FANDOM


Huf, ah… Creo que ese tonto de la tienda me dió el tipo de café equivocado – Exclama molesto Jay, saliendo de la pequeña cabaña y sentándose en la banca de madera – Bueno, ¿en que nos quedamos? – añadía arrojando su taza a la lejanía del recinto – Ah, ya lo recuerdo

TFJ Title 2
TFJ TFM 2-2

Ya habían pasado algunos días desde el secuestro. Yo después de ese tiempo había logrado completar el reto de Lil Pike. Pero seguro te has de preguntar ¿por qué la primera vez que lo “jugué” había avanzado hasta el 99% sin más intentos y está vez me tardé 3 días en completarlo? Bueno, la respuesta es que… Perdí la motivación de intentar pasarlo al fracasar la primera vez, soy de esos tipos que les cuesta levantarse desde algún fracaso. Después de eso me desconcentre tanto que parecería que fuera como si hubiera olvidado todas las trampas y obstáculos del juego. Uh, estoy divagando, es mejor continuar. Pero esta vez te aseguro que las cosas se ponen raras en esta parte de la historia – Terminó de anunciar Jay.

Un gran pulso de energía sacudió la sala virtual, Jay al fin había completado el reto de Lil Pike. Pero en vez de aparecer del lado de ajustes del nivel, terminó en un lugar diferente en la sala virtual, un lugar gris, frío y confuso, debido a la niebla que adornaba el lugar, junto con algunos bloques y pinchos que estaban regados por ahí. Para entonces Jay había aparecido, Lil Pike emergió del suelo, al lado de él apareció su hermana sierra, quién iba descendiendo colgada de una pequeña hélice giratoria – ¡Quién hubiera predecido que yo te asesinaría justo en el 99% del nivel, J-Box! Sigues conservando esas increíbles habilidades aún despiernado… Y espero que sigas conservando esas habilidades hasta el último reto que te pongamos – Exclamaba Lil Pike pero en seguida Jay reaccionaba algo sorprendido y a la vez extrañado "¿Hay más retos?" pensaba. Enseguida Lil Pike añadía – ¿Qué? ¿No sabías que había más retos? ¡Esto sí que me sorprende de ti! ¡Debiste haberlo esperado idiota! ¡JAJAJAJAJA!¡Lo importante es que lo lograste amorcito! Y sabes… Todo ese esfuerzo ejercido merece un gran y exquisito premio ¿No lo crees?Sawie... – Añadía Lil Pike respondiendo a la sierra flotante que parece llamarse Sawie – ¡Me refiero a una cita! ¿Puedo quedarmelo por un ratito hermanito? ¿Porfaaaa? owo – Uhh, necesito ir a supervisar a los constructores. Y se supone que esta es la hora de descanso de este inútil… así qué… ¡Ah, está bien! ¡Pero no lo vayas a sacar de aquí! ¿Entendido?¡De eso no tienes que preocuparte! ¡Ya tengo listo nuestro restaurante de citas! – … – Oh, y tomé a uno de tus esclavos como meseroComo sea, no vayan a hacer nada que no acepte ¡Y ESTO VA PARA TI J-BOX, CUIDADO CON LASTIMAR A MI HERMANA! De alguna o cualquier forma… ¡CHAU CHAU! – Finaliza Lil Pike en un tono amenazante hacia Jay, hundiéndose en el suelo y desapareciendo de la vista del dúo – Y bien... Nuestra cita es a las 8, no AM es PM jeje ¡Te veo ahí y no llegues tarde! – Exclama apresurada Sawie volando hasta la cima de la sala desapareciendo en la neblina, no sin antes soltar lo que parece ser una nota en una servilleta, Jay la toma. “LEEME” decía escrito en letras mayúsculas con labial fucsia y en mala caligrafía, Jay desdobla la servilleta y encuentra un conjunto de garabatos que formaban un mapa de como llegar al dichoso restaurante elegante. Jay se da cuenta de algunas de las figuras que conforman el principio del camino, son los pinchos y bloques de su alrededor, ahora mismo podría ir al restaurante…

Pero en ese momento recapacite, realmente no quería ir a la cita y haría lo posible para mantenerme alejado de esa tipa – Exclamó Jay volteando a ver el jardín, buscando con la mirada en lugar en donde cayó la taza – Pero entonces recordé lo que me había dicho Lil Pike: “Cuidado con no lastimar a mi hermana”, y supuse que con lastimar se refería a lastimarla físicamente o lastimarla emocionalmente, si faltaba a la cita Sawie podría quedar decepcionada y Lil Pike me castigaría aún más. Tan solo pensaba en las atrocidades que me haría ese triángulo. Así que... decidí ir a la cita – Relataba Jay distraído aún buscando la taza – Rayos, esa tasa fue un regalo de mi mamá...

Una hora más tarde el mapa llevó a Jay a lo que parecía ser la “Máquina de malteadas de Sawie”. Una caverna monumental inundada en mares de leche hirviendo, lista para ser mezclada con otros ingredientes por máquinas gigantescas para producir la malteada más deliciosa, exquisita y TÓXICA del mundo, o al menos eso dice la servilleta... ¿Cómo es que todo esto cabía en una simple sala de creación de retos? Pensaba Jay. A veces nos llega a sorprender la creatividad y habilidades de las personas teniendo en sus manos una herramienta tan poderosa como el Editor.

Muy al fondo de la caverna se encontraba una edificación como una fábrica rodeado por engranajes y leche hirviendo, y un letrero en la fachada que decía “Restaurante”. ¿Cómo llegaría hasta allá? Simple, hay una serie de plataformas y pilares rocosos que forman un camino directo al restaurante, era cuestión de hacer algo de ejercicio y hacer unos cuantos saltos aquí y allá, o al menos eso dice la servilleta…

Aún hasta estos días sigo dudando si aquello era leche... – Añadía Jay mientras buscaba la tasa entre los arbustos de su jardín – En primer lugar ¡¿Por qué arrojé la tasa?!

La servilleta tenía razón, fácilmente los cimientos maquinarios de esta caverna formaron frente a él un camino medianamente seguro para el cubo, que en cuestión de minutos pudo avanzar una gran porción del camino.

Hmmm, pero faltaba algo, Jay sentía dentro de él una gran inseguridad, no porque saltaba sobre un mar de malteada mortífera, si no porque no ha aparecido ese evento catastrófico sorpresa que ocurre desde que se quedó encerrado aquí.

*PTSHHH* *PTSHHH*

Oh, miren, aquí está.

No muy lejos se escuchaba el sonido de tuberías siendo afectadas por la presión del vapor de la malteada forzando a que expulsará líquido hirviente. Enseguida el molesto sonido de una alarma comenzaba a sonar en todas partes y en cada máquina se encendía una luz roja indicando su mal funcionamiento, todas se detuvieron y comenzaron a ser arrasadas por olas de malteada que venían de quién sabe dónde. Así también las estructuras que mantenían en pie la cueva fueron hundidas en malteada, un derrumbe ocurría.

*SPLASH*

¡Rocas gigantescas caían generando olas más grandes y forzando a Jay a huir! Todo se hundía a su paso pero ni aun así Jay le dió oportunidad al mal tiempo para que a este también lo derrumbara. Fugaces saltos como si Jay fuera a tercera velocidad, hop hop hop, por aquí y por allá, esquivaba ágilmente los escombros cayendo.

*CRASH* *SPLASH*

Iba tan rápido que nada lo alcanzaba y de repente todo se volvía tan solo como una carrera contra el tiempo, como si solo se hiciera para un lado y para el otro, y los saltos ya no los sintiera. Y sin darse cuenta llegaría a la enorme entrada de la fábrica, da un brusco freno y detrás de él cae el pesado portón dejándolo en un ambiente de oscuridad.

Esta es la parte en la que comienza lo perturbador – Añadía Jay – ¡Ey la encontré!

A unos metros de distancia, la tenue luz de la flama de una vela alumbraba a una mesa, de la que tenía puesta encima un mantel blanco como la malteada, y encima unos cubiertos de plata. De la oscuridad emerge un cubo, de corbata negra, completamente pálido, de ojos grandes y ojeras muy notorias, y una extraña mancha magenta en medio de su cara, parecía de marcador, también parece estar encadenado con un collar de hierro. Jay se espanta al ver al personaje, pero se tranquiliza al darse cuenta que solo es el mesero que los va a atender esta noche, o eso parece. El mesero carga con dos bandejas de platos de spaghetti y copas de vidrio. En seguida pone con delicadeza los contenidos en la mesa.– ¡S-su platillo señor! ¡Espero que disfruten de la-la estadía en este restaurante! je je je je… – Habla en tono nervioso el extraño cubo, quien enseguida se acerca nuevamente a la mesa para poner sobre ella una botella de un extraño líquido negro, no es champagne de eso estoy seguro. El cubo voltea a ambos lados y se acerca a Jay – ¡S-sacanos de aquí, por favor! – Susurra, pero es interrumpido por unos golpeteos metálicos *CLANK* *CRASH* como si una caja de herramientas cayera al suelo – ¡OLVÍDALO! ¡HUYE! AAAAAAAAAAAAA – es arrastrado por unos cables de nuevo hacia la oscuridad.

Esta será una terrible noche... – Jay pensaba.

Sin otra opción Jay avanzó hasta la mesa, poniéndose frente al plato. De repente comienzan a oírse sonidos de engranajes y cadenas trabajando y… *CLANK* Sawie baja bruscamente del techo y se impacta contra el suelo fuertemente, increíblemente no sufre daño alguno, y así como si nada se eleva con sus hélices manteniéndose a centímetros del suelo.

Sawie tan solo suspira y exclama con una voz suave y "sexy"– Hola, cariño ;).

Quién diría que el amor entre una sierra y un cubo no podría existir. ¡En si no existe, pero quién lo diría!

Un silencio incómodo atormentaba a Jay quien en un intento de romper el hielo tan solo salió estática de su aparatejo de audio – *SCRACH* *SCREECH* – Un horrible sonido salía de sus bocinas – ¡Oh no! Ten, trata de beber esto – Exclamó preocupada Sawie, quien, de manera impulsiva, arroja de su copa un líquido negro a la cara de Jay quién queda empapado y cegado por el ardor que le ha ocasionado en sus ojos – ¡Un poco de aceite te hará sentir mejor! – Añade Sawie aclarando lo que era la bebida, tan solo Jay puede expresarse a través de su cara que indica un claro sentimiento de dolor – HMMMM si, parece que no funcionó, uh, bien, je je, está es mi primer cita y la, creo que, segunda, cuarta, quinta…bleh, lo que sea, vez que podemos estar juntos. Y bien, que dices de conocernos más a fondo ouo – Enuncia Sawie de manera romántica – Ejejejejejé, verás, yo soy Sawie Vehltrovius, soy un Sistema de Conexión de Engranajes, lo que quiere decir que mi función es controlar cualquier máquina que posea engranajes, duh, obvio,ya me conoces y ya me viste en acció-on… ¡Rawr! – Ruge en tono... ¿sensual? Se eleva con su hélice hasta llegar a un punto donde se conecta a unos cables largos sueltos del techo manteniéndose suspendida en el aire y desconectandose de su hélice – Pero específicamente fui diseñada por mi hermano para controlar el Engranaje Maestro – Sawie desciende un poco para reconectarse con otros cables que vienen hacia ella pegándose a otras piezas y engranajes – Una máquina que utilizaremos para viajar en el tiempo y ¡hacer del planeta un mundo mejor! O quizá terminemos creando una ruptura en el espacio tiempo o yo qué sé, pero eso no va al caso. Verás… Yo vengo del futuro, ¡y el futuro es hermoso! Con pizza a la velocidad de la luz y abrazos multidimensionales... – No muy lejos se alcanzan a escuchar engranajes y máquinas trabajar trabajando, más y más brazos robóticos conectan piezas al aparato de Sawie, formando una máquina enorme. El frente toma la forma de un reloj gigantesco, sus generadores laterales se llenan con malteada hirviendo – No ocultes nada conmigo, cariño – Dan el toque final insertando unas hélices gigantescas y develando tentáculos con garras enormes de robot – ¡¡¡TUS FANTASÍAS SE VUELVEN REALIDAD!!!

Jay vierte sobre su taza recién limpiecita un poco de limonada que acababa de preparar hace un momento, y sorbe un poco, cuando acaba añade – Y entonces…

¡AMORCITO, DEJAME APLASTARTE! – Exclama Sawie realmente ansiosa aventándose hacia Jay quien por fortuna lo ve venir y se hace a un lado. Tan solo se oye como la mesa y platos caen al suelo y se rompen, y el rechinar de la maquinaria frenando para seguir firme en el aire – ¡Lo siento cariño, pero sigo programada para matarte...! – extiende sus enormes pinzas y las lanza contra Jay, quien gira en el suelo volviendo a esquivar cada uno de sus ataques – ¡PERO DE AMOR!

¡ESTA CHICA ES UNA PSICÓPATA!” – Decía Jay en su cabeza mientras lidiaba con la presión del momento, miraba hacia todas partes tratando de buscar una salida, hasta ver que detrás de la monstruosidad mecánica, a lo lejos, se ve una luz “¿Será esa la salida?” se preguntaba. Viendo como no tiene otra opción se desliza por debajo de Sawie derrapando en el suelo. Mientras la loca engrane alza de nuevo sus pinzas y las devuelve a Jay haciendo un movimiento de péndulo. *SHRIN* *SHRIN* Pero falla. Observa su determinación en salir de aquí y no se detiene. Pone una expresión seria pero la cambia de repente a una sonrisa siniestra – :))) ¿Tratando de escapar cariño? :))) ¡La cita aún no acaba! <:DDD – Exclama Sawie muy desesperada, pero Jay no voltea atrás y sigue su curso – ¡¡¡ >:( !!! ¡DE LO QUE SI NO PODRÁS ESCAPAR SERÁ DEL TIEMPO! – Sawie eleva su maquinaria completa unos metros hacia arriba, y se impulsa hacia abajo golpeando el gran botón de su base.

*DING* *DONG*

Como el sonido de una torre del reloj. Las manecillas del mecanismo de Sawie giran rápidamente en sentido contrario. *TIC* *TAC* *TIC* *TAC* *TIC* *TAC* *TIC* *TAC* *TIC* *TAC*...

Un pulso de energía sacude el lugar entero, evocando un haz de luz del suelo, cegando a los presentes quienes al volver a recuperar la vista al cabo de unos segundos se mirarían en un panorama distinto. Jay siente un dejavu, se encontraban en un lugar azul con unos cuantos objetos regados por doquier. A lo lejos lo que parecía ser la salida ahora mira a un cubo azul con detalles amarillos construyendo una pista muy básica y desordenada de dash, producto de un novato de poca creatividad y habilidades nulas. Utiliza bloques y obstáculos genéricos sin molestarse por el diseño, a pesar de haberla sobresaturado de pinchos y sierras. Pero se detiene, voltea y mira a Jay... ¡Es ÉL mismo...! Pero con un aspecto algo diferente... Un él de esos años dorados en la 1.9 – Pero qué... – Añadía estupefacto.

¡OHOHO! ¡Dos J-Boxes! Bueno, una no puede tener suficientes – Dice Sawie exaltada. “¡¿N-N-COMO PUEDE SER POSIBLE?!” Jay pensaba, más no tarda en demorarse cuando vuelve a escapársele a Sawie de nuevo, yendo directo a la pista que su él del pasado construye “¡Quizá pueda perderla entre tanto desorden mío!” decía en su mente.

Sawie lo pierde de vista, muy apenas podía ver unas cuantas siluetas pero no sabía si era su J-B u otro tonto objeto. Sawie se harta y se abalanza sobre las sierras flotantes para hacerlas a un lado. Lo vé huyendo hacia otra dirección. Como un gancho dispara una de sus pinzas y atrapa con éxito a quien parece ser su J-B. Pero al tenerlo frente a frente se da cuenta que atrapó al incorrecto de detalles coloridos – Lo siento, pero tu no eres mi osito ùwú :))) – Y al instante lo estruja hasta hacerlo explotar – ¡OH CARIÑOOO! ¡No me dejas otra opción que hacerlo por la fuerzaaa! – Extiende todos sus cables y los conecta con las paredes y el suelo, las sierras que bloqueaban su vista le abren paso, hallando a Jay a una distancia no tan larga – ¡OH! ¡Ahí estás! ¡DETENTE O TENDRÉ QUE REBANARTE...! – Grita furiosa – ¡Con AMOR! owo – Cambia a un tono más dulce y tierno.

Jay, aún con las dificultades y pequeños pasadizos de la pista no se detiene, y a penas voltea al frente este ve venir una sierra lanzada como frisbee directo hacia él, y salta justo a tiempo.

*SHRIN* *CRASH* *SHRIN* *SHRIN* Volavan y golpeaban los frisbees con las estructuras en su camino.

*CRASH* Jay y apenas sale del revoltijo de obstáculos cruzando a la parte más libre de la pista. Sawie no se demora en volver a golpear el suelo.

*DING* *DONG*... *TIC* *TAC*... *TIC* *TAC* *TIC* *TAC* *TIC* *TAC* *TIC* *TAC*...

Las manecillas giran aún más rápido, pero esta vez hacia adelante. El pulso de energía alcanza a Jay devolviendolo al presente original con... ¿unos minutos faltantes? Se ve nuevamente en aquella cueva de malteada hirviente.

*PTSHHH* *PTSHHH*

No muy lejos se escuchaba el sonido de tuberías siendo afectadas por la presión del vapor de la malteada forzando a que expulsará líquido hirviente. Enseguida el molesto sonido de una alarma comenzaba a sonar en todas par... – “¡Al diablo con esto!” – Exclama Jay mentalmente. Pero hay algo extraño en todo esto, bueno, más de lo que es… La cueva comienza a sacudirse y a emitir chispas como si la sala virtual se se hubiera saturado o glitcheado. Sawie se eleva de entre el mar de malteada y se mantiene en el aire, aun goteando un poco del líquido… – ¡Todo es posible conmigo a mi lado…! Amor… – Dice en tono… sensual. No puedo con esto, en serio. Pero vuelve a escabullirse justo al lado suyo.

*CRASH* *SPLASH*

Caían estructuras por el temblor, y a lo lejos las olas golpeaban las máquinas que luchaban por estar de pie.

*SPLASH* *BOOM*

Explotaban tuberías expulsando el líquido hirviente. Sawie siguiendo a Jay, igual luchaba por estar en el aire balanceándose entre el caos evitando golpearse con escombros – ¡L-lo haces más difícil! ¡Pero lo que no sabes es que eso me gusta de TI! >:3 – Sin querer pierde equilibrio y cae golpeando su mecanismo de manera incorrecta contra una plataforma débil. Hundiéndose entre litros y litros de malteada.

*DIiIiiNg*

Un raro sonido de campanas de reloj se escucha.

*TIC* *TIC* *TIC* *TIC* *TIC* *TIC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC* *TAC*...

Acompañado del sonido de las manecillas del reloj girando de un lado a otro rápidamente. El pulso de energía alcanza un rango tan corto que apenas y se lleva a Sawie, desapareciendola. Jay se alegra por un momento hasta que recuerda que está en una situación no tan cómoda. *CRASH* Una roca golpea su plataforma y como catapulta lo saca volando decenas de metros hacia arriba. Aterrizando dolorosamente en una plataforma más alta, que próximamente es golpeada por una ola de malteada. *SPLASH* Derrumba la torre, la ola se hace más y más grande, arrasando con todo. Jay se toma impulso, corre y salta hacia otra torre, que también es golpeada. Tan rápido va la ola que apenas da tiempo de saltar a Jay, tan rápido va que ya no puede dejarlo saltar a plataformas altas. Topa con un puente a nivel de la marea, pero la ola lo supera metros y metros. No ve salida, hasta que… *CLINK* *CLANK* Un portal de Nave cae frente suyo. La ola viene voraz y apresurada para acabar con el pequeño cubo. Jay se apresura a levantar el portal para entrar en él, pero piensa: “No lograré distanciarme lo suficiente a la velocidad con la que voy, necesito impulsarme más... más arriba…” Toma un trampolín amarillo que estaba a un lado suyo y lo pone unos centímetros antes del portal. ¡La ola va a caer justo encima suyo, pero salta y *FIUM*! Se impulsa más alto que la ola y alcanza a evadir la ola. “¡WOOHOOO!" celebraba Jay en cabeza. Pero sin darse cuenta va a estrellarse contra el techo, reacciona tratando de voltear la nave y bajar, pero es muy tarde cuando de repente la sala se vuelve a glitchear abriendo una grieta virtual absorbiendo a Jay y volcandolo fuera de su nave que vuela sin control al otro lado de la grieta – ¡Jujuju!… ¡No sabia que también podría abrir grietas en el espacio-tiempo! – Dice Sawie entre sorprendida y complacida. Jay volvió al principio de todo esto, a ese mismo valle gris y solitario. Y con la misma sierra psicópata… – Que dices si te dejas querer ahora, bebé – Agarra y lanza los pinchos regados por todo el lugar, tratando de darle a Jay pero falla repetidamente. El cubo corre a tratar de esconderse entre las pequeñas torres de bloques, poco a poco se va quedando sin opciones.

Y cuando creí que estaba perdido, la suerte me volvió a sonreír y me dijo “¿Sabes que? Te daremos una octava oportunidad, por los loles, nos gusta verte sufrir” – Relató Jay.

Y efectivamente, la nave fuera de control volvió y colisionó con la maquinaria de Sawie rompiendo unas piezas y dejándola caer en el suelo, volviendo a golpear incorrectamente su botón.

*dOOooNnnnG* *dInG*

El pulso de energía alcanza un rango mediano, