FANDOM


Los vigías del multiverso han hablado…
Sigo recordando aquellos momentos, todas esas situaciones, y no es como si fuera alguna especie de trauma, o pesadillas, si no que… Me recuerdan lo único bien que he hecho en mi vida. Aunque lleguen a mi cabeza esas imágenes de a los que me he enfrentado, seres malignos y poderosos que no pertenecen a este mundo. Se que los puede derrotar. Se que viajé por cientos de kilómetros, cielo y tierra; que evadí obstáculos; que hice lo imposible para salvar al mundo. Me hace sentir algo más, más que solo un cubo, aunque nadie más lo reconozca…
TFJ Title 2
TFJ TFM 2-1

Huh… ¿Por donde empiezo? Ese día era… ¿Cuatro? – Jay se pregunta un tanto extrañado, pues no estaba seguro de la fecha – No, ese día fue miércoles, debió ser el tres, sí… el tres de Febrero, de este mismo año. Fue un tanto reciente, apenas había llegado la “esperada actualización 2.1”, con algunos años de retraso… eh, pero en fin, fue ese día. Un día normal, común y corriente… igual que siempre, si exceptuamos los extraños hechos de hace tres años… – Pone una cara seria – Ah… Sabes, enero no fue un mes muy bueno que se diga, mi caja de sonido se había dañado, mis amigos empezaron a dejar de hablarme, la verdad, ellos nunca fueron buenas amistades – Se toma unos segundos para recordar las cosas mientras tomaba un sorbo de su raza de café – Siguiendo con el tema, ese día en vez de dirigirme a la sala de retos, salí de mi casa y pasee por las praderas de Lime Meadows, eran como las diez de la mañana, quería hacer algo menos de mi rutina diaria, más que solo dashear, además de desestresarme, vagué por ahí, mire algunas aves, observe el paisaje… Me agradaba eso... Me senté sobre una banca bajo un árbol, ya eran como las doce de la tarde. Repose un rato en la sombra, estaba haciendo mucho calor ese día, comenzaría la primavera dentro de algún tiempo. Algunos rayos de luz seguía pasando entre las hojas del árbol y golpeaban mi cabeza, así que tan solo cerré mis ojos y sin darme cuenta me quedé dormido… Había deseado tanto que las cosas cambiarán, salir de lo mismo, pero… ¡¡¡No quería que las cosas se tornaran extrañas!!! – Exclama molesto golpeando la mesita al lado suyo con su raza y dejándola ahí – Agh… y llegó ese... triángulo

Vaya vaya vaya… pero miren a quien tenemos aquí. – Una extraña y burlesca voz despertaba a Jay de su siesta haciendo que notara su presencia – Hmmm, siento que ya había usado este clásico cliché de “vaya vaya vaya”. – Jay se queda extrañado de la situación, pero el triángulo (cuyo nombre es desconocido), exclama de manera seria – ¡BAH! ¡Como sea, te encontré idiota! ¿Creíste que no te hallaría entre tanto estúpido? Aquí me tienes… – Del suelo emergen varios cables y someten a Jay en el suelo, este último tan solo se sorprende y a la vez se asusta – ¡HORA DE PAGAR CUENTAS MALDITO INFELIZ! – Exclama molesto el pequeño triángulo y frente de él emergen algunos cables más y se alzan apuntando al cubo – ¡Hermano, dijiste que no lo harías aquí! – Exclama un tipo de… ¿Sierra voladora...? Con una voz más aguda y femenina que la del triángulo – ¡Agh! Cierto… – El triángulo vuelve a meter sus cables en la tierra – ¡Pero esto no te salva de lo que te voy a hacer J-Box! ¡Ya lo verás, verás cómo se siente perder un imperio por culpa de un cubo impertinente! – Comienza a estrangular al cubo, aplastandolo tanto que lo deja desmayado.

Jay toma su taza y da un sorbo más – … Si, suena un tanto extraño y loco y difícil de creer, pero eso no es lo más sorprendente de mi historia, y comienza a ponerse peor…

Pasaron algunas horas hasta que Jay volvió a despertar, pero en lo que parece ser un lugar frío y vacío, no había nada más que un helado piso de mosaicos triangulares y una inmensa oscuridad, y también… se sentía extraño, como si fuera más pequeño... Se levantó del suelo y comenzó a deslizarse tratando de buscar algo o a alguien que le dijera dónde estaba. Extrañamente la oscuridad se comenzó a disipar mientras avanzaba, el lugar se tornó de colores carmesí y de la nada se empezaron a distinguir alguna especie de plataformas. Se encontraba en una sala de creación de retos... – ¡Ya despertaste! ¡Muy bien, ahora comienza a saltar o lo que hacen estos tontos aquí! – Exclamó aquel triángulo, en alguna parte, oculto… – ¡¿Y bien, que se siente ser pequeño?!... ¡¿No vas a decir nada?!.......... Sabes, es muy grosero de tu parte dejar de hablarle a alguien, después de haberle destruido todo su hogar, su imperio, sus amigos y… AGH… haber robado el... corazón... de su hermana…¡¡¡Hola amorcito!!! – Exclamó al fondo la sierra hermana del dichoso triángulo – Je je, el punto es que me vendría bien que nos recibieras respetuosamente con un “¡Hola!” o con un “¡Nos volvemos a encontrar Lil Pike!” – En ese momento Jay se daba cuenta del nombre de aquel triángulo, “Lil Pike” – ¿Y-y qué dices?……… ¡¡¡¿¿¿EN SERIO NO VAS A HABLARME???!!! – Exclamó furioso Lil Pike – ¡¡¡SUFICIENTE!!! – A lo lejos empiezan a oírse mecanismos y engranajes en función, y un temblor sacude todo el lugar– ¡COMIENZA A CORRER PEQUEÑA SABANDIJA CÚBICA! ¡Preparé una pequeña sorpresa para tí! – Un montón de sierras y engranajes emergen del suelo rodeando a Jay, este apenas logra saltarlas para evitar ser cortado en pedazos – ¡¡¡JAJAJA, NOS VEMOS LUEGO, ESTO APENAS VA EMPEZANDO!!! – Lil Pike exclama a carcajadas. Jay no lo ve, pero sabe que se ha largado a otra parte.

Nuevamente vuelven a emerger más sierras detrás de Jay, estás se dirigen hacía él a toda velocidad, pero logra nuevamente esquivarlas. La única ruta viable por donde podrá escapar de ellas es la pista de obstáculos, sin más remedio se echa a correr temeroso de que lo rebanen. Muy apenas logra saltar a unos pilares y evitar a las sierras, pero los pilares comienzan a hundirse en el suelo obligando a Jay a saltar a un pilar siguiente que también hace lo mismo. Sucesivamente así fue hasta llegar a una plataforma más estable y más alejada de las sierras y engranes. ¿Debería quedarse ahí por un rato? Su cuerpo decía que sí, estaba muy agotado, pero su mente decía que no, tarde o temprano aparecería algún otro peligro y no se daría cuenta a tiempo para evitarlo, de por sí, aquí aunque esté en un entorno virtual sentirá dolor, y como diría cualquiera, el dolor es malo. Un par de segundos pasa y no tarda en aparecer otro peligro, detrás de él en la misma plataforma emergen púas inclinándose a Jay, pero este último logra saltar hacia atrás evitando el ataque. La plataforma tampoco tarda en caerse, derribando a Jay y dejándolo caer en el suelo. Se escucha el escandaloso sonido de los engranajes y sierras filosas acercarse, obligándolo a levantarse y a seguir deslizándose sobre la pista. De un de repente se dejan de escuchar, y tan solo se oye el rechinar de algunas máquinas, martilleros, golpes de varias máquinas a lo lejos y entonces todo se apaga, total oscuridad dejando a Jay en suspenso…

Las luces se vuelven a encender revelando un conjunto de máquinas unidas una a la otra de una manera no muy común. Golpeteos de cadenas, rechinidos y otros ruidos escandalosos más se escuchaba de la monstruosidad de máquina, un completo desorden. Jay queda completamente asombrado y a la vez, aterrorizado. Hasta que… *CLANK* Un brazo mecánico golpea fuertemente el suelo con sus garras y haciendo saltar a Jay del susto. Jay vuelve a reaccionar y se hace a un lado para que el gran brazo no lo aplaste, es entonces que se da cuenta que la pista es ese mismo montón de chatarra y máquinas peligrosas que tiene frente suyo. “Y si logro completar el reto ¿Quizá al fin terminaría esta locura?” Al mismo tiempo lo dudaba pero creía que era una posibilidad. Fue entonces cuando una plataforma flotante descendió frente a Jay. Esto es para lo que estaba hecho, el Dash, “es un reto más” se planteaba en su cabeza. Con un salto largo sube a la plataforma casi yéndose de paso y se prepara para lo que viene.

Y cuando cree que ninguna otra cosa lo agarrará desprevenido, la plataforma se eleva tan rápido que Jay sale disparado varios metros hacia arriba, y al caer unos pilares lo vuelven a golpear haciéndolo volar otra vez hasta caer en una estructura más estable. Jay exhala aire y continúa saltando de plataforma en plataforma esquivando ágilmente los pinchos y sierras que se elevan para tratar de rebanarlo. Trampolines lo impulsan a un portal de Nave, montando y esquivando con rapidez los pilares que bajan y suben para tomarlo por sorpresa. Un modificador de velocidad lo hace ir a una velocidad de casi el triple de la de antes haciéndolo pasar por espacios cerrados de púas y engranajes. Pareciera que va a estrellarse con una pared próxima que tiene enfrente pero en vez de ello logra romperla desmontando se de su vehículo y continuando saltando por un lugar aún más estrecho que el de antes. Con destreza logra adivinar cuáles de los tantos caminos tomar guiándose hacia una zona de cielo abierto donde lo único que le queda es saltar unas plataformas más. Pero frente suyo se interponen garras mecánicas gigantes y una máquina de aspecto monstruoso que le siguen. *CLANK* *CLANK* Golpean derribando las plataformas que quedan, Jay hace de las suyas y encuentra otro camino adelantándose al monstruo y perdiendo lo entre un bosque de pilares mecánicos.

Siente que se acerca al final del reto, esta parte le recuerda a la del reto de Jumper. Salta sobre unos pilares más, un trampolín lo impulsa para saltar sobre un abismo muy hondo, se impulsa a sí mismo sobre una plataforma, da un salto largo y…

*SHRIN*

Lil Pike se interpone, matando a Jay en el último segundo del nivel… – ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! ¡Tu… APESTAS! – Carcajeaba Lil Pike de forma insultante.

Un resplandor se hace presente al inicio de la pista, partículas de luz se unen para reaparecer a Jay, quien se ve obligado a repetir el reto.

Y no fue una vez más, ni dos, ni tres ni... ¡AGH! Fueron muchas y eso es lo único que te voy a decir.... – Toma un sorbo de café de su raza y extrañado vuelve a añadir: – E-espera un momento ¡Uh! Creo que este café ya no sabe tan bien ¿M-me disculpas un momento? ¡UH! ¡Necesito ir al baño! – Se levanta de su asiento y sale disparado en dirección al baño dentro de la cabaña.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.