.

Darume: ¡Malditas alimañas asquerosas! ¡Vean lo tan frágiles que son! ¡Apenas les doy un ataque fuerte y ya los dejo muy mal-heridos! ¡Desgraciados! ¡Ojalá se dieran cuenta de la clase de dolor por la que estoy pasando!

*ROAR*

Darume lanza un fuerte rugido, y en el cielo comienza a aparecer un destello cian muy luminoso, el cual es una potente carga eléctrica que en instantes es lanzada contra los guardias. Uno de ellos por temor levanta su lanza e increíblemente la lanza neutraliza la poderosa carga. Sus compañeros alrededor se sorprenden y miran furiosamente al dragón.

Darume: … (Ya decía yo… No puedo desahogarme sin que tenga que presentarse… ¡Un maldito problema! Qué más da… Igual, si ahora uso la infusión de plasma puedo ganar más tiempo… Demonios Ana… ¡Apresúrate!)

Mientras tanto, Ana entra a una sala de vestidores, espiando que no haya nadie, intenta buscar un traje anti-contaminación, inclusive golpea algunos casilleros del lugar para abrirlos y ver si hay alguno. Por suerte logra encontrar uno tirado en el piso, ahora si le sería posible adentrarse a las salas de contaminados del edificio.

???: ¿Por que te pones el traje? ¡Si de todos modos ya estas muerta por dentro! ¡JAJAJAJAJA!

Ana: Tu callate… - Ana observa el traje y curiosamente nota un gafete con el nombre “Tina Blues”.

Mientras tanto, Carloh y Kenjy ya se estaban adentrando en lo profundo de este hospital mental, aun así se podía escuchar el conflicto que había allá afuera.

Kenjy se desliza cuidadosamente por el edificio, apenas y veía pasar alguno que otro guardia yendo a toda velocidad o a alguien del personal de mirón por la ventana, viendo quizá la pelea más épica de toda su vida.

Carloh llega a la tercera planta, aquí comienzan a verse más cámaras de puertas reforzadas. Siendo que la estatura de Carloh es menor de un metro tiene que saltar para ver entre las pequeñas ventanas de las puertas, asomándose haber si por ahí está su amigo, más hasta ahora solo ha encontrado grupos de cubos descoloridos en muy mal estado.

Darume ahora lidia con un problema inesperado, siendo que los guardias ahora han encontrado una forma de deshacerse de los ataques de Darume.

Comandante: ¡RÍNDETE BESTIA VOLADORA!

Darume: ¡Jajajajajaja! ¡¿Rendirme?! ¡Por favor! ¡Si la diversión apenas comienza! - Exclama Darume soltando un rugido y ahora infundiendo sus alas y garras en plasma de electricidad pura - Aún tengo bastante por mostrar… Ah… - Pero pronto Darume piensa - Esto está siendo complicado, ¡A este paso estos idiotas me van a ganar! Pero no puedo flaquear… Si lo hago, no me van a dejar en paz… Piensa Darume…

Para pronto, las fuerzas especiales sacan su armamento pesado, consistiendo en armas de plasma y vehículos armados. En cuestión de segundos comienzan a orbitar en el aire unos pequeños aero-bots cargandos de cañones de redes.

Ana, en el manicomio, sin pensarlo dos veces comienza a abrir las cámaras de contención de los cubos contaminados, examinando si en alguna se encuentra su amigo, pero por desgracia no.

Ana: ¡Rayos, con el tiempo que tenemos no lo podremos encontrar! A menos que… - Ana comienza a deslizarse por los pasillos en busca de alguien del personal, hasta que lo halla un cubo femenino asustado, usando un mismo traje que el de Ana, quién está en la esquina de una de las oficinas - Hey disculpe, ¿sabe donde se encuentra el eh… Individuo de nombre Fleece?, a mi y a algunos de nuestros compañeros nos llamaron de las oficinas para trasladarlo a una localización más segura.

Empleada: ¡Tina, si tu misma lo ayudaste a trasladar a su cámara de contención!

Ana: Sí pero es que...uh… ¿lo olvidé? - exclama un tanto insegura.

Empleada: - Mira a Ana con una cara seria, pero de un derrepente la cambia a una de preocupación y mira hacia otra parte - ¡Agh! Lo entiendo, tú también estás nerviosa por lo que está pasando. Se encuentra en la misma habitación en la que lo habíamos puesto antes de que escapara hace unos meses.

Ana: Oh, si jeje… Creo que esta situación también me preocupa… - se aleja rápidamente de la habitación hasta retornar al pasillo en el que se encontraba, y sigue avanzando hasta llegar a una rampa para ascender a la siguiente planta - ¡Lotería! ¡Ahí voy Fleece!

Pronto… Todos atacan brutalmente a Darume dañandolo de forma severa, pues a pesar de tener una piel muy dura y una resistencia formidable. No llega a ser suficiente para el ejército…

Comandante: ¡¿CON ESO TIENES SUFICIENTE?! ¡RÍNDETE Y TE DAREMOS UNA MUERTE PIADOSA!

Darume: Muerte… Una muerte piadosa dices… ¿Una muerte que me dejaría irme de este mundo en paz y sin remordimientos? - se ríe levemente - ¿En serio crees que solo porque me tienes contra los elite ya me derrotaste? Cubo ingenuo… ¡No tienes ni idea de lo que soy! ¡No tienes ni idea de la clase de poder que tengo! ¿Crees que ya me derrotaste?

Comandante: - Susurrandole a uno de sus cadetes - Oye, chico, ¿no crees que es un tanto... dramático?

Cadete: Así lo creo comandante...

Darume: Admito que solo estaba jugando con ustedes… Y ahora me arrepiento ¡Ah! - Se retuerce por el dolor, pero pronto se recupera - Pero si hay algo que aún no he hecho, es dar mi ataque final… ¡Ya les dije que estoy furioso! ¡Y si no van a parar esta bien! Entonces será hora de usar la verdadera furia de los truenos. Veamos si tu y tus armas resisten a tanto calor y electricidad. Es hora de terminar con esto… - Exclama muy en serio Darume, abriendo sus alas y volando, alterando de forma grave el ambiente haciendo caer gigantescos rayos alrededor mientras Darume parece cargar mucha energía en él… - Veamos que haces ahora… ¡Contra el choque de sinergia!

Nuevamente en el cielo se forma un orbe de luz muy brillante y alrededor de este se despliegan pequeños rayos entre las nubes. ¡El orbe se achica, para inmediatamente desplegar un potente pilar asimétrico de rayos dirigiéndose a toda velocidad a su objetivo! En el trayecto, la electricidad afecta a todo vehículo volador alrededor empujandolo hacia atrás y derribandolo.

Comandante: - Sin dejar de mirar el rayo de luz, grita con firmeza dando un desliz adelante - ¡¡¡LANZAS AL FRENTE!!! - sus aliados con temor ponen sus lanzas doradas al frente esperando el impacto.

¡Increíblemente el ataque de energía se mantiene contenido entre las lanzas de cada guardia! La electricidad comienza a afectar lentamente a cada soldado pero parece ser que hasta su fuerza es mayor a la del ataque, aunque no podía faltar alguien que no resistiera y en el momento del impacto explotara. Los guardias alzan lo más que pueden sus lanzas y se alcanza a escuchar como un agudo sonido similar a la de agua hirviendo en una cafetera.

Kenjy: ¿Ese sonido agudo viene de allá afuera? - se asoma por una de las ventanas que muestran el pastizal trasero del manicomio.

Pero la fuerza de los soldados para mantenerse de pie no es la suficiente, y como dominós caen uno a uno al costado izquierdo, redirigiendo el ataque al edificio este del manicomio.

Kenjy: ...

Resultando en una explosión majestuosa, volando las oficinas y celdas de resguardo que se encontraban en el área de impacto.

Darume: Con un demonio… No puedo creer que de verdad halla un material capaz de soportar un calor tan extremo como la del… ¡La del maldito sol! ¡No! ¡Todavía más extremo!… En fin, supongo que Ana y compañía han fallado… Ya es para que hubiera respuesta y… No la hay… Ni hablar, los retuve todo lo que pude… Supongo que hacer mi Nova no va a pasar nada, prefiero exterminar a esta gente tan mal-criada antes que caer muerto.

Las puntas de cada lanza de cada soldado sorprendentemente toma un color rojizo. A uno de los guardias se le ocurre apuntar hacia Darume, e increíblemente lanza un rayo rojo al dragón, apenas provocando una pequeña quemadura.

Darume: ¡Agh! Esto tiene que ser una maldita broma… ¡Al demonio! ¡Es ahora o nunca cuando debo hacerlo!

De entre los escombros de la cuarta planta del edificio este, se alcanza a notar a un cubo levantándose adolorido, quien al parecer, es Kenjy.

Kenjy: ¡LOCO DEMENTE! ¡SOLO TENÍAS QUE DISTRAERLOS, NO TRATAR DE VOLATILIZAR EL EDIFICIO ENTERO!

Darume: ¡BIen hecho Kenjy! ¡Pues ustedes ya se hubieran apresurado! ¡Al demonio! ¡Debo terminar con esto!

En la planta veinteava del edificio más alto aparece Ana quien se asoma por una de las ventanas.

Ana: ¡Chicos, creo que ya lo encontré! ¡Está por…! - nota la repentina calma que hay en el ambiente - aca...

Comandante: … ¡TRAE SECUACES!

Darume: - Suspiro - Ah, vaya hora de llegar… - observa como muchos soldados entran al manicomio - ¡Argh! ¡Intenten llegar a la cima del edificio! ¡Pronto! ¡Ya no nos queda mucho tiempo!

Comandante: ¡Equipo delta, entren al manicomio y busquen a esos cubos! ¡Ya, ya, ya! - exclama mientras decenas de soldados entran por las puertas de cada edificio.

Ana: ¡Ah!

Ana se desliza por los pasillos en busca de la celda de Fleece. Pasan algunos minutos y por fin se topa con aquella celda, a sí mismo escucha el sonido del desliz de los guardias que se acercan hacia ella. Rápido intenta abrir la puerta reforzada, pero para su sorpresa la puerta tiene otro tipo de cerrojo, uno electrónico con contraseña de seguridad.

Ana: ¡¿Que?! ¡Descuida Fleece, te sacaré de aquí! - presiona botones al azar pero no pasa nada, tan solo se escucha un sonido grave que indica un error en la contraseña - ¡Vamos, ábrete basura digital! - vuelve a presionar los botones rápidamente y no pasa nada - ¡AGH! - retrocede un metro y embiste el panel electrónico de la puerta, destruyéndose en el acto.

El panel tan solo lanza un pitido y una luz verde, que enseguida abre la puerta. Ana entra rápido, pero otra sorpresa se lleva. No hay nadie…

Ana: ¡¿QUE?!

Soldado: ¡Por aquí debe estar! - exclama un soldado a unos cuantos pasillos de distancia.

Ana comienza a ponerse nerviosa pues no se esperaba para nada esto. En seguida sale rápido de la celda, abriéndose paso entre la cantidad de muebles y cosas que se regaron durante el temblor del ataque anterior.

Soldado: ¡Ahí está! - exclama otro soldado ubicado a unos metros en el mismo pasillo por el que pasaba Ana.

Ana: Uh oh…

Soldado: ¡Tras ella!

Ana se devolvió en sentido contrario mientras los guardias iban persiguiendola. Comenzó a doblar por varios pasillos lanzando cosas para obstaculizar el camino de sus perseguidores. A lo lejos ve las puertas de un ascensor, quizá le sirva para escapar pensaba.

Presiona un botón para llamar al ascensor, se queda quieta por unos segundos hasta que a lo lejos los soldados ya la localizaron. Inquieta, pulsa el mismo botón varias veces hasta que por fin la cabina está disponible.

Uno de los soldados frena su paso, y a la vez que lo hace sus compañeros que estaban detrás también.

Soldado: ¡Hey hey! ¡Detente, el sistema pudo haberse dañado durante el ataque! ¡Te quedarás atascada a medio camino o se caerá, no vayas a entrar!

Ana ignora la advertencia. Entra, cierra las puertas y presiona un botón al último piso. El ascensor comienza a descender, pero a la vez oye un sonido de un golpe metálico, el ascensor se detiene, y la cabina desciende a una velocidad alta. Está cayendo. Ana se pone contra la pared y cierra su ojo, queriendo que todo salga bien…

El ascensor impacta en el piso menos cinco, el sótano del manicomio.

Darume sigue defendiéndose de los guardias. Volviendo a utilizar sus garras de energía, arrasa con la horda de cubos que tiene debajo. Pero hasta eso los mismos cubos se defienden picoteando con sus lanzas el cuerpo de Darume que va pasando. Pequeñas quemaduras por todo su cuerpo es en lo que resulta.

Darume: ¡Con un demonio! ¡Esto sí que es humillante! ¡Si no puedo contra ellos menos podré contra aquél que arrasó con todos! … ¡¿Y ahora qué hago?! Solamente… Solamente que deje la ofensiva y pase a la defensiva… Un escudo de plasma es todo lo que me queda, además… Siento como mis energías ya son casi nulas y con todos ellos encima me va a costar si quiera absorber un trueno… - Exclama muy adolorido, agotado y presionado.

Comandante: ¡¡¡Vamos muchachos!!! ¡Ya casi terminamos con esto!

Un grupo de guardias sale por las puertas del edificio este. Consigo llevan atado a una cuerdas de energía un cubo casi arrastrándose. Aquel cubo parece ser Kenjy.

Soldado: ¡Señor, encontramos a uno de los cómplices de ese dragón! Parece que se coló mientras estábamos distraídos por los ataques de hace rato. Dejó abiertas algunas celdas de infectados, pero ya nos encargamos de eso.

Comandante: ¡¿Huh?! ¿Siervos de la oscuridad eh? ¡Entonces nos queda claro que no tendremos piedad ante estos criminales! ¡Escuadrón Gamma, ejecuten movimiento 66!

Mientras tanto Ana, parece haber sobrevivido a la caída del ascensor, sin embargo, se encuentra muy adolorida, sale arrastrándose de entre la pila de metales quienes parecen ser que dañaron el traje. Mira a su alrededor, se encuentra en un ambiente poco iluminado. Los pasillos son muy oscuros y parece que algunos bombillos parpadean. Puede oír las voces de algunos trabajadores a lo lejos. Inmediatamente se aleja del ruido a paso lento, ocultándose entre cajas regadas y vigas del lugar. Ve pasar a algunos guardias quienes revisan lo ocurrido con el ascensor. En seguida realizan una llamada a través de sus comunicadores, cambian sus expresiones a unas más serias y comienzan, y cuidadosamente se alejan del ascensor echo trizas, mirando hacia todas partes. Uno que otro se desliza lentamente por algún pasillo quienes parecen ser que están alerta de algo. Ana sabe lo que traman y se alejan del lugar lo más que puede. Adentrándose más en la oscuridad del sótano, entre cajas de recursos y utilería del manicomio. Pero hasta ella comienza a notar rarezas en lo oscuro…

¿?: Jejeje… Así es… Ana… Ve… Ve hacia la oscuridad… En donde perteneces… ¿O acaso ya te habías olvidado de mí? - Habla como si ahora le susurrara muy cerca de ella - Recuerda que te estoy vigilando…

Apresurada sigue adentrándose más en la oscuridad ignorando a la voz que le habla, pero de repente siente una presencia más, como si fuera tras ella. A lo lejos, a cuestión de algunas decenas de metros ve una luz frente a unas puertas. Sin otra alternativa alguna, se desliza fugazmente hacia la luz. Siente aquella otra presencia más cerca, el camino se encuentra menos obstaculizado por lo que no duda en parar ni un nanosegundo. Frena para no estamparse y siente como ambas presencias desaparecen, tanto aquella voz como aquella otra desconocida.

Pero ahora comienza a escuchar otro tipo de voz, una menos grave y tenebrosa. Escucha carcajadas y choques de electricidad… Olvidenlo, igual aquellas carcajadas se oyen maniáticas y tenebrosas… Pero a parte de ello se escuchan otras dos voces. Una que no reconoce y la otra es de… ¡Fleece!

Ana lentamente y sin hacer ruido abre las dos puertas, encontrándose con un pasillo más estrecho e igual de oscuro que todo el lugar. Se adentra en él deslizándose con cautela, el pasillo dirige a una sala grande, que muestra una ventana a otra sala grande. La primer sala muestra unos paneles de controles con monitores, palancas y botones. Justo frente a los paneles se encuentra un cubo sentado sobre una de esas sillas aburridas de oficina. Él solo se queda mirando a la ventana, viendo a otros dos cubos. Uno con una herramienta de choques eléctricos y otro en una silla conectado a unos aparatos, quien es nada más ni nada menos que Fleece mismo.

Científico: ¡Maxwell deja de divertirte con esa cosa y ayúdame a terminar con esto de una buena vez!

Ana: - Pensando - ¡Entonces este loco bastardo tiene a mi amigo!... ¡Maldito!

Maxwell: Je je… pues has de saber que tengo mi historia con este pedazo de… de… ¡basura!

Científico: Si, si lo sé. Pero no te da motivo para andar jugando con un aparato tan peligroso ¡Agh! Como sea, ahora aplica intensidad 12.

Fleece: ¿Y-ya puedo irme a dormir?

Maxwell: ¡SILENCIO! - golpea con el aparato de choques a Fleece, sacando una descarga muy potente de energía -

Fleece: ¡AaaaaaAAAAaaAaa!

Ana está furiosa, tan solo piensa en poder darle una paliza a Maxwell. Pero enseguida nota que hay un casillero abierto con armamento de guardia, sigilosamente y sin que nadie se dé cuenta, toma un casco y una de esas lanzas paralizadoras.

Científico: Bien bien… con estos resultados podemos deducir que aplicando intensidad 20 podemos paralizar por algunos minutos al individuo, osea, a cualquier bestia oscura - en el tablero, presiona unos botones abriendo la puerta reforzada de la cámara de experimentos - Ahora larguémonos Max.

Maxwell: En realidad quisiera quedarme un rato más con mi amiguito…

Científico: Meh, como tú quier-AAAoOaoAAAAASOOoaoOaoOOOooo... - el científico cae al suelo inconsciente por el ataque de Ana con su lanza -

Maxwell: ¡Hey! ¡¿Qué crees que estás haciendo?!

Ana: ¡Llevándome a mi amigo! - Ana gira la perilla de intensidad de su lanza poniéndola a su máximo poder - ¡AHORA VETE AL DEMONIO!

La lanza genera un fuerte impulso de plasma que impacta en Maxwell, haciéndolo retroceder varios metros hasta impactar con la pared de atrás, inmovilizandolo por unos minutos.

Ana entra a la cámara de experimentos y efectúa fuertes golpes contra los aparatos que tenían atrapado a Fleece, liberando lo de la silla.

Fleece: ¡Ana, tu llegar aquí!

Ana: ¡Vamos amigo, no tenemos mucho tiempo! ¡Hay que salir de aquí lo más rápido posible!

Ambos cubos salen de la cámara, dejando atrás al guardia quién increíblemente se levanta después de aquel ataque.

Maxwell: Je je… ¡C-crees que con una carga de nivel 12 puedes detenerm… - Ana interrumpe a Max, quien lo golpea con la base de su lanza noqueandolo y empujándolo de nuevo a la cámara -

Vuelve a presionar la misma secuencia de botones que había realizado el científico anteriormente, cerrando la puerta y dejando a Maxwell atrapado.

Ana: Fleece, ve por un casco, y pontelo, salgamos de aquí…

~

Comandante: ¡¿Ya estás cansado, tu hijo de…de la oscuridad?!

Darume: - jadeando y muy dañado - De la… Oscuridad, dices… ¡Menuda idiotez! ¡Ni siquiera estoy corrupto! ¡¡Si así fuera no podría volar!! ah… D-Dios… Ya… Ya no puedo… S-Supongo… Que intentar recargarme y protegerme como pueda… No sucederá nada… O hasta que al fin encuentre la manera de pulverizarlos a todos… Que en realidad ganas y energías no me faltan jejejeje...

Comandante: ¡MUY BIEN! - exclama furioso - ¡En posición escuadrón Gamma, Movimiento 66, Flecha de Zhen!

Oh chico… La flecha de Zhen es la técnica más conocida entre todos los movimientos y ataques militares, nombrada así en memoria al primer soldado de RobTop, y el más perfecto: “El Ejecutor Perfecto”. Está técnica es mortal y es usada como último recurso para acabar con un objetivo muy peligroso.

De entre toda la multitud de soldados, el escuadrón Gamma salió al frente, agrupándose formando dos filas, lado a lado sosteniendo sus lanzas al frente en dirección al dragón. Las lanzas automáticamente se conectaron y empezó a notarse un destello rojizo muy caliente.

Soldado: ¡Escuadrón en posición señor!

Comandante: ¡PREPAREN CARGA!

El destello rojizo comenzó a notarse más y más hasta tornarse anaranjado. Aerobots sobrevolaron alrededor de Darume. Los cubos encima de ellos cargaron los cañones y dispararon una gran red atrapando al dragón en el aire, las alas no pudieron moverse más y cayó al suelo.

Darume: ¡AGH! ¡MUY BIEN! ¡YA ESTOY HARTO! ¡SI TANTO QUIEREN MORIR LO HARÁN ENTONCES! ¡Soy el maldito rayo en persona! ¡¿Como alguien como yo perdería frente a ustedes?! ¡Soy un maldito ser Legendario! ¡Esto no lo permitiré! Ataquen lo que gusten… Una vez logre canalizar lo poco de energías que me quedan… Serán historia… Ohhh, créanme que sí...

Comandante: Ugh, sí que tenías razón cabo, este balbucea mucho… ¡Muy bien Gamma, ahora posicionense!

Mientras tanto, Ana y Fleece ascendían por las rampas de acceso del sótano, a la par algunos soldados bajaban para tratar de buscar a Ana, más no se daban cuenta que pasaba justo por sus narices.

Kenjy: ¡Vamos Darume, haz algo!

Darume: Sal de aquí, aún me queda un último recurso… Pero es muy arriesgado incluso para mí… Déjame lidiar con esto… Así ataquen masivamente estoy seguro de que no lo lograrán… Estos idiotas no dejan de usar energía eléctrica o de plasma… ¡VETE!

Kenjy: ¡¿Que no ves que me tienen aquí esposado?! ¡NO PUEDO IRME!

Comandante: ¡APUNTEN...!

Kenjy: ¡DARUME YA NO PODEMOS ESPERAR MÁS!

De repente Kenjy siente una presencia familiar, atrás al fondo se encontraban Ana y Fleece usando unos cascos de guardias mientras subían por una rampa.

Fleece: ¡¿Q-que estar pasando?!

Ana: ¡Shhh!

Kenjy volteó, estaba sorprendido pero a la vez estresado y apurado, justo estaban a punto de fusilar a su única forma de salir de este sitio, tan solo hizo señas a Ana indicando que mirara a Darume.

Comandante: ¡FUEGO!

El escuadrón a cargo de la ejecución activó sus lanzas, envolviendo la punta de cada una en un destello carmesí, expulsando partículas al aire y que de repente expulsan con ello un único relámpago en dirección a Darume. Es tan veloz que es inevitable pero… De pronto Darume abre los ojos y susurra alegre “Al fin…” Y pronto ruge y eleva las espinas de su lomo mientras recibe de lleno el impacto dañandolo de forma severa incluso dentro de él… Pero Darume increíblemente logra soportar y trata de concentrarse para que pronto un trueno caiga en uno de sus picos y con ello, Darume ruge una vez más logrando canalizar y neutralizar a duras penas el ataque… Respondiendo con un aura estática calcinando la red que lo mantenía cautivo y levantándose para pronto rugir y sentirse un extraño ambiente así como sensación dentro de todos ellos…

Darume: ¡¡AAAHHH!! ¡SE LOS DIJE! ¡NO LO LOGRARAN!

Comandante: - De pronto recuerda algo llamado “Nova” que tanto replicaba Darume… - ¡UGHHH, ALFA, MOVIMIENTO 66, AHORA!

Nuevamente los soldados se vuelven a movilizar, distraídos y fijando solo su vista en el dragón, Ana, en un acto para liberar a Kenjy dispara a los dos guardias que lo tenían esposado, dejándolos paralizados y a la vez desactivando el artefacto que lo mantenía inmóvil.

Ana: ¡Hora de irnos! Espera ¡¿Dónde está Carloh?!

Kenjy: ¡Ugh, seguro aún no se da cuenta que encontraste a Fleece… lo buscaré!

Ana: Los esperaremos en la cima del edificio. ¡Vamos!

Kenjy se vuelve a separar dirigiéndose al ala oeste del manicomio.

Ana: ¡Vaya caos es este!

Ambos cubos se deslizan por el pasillo principal y dan vuelta a una pequeña sección con una puerta que da a las rampas de acceso a los pisos del edificio principal.

~

Carloh: ¡Kenjy! ¡KENJY! - grita alarmado Carloh, mientras va dirigiéndose a Kenjy.

Kenjy: ¡Vaya suerte que te encuentr…!

Carloh: ¡ARRUINE TODO KENJY!

Kenjy: ¡¿Qué?! ¡¿Qué sucede?!

Carloh: ¡Comencé a abrir las puertas con esos locos ahí dentro para buscar a Fleece, pero me fui y olvidé cerrarlas pero me dí cuenta y cuando regresé para volver a cerrarlas todos se salieron! ¡ESTÁN POR TODO EL EDIFICIO!

Kenjy: …

Carloh: ¿Kenjy?

Kenjy: S-solo sígueme - Kenjy da la vuelta y se desliza a toda velocidad, tratando de regresar al corredor que intersectorial con el del edificio principal. Carloh va tras él.

A medio camino, Ana se dirige a una ventana que muestra el gran campo de batalla que se ha formado afuera. Desliza la ventana y grita:

Ana: ¡¡¡DARUME, LO ENCONTRAMOS, LARGUÉMONOS DE AQUÍ!!!

Darume: NO… AHORA ACABARÉ CON ESTOS BASTARDOS ¡¡NO PUEDO… CONTENERME!! ¡SALGAN DE AQUÍ SI NO QUIEREN MORIR! - Grita Darume y pronto todos presentes en el sitio comienzan a sentir vibras extrañas para pronto… Un calor insoportable se haga presente - ¡¿LO SIENTEN?! HE AQUÍ EL NOVA… ¡AHORA SIGAN BURLANDOSE EN QUE SOY DRAMÁTICO! ¡MALDITOS ESTÚPIDOS! DUDO QUE SUS LANZAS Y ARMADURAS SIRVAN DE ALGO, PORQUE AHORA HARÉ QUE ESTALLEN POR DENTRO POR LA MISMA ENERGÍA ELÉCTRICA QUE HAY EN USTEDES!! ¡ROAAAR!

Grita Darume, y apenas ruge y todas las luces se alteran gravemente para que pronto las vibraciones internas se vuelven preocupantes al punto de que Ana termina preocupándose aún más.

Ana: ¡¡¡Qué necio eres!!! ¡Esta no es la forma de terminar esto, tenemos problemas aquí adentro también! ¡Será mejor que subas ahora a la cima!

Darume: ¡CON UN DEMONIO SOLO VETE! ¡YA LOS VERÉ ALLÁ!

El ambiente se vuelve más tormentoso, a tan solo unos metros de distancia de Darume cae un rayo en un conjunto de cercas alambradas y otro más en una de las antenas de la torre oeste. Los soldados están totalmente preocupados, sienten una mala señal con todo esto “HUYAN” grita uno de los soldados más jóvenes y de repente todo comienza a deslizarse alterados.

Comandante: ¡HUH, RESGUARDARSE EN LOS SÓTANOS! ¡Gamma, Alfa, rompan formación!

Los aerobots que orbitaba con Darume pronto descendieron y de ahí bajaron los pocos soldados que los manejaban.

Darume: ¡OHH, CLARO QUE NO VAN A ESCAPAR! ¡AHORA ESTE ES EL PRECIO POR ENCIMA BURLARSE DE MÍ!

Exclama Darume y pronto, ruge una última vez y de la nada… Absorbe una pequeña cantidad de energía de las máquinas, lámparas, sistemas e incluso de los desafortunados geomertycians que aún estaban expuestos recibiendo una clase de impacto pero que pronto caen sumamente debilitados… Literalmente, sienten sus energías agotadas… Todos y cada uno de los que estaban expuestos son absorbidos y dejados aún conscientes en el suelo para pronto rematar haciendo volar todo el circuito eléctrico de la zona...

~

A Ana y Fleece solo les quedaban unos cuantos pisos para poder llegar a la cima del edificio pero de repente Fleece se detiene, Ana sigue subiendo hasta que se da cuenta que Fleece ya no está con ella y regresa.

Ana: ¡¿Fleece, por que te detienes?!

Fleece: ¡SHHH! ¡Escuchar algo!

Ana: …

  • Grrahhh…* Se escucha un jadeo *¡BlwAGH!*, otro más, pero más fuerte.

Abajo, al fondo de la rampa se alcanza a ver unas dos siluetas subiendo rápidamente. Detrás de ellas, un grupo de siluetas ascienden lentamente. Resulta ser que Kenjy y Carloh son esas dos siluetas.

Kenjy: ¡HUYAN!

Ana: ¡OH RAYOS!

Un montón de cubos infectados vienen tras de ellos, lentamente ascienden pero igual son peligrosos. Una de las puertas de metal sólido comienza a sacudirse hasta que se rompe y de ella entran aún más cubos, pero en un estado mucho peor.

Rápidamente el grupo de amigos asciende hasta llegar a las puertas que dan al techo del edificio. Rápidamente atascan cómo pueden las puertas para no dejar entrar a ningun cubo enloquecido, pero aun así siguen empujandolas, Kenjy y Ana empujan para mantenerlas cerradas.

Ana: ¡Carlos o Fleece, QUIEN SEA, llamen la atención de Darume para que venga por nosotros!

De repente se comienza a sentir una fuerte rafaga de aire y al borde de la torre se ve Darume, quien asciende lentamente dejándose ver ante el grupo de geometrycians.

Darume: ¡A UN LADO!

Ana y Kenjy se alejan lo más que pueden de la puertas y en instantes el montón de cubos corrompidos entran pero Darume los sorprende en el acto y con un rugido lanza de sus fauces un rayo eléctrico paralizando a los geometrycians enloquecidos.

Darume:¡Ya no pierdan el tiempo y suban! Oficialmente este lugar me da ganas de hacerlo volar...

Ana: ¡Suban a Darume! - le exclama al grupo -

Kenjy se monta primero, Carloh es el siguiente y Ana medio sube para tomar a Fleece y subirlo, Fleece está a punto de saltar pero de repente es detenido por algo y arrastrado hacia atrás. Un gancho de energía es quien lo atrapa.

Fleece: ¡AYUDARME!

Maxwell: ¡TÚ NO VAS A NINGUNA PARTE!

Ana: ¡¿Cómo es que pudiste salir de la cámara de contención?!

Maxwell: ¡La ventilación! ¿En serio creían que se saldrían con la suya? - arrastra nuevamente a Fleece hacia él - ¡¿En serio lo creían?!

Darume: ¿Ah? Ahhh ¡CON UN DEMONIO! ¡No sé quien seas pero dejalo en paz! ¡¡¡YA QUIERO IRME!!!

Grita Darume y justo ve como Max se aproxima nuevamente al conducto de ventilación del que había salido, así que Darume se concentra levemente y hace estallar el condensador eléctrico de la ventilación empujando gravemente a Max hasta el otro lado y soltando a Fleece.

Ana: ¡Fleece, salta!

Fleece toma vuelo y salta al lomo de Darume casi casi cayendo de lado pero Ana lo alcanza a detener.

Ana: Vámonos ahora.

Darume comienza a elevarse más rodeando el edificio y dirigiéndose por donde inicialmente habían llegado. Pero Darume siente algo en su pata trasera izquierda, el gancho de energía lo atrapa, pero sigue volando arrastrando a Maxwell hasta sacarlo del edificio, viene colgando detrás de ellos.

Carloh: Uhh, chicos, creo que ese tipo sí habla en serio...

Darume: ¿Huh? … ¿En serio eh? Veamos si sigue hablando en serio entonces…

En ese momento Darume se detiene y agita levemente su pata haciendo girar a Max provocandole vértigo.

Darume: ¡Jajajaja! ¡¿Qué te parece?! Vamos ¿Sabes? Mejor terminemos con esto…

Darume manda una corriente eléctrica por la cuerda, pero antes de que alcance a Max, este se columpia y salta antes de que la corriente le toque, cayendo justamente en el lomo del dragón.

Maxwell. Je je je… Sí, hablo en serio. Por cierto, ¿Ya les conté que fui el mejor de mi clase en la academia de policía?

Max carga contra el grupo tratando de sacarlos del lomo de Darume, pero estos resisten y ellos ahora son los que luchan por sacarlo.

Ana: ¡AGH SI QUE ERES FASTIDIOSO!

Carloh: ¡QUITENLO DE MI CARA!

Ana: ¡Oh, Darume, regresa al manicomio, tengo una idea!

Darume: ¡¿Qué?! ¡¿De qué diantres estás hablando?!

Ana: ¡Solo hazlo!

Darume: ¡Ni hablar! ¡Yo mismo voy a sacar a este maldito loco obsesivo de mi lomo!

Darume sin detenerse, hace crecer una de sus espinas de su espalda y pronto arroja uno que otro rayo a Max pero este increíblemente logra esquivarlos, Darume al percatarse hace crecer de la nada otra de las espinas para tratar de clavar a Max pero igual es inútil… Así que Darume abre una de sus garras y mientras Max esquivaba las espinas, Darume calcula y logra disparar un rayo de gran potencia curveando hacia Max pero este logra esquivarlo también.

Maxwell: ¡NI SIQUIERA LA FLECHA DEL MISMO ZHEN PODRÍA PARARME! ¡¡¡JA JA JA JA JA JA!!!

Darume: … ¡¿Pero que diantres?! ¡Es el maldito rayo! ¡¿Como puede predecir eso?!

Ana: ¡¿Qué te estoy diciendo?! ¡REGRESA!

Darume: ¡Ay con un demonio! ¡Yo que tu no me la pasaría gritándome! Si hubieras visto lo que les hice a su querido grupo hace poco…

Exclama a regaña-dientes Darume y da un descenso brusco así como un giro dirigiéndose muy velozmente hacia el manicomio de nuevo. Sin detenerse y apenas ejecutando el movimiento, Darume le exclama a Ana

Darume: ¡Bueno! ¡¿Y ahora qué?!

Ana logra golpear con su lanza el rostro de Maxwell, pudiendolo paralizar, Carloh carga contra él y como si estuviera envuelto en llamas gira y lo golpea fuertemente sacándolo de la espalda de Darume. Quien a duras penas logra frenar y percatarse del asunto

Ana: ¡PATEALO! - exclama fuertemente -

Darume logra calcular y justo antes de patearlo exclama

Darume: ¡Ojala vayas y te pudras maldito obsesivo!

Y Darume lo patea con tal brutalidad que lo regresa al manicomio y en menos de un segundo se le escucha impactar en una de las ventanas del edificio este, irrumpiendo en una de las celdas de cuarentena.

Ana: ¡HOOOMERRRRUUUUNN! ¡¡¡JA JA JA!!!

*¡AHHH! ¡ALÉJENSE, ALÉJENSEEE! ¡¡¡NNNOOOOOOO!!!* se escuchan los gritos del pobre desgraciado de Maxwell mientras es capturado por los cubos corrompidos…

Kenjy: Eso debe doler…

Ana: Creo que es hora de irnos, ahora si… sin ningun obstaculo…

Darume contempla en silencio y seriamente, sin mirar atrás... Se da la media vuelta y vuelve a irse por donde venían.

~

Pasan algunos minutos y docenas de geometrycians de las fuerzas especiales llegan al manicomio Franz Freak. Al llegar ven algunos cubos en el suelo, otros en muy mal estado, paredes, generadores, focos y demás aparatos explotados y calcinados... Algunos incluso aún en llamas, y otras personas tratando de huir de los geometrycians enloquecidos. Y ni hablar del tormentoso clima que es lo que faltaba...

Capitán S. S.: ¡¿PERO QUÉ RAYOS SUCEDIÓ AQUí COMANDANTE?!

Comandante: ¡Capitán Snatch Sanchez! ¡N-no creerá lo que acaba de ocurrir! ¿Pero usted qué está haciendo aquí Capitán? No llamamos a ningún equipo de refuerzos.

Capitán S. S.: ¡Vine por mi cuenta y traje a alguno escuadrones, tuve la intuición de que algo ocurriría! Huh… - voltea a ver el ambiente y entre los destrozos alcanza a ver una camioneta proveniente de su delegación - ¿Por casualidad entre los presentes se encuentra el Oficial Maxwell?

Comandante: No que yo sepa, todos los soldados y guardias nos resguardamos en el edificio después del ataque.

De repente se le acerca a ellos un cabo, quien curiosamente estaba escuchando de lejos la conversación.

Cabo: Ehm ¿Están hablando del oficial Maxwell Rottenware? ¿El de las noticias de la mañana?

Capitán S. S.: Si, ese mismo ¿Sabes donde está soldado?

Cabo: Lo vimos volar e impactar en una de las salas de cuarentena.

Capitán S. S.: ¿QUÉ?

Cabo: Pero lo rescatamos y ahora está en la enfermería.

Comandante: Cabo, guíe al Capitán Snatch Sánchez a la enfermería.

Cabo: ¡Si comandante!

Apenas van entrando al edificio cuando se detienen y miran la silueta del oficial Rottenware, parado, a unos cuantos metros.

Maxwell: ¡Capitán! Eh... je je… ¡Vaya sorpresa verlo por aquí…! - exclama algo avergonzado.

Capitán S. S.: ¡¿No es tu culpa todo esto, verdad?! - exclama furioso frunciendo el ceño -

Maxwell: ¡OH NO NO NO, no! Je je je, eso es culpa del dragón…

Capitán S. S.: ¡¿DRAG-...?! ¡Agh! Eso no me importa. Están diciendo que te vieron volar o algo así y terminaste en una de las áreas de cuarentena ¿Como es que terminaste ahí?

Maxwell: Verá, je je… tambien fue culpa del dragón…

Capitán S. S.: ¿Intentaste detener a un dragón?

Maxwell: ¡No solo a él! ¡También a sus tres cómplices y a…! a Fleece…

Capitán S. S.: ¡¿FLEECE?!

Maxwell: ¡El dragón y sus cómplices por alguna razón irrumpieron al manicomio para buscar a Fleece!

Capitán S. S.: Esto es muy sospechoso… hum... Bueno, Maxwell, debo de felicitarte por tu coraje y honor, he de decir que me sorprendes. Te has ganado un merecido descanso, por ahora creo que puedes irte a casa, nosotros nos encargaremos de la captura de ese cubo, pero tu, tu estas fuera de esto.

Maxwell: ¿Que?

Capitán S. S.: Verás, ya hemos tenido suficiente de tí Maxwell, además de que debes de dejar sanar esas lesiones que tienes. Estas fuera del caso, vete a casa.

Maxwell: ¡P-pero quiero ayudar! ¡Estoy bien, estos son solo pequeños moretones!

Capitán S. S.: No Maxwell, ya me has fallado tres veces con esta. La primera no lo atrapaste y mandaste a apagar el sistema entero de teletransporte, la segunda se te escapó, y ahora, nuevamente se escapó. Pondré a alguien más a cargo, como a la oficial Sonia…

Maxwell: ¡¿QUE?! ¡SONIA APESTA! ¡¿POR QUE A ELLA?!

Capitán S. S.: ¡HEY CALMATE!

Maxwell: ¡NO, NO ME QUIERO CALMAR! - de repente su voz se vuelve más gruesa y de su boca sobresalen unos dientes afilados - ¡NO, NO, NO, NO ME PUEDE DAR ÓRDENES!

Pero de pronto, emerge una voz…

¿?: Jejeje así es… Él ya no… Pero yo sí…

Maxwell: ¿Eh? …

Instantáneamente todos se quedan callados, soldados, guardias, personal y enfermeros mirando estupefactos a Maxwell, quien a la vez sus colores van cambiando de un azul profundo a un color negro, y sus detalles se vuelven rojos.

Capitán S. S.: …

Maxwell: Yo… yo no… No quise decir eso.

¿?: Tú no… ¿O sí? No te exaltes… De hecho, no estás alucinando… Todos pueden oírme… Max… Haz caso y ve a descansar, anda. Ven a descansar con nosotros je je je je je ja ja ja ja…

Cabo: ¡¡¡CORROMPIDO!!!

Comandante: ¡ENCIERRENLO!

¿?: Oh no, no, no… Claro que no… No dejaré que esto sea en vano...

Max se asusta y huye de la escena, esquivando ágilmente a cada soldado que lo quería capturar. Sale del manicomio para desaparecer en el horizonte...

¿?: Bien, bien comandante… Con esa negatividad basta… Gracias por su humilde cooperación… jeje, vieran lo taaan sencillo que siempre hagan lo que quiere uno que provoquen… Je, irónico… Maxwell… ROTTENware… Una lástima hasta de nombre…

~

El cielo se oscurece, casi cae la noche, Darume y el grupo de amigos celebran su huida, tan solo les queda regresar a Glowville...

Ana: ¡Jo jo jo! No me esperaba esa frase Darume.

Darume: Pues ya ves… Quería ya irme de ese sitio y tener a ese loco todavía encima de verdad que me irritó… Pero, ahora que lo mencionas… Creo que estuvo genial jeje...

Kenjy: ¡Oye Carloh! ¿Cómo es que hiciste ese movimiento de embestida a Maxwell? ¡Estuvo genial!

Carloh: Uh ya les dije que no lo sé, solo me salió, así de repente…

Darume: Oh… Así que el Carlitos nos ha salido rudo ¿Eh?

Carloh: Ya he peleado antes… la mayoría de veces me han ganado, pero bueno, no quisiera seguir hablando de eso… je je... no olvidaré esa patada en el trasero que le diste a ese loco policía.

Fleece: ¡Je je, gracioso! ¿Por que siento que no he hablado mucho en este capítulo?

Kenjy: Si te refieres a capítulo con este embrollo, quizá sea porque estuvimos mucho en constante movimiento que no nos hemos dado el lujo de descansar.

Ana: ¡Oh si! Vaya qué odisea… ¿Te divertiste Kenjy?

Kenjy: Eh… algo. Bueno Ana, ¿Ahora que haremos? ¿Los policías nos perseguirán por el resto de nuestras vidas?

Darume: ¿Ah? ¿Acaso no consideraron esa consecuencia antes de venir? Vaya creí que estaban decididos… Tampoco va a ser bueno para mí, pronto todo mundo hablará que el legendario Darume, sucesor de Skywind, se ha vuelto contra los Geometrycians… Me temo que… Como no acabe esto no van a poder regresar a sus vidas normales, tal vez y como su amigo, van a tener que estar con nosotros a partir de ahora… Seguro nada ni nadie los molestara…

Ana: ¿Qué? ¿Dejar Geometryca? No no no, yo quiero participar en el concurso de Geometry Dash, no abandonaré eso. Tan solo, eh... Se cansaran de buscarnos en algunas semanas. Simplemente cambiaremos de apariencia y listo.

Darume: - suspira - Ojalá fuera así de sencillo… Pero me temo que hay algo llamado “Psíquico” y “Núcleo” Ana… Por mucho disfraz… Tarde o temprano los van a identificar… Escuchen, no estoy diciendo que se irán permanentemente de aquí, pero como esta plaga no desaparezca… Nada ni nadie estará tranquilo…

Ana: ¡PFFT! ¿Psíquicos? Creo que eres lo suficientemente mayor para seguir creyendo esos cuentos para cubos pequeños… Ni Carlos los cree...

Darume se comienza a reír levemente de la nada sorprendiendolos...

Darume: No crees en los Psíquicos dices… Dicelos a los Ascendidos, Ana… Díselo incluso al mismísimo RobTop… No me digas que él ha creado todo esto a base de pura ciencia… Además…

Darume reduce la velocidad para disminuir el sonido por el viento y añade:

Darume: ¿Has escuchado aquella historia de La Extinción de Legendarios, Ana? Seguro que sí… ¿Te has dado una idea del porqué andaba tan… rabioso?

Ana: ¿Legendarios?

Kenjy: Uh ¿Qué es un legendario?

Al momento de que Darume se extraña y confunde... Va a responder su pregunta cuando a lo lejos se escucha el eco de lo que parece ser un rugido. Y a la vez sale una silueta entre las nubes, es Laiven quien vuela muy agotado.

Darume: ¿Ah? ¿Qué? ¡Pero si es él! ¡¡Graha!! ¡¿Growhoroho?! (¡¡Laiven!! ¡¿Qué haces aquí?!)

Laiven: ¡WRAGH! ¡RAGH GRAGH GAGH! “Rauragragrag, wragh wah ragh woagh” ¡RAGH! (¡TONTO, TE HE ESTADO BUSCANDO! ¡Mentiroso! “Voi A iR a vuzcar kUmida aurita VuElbo” ¡ME PREOCUPASTE!)

Darume: - suspira - Hre… Greherewrre… Frehere, Fre… Groworofre… Grohara… Hefretrere… Grohforowhrogrohogro graharawarra… (Sí… Ya me imaginaba esta posibilidad… Me conoces, Laiv… Siempre cambio de opinión… Que mas da… Ven y súbete también… Supongo que de todas formas aún no podré conseguir lo que quiero…)

Exclamaba Darume un tanto desanimado y triste, así como reflexivo…

Ana: Oh, ehm… ¿Quien es tu amiguito, Darume?

Darume: Es Laiven… Un Dragón, el último que crió Skywind, pero que me dejó a cargo de él… Digamos que hipotéticamente, somos hermanos… O al menos eso creí hasta… Ah… Mejor olvidalo…

Ana: ¡Oh!... ¡Entonces este pequeñín es el famoso Laiven!

Laiven: ¡GRAGH! - ruge en un tono furioso exclamando a Ana -

Fleece: ¡LAIVEN!

Laiven: ¡RAUGH! (¡Fleece!)

Darume: ¿Grr hrahragra? fragraharafa… ahh, grafrowrho… hmrregreherefre… (¿Como estan todos? Preocupados de seguro por mi desaparición… Ahhh, es comprensible… Tanto caos no puede ser en vano…)

Laiven: Raugh, wroghragh worgh, grough gorgh wragh (Darume, quita esa cara larga, me temo que no podremos volver a la aldea en algunos días).

Darume: ¡Gra! ¡¿Whro?! ¡¿Grower herretre?! (¡Ah! ¡¿Qué?! ¡¿Pero por qué?!)

Laiven: Gragh… Wroghragh gagh ragh (Porque… - Laiven, suelta de sus garras un pergamino - porque parece que iremos a buscar a ese “Dobleú” de quien hablas.)

Darume: ¿Qué…? Imposible… ¿Pero quién haría eso?

Ana: ¿Qué es esto?... - abre el pergamino - “Para Fleece de…” ¡Oh!...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.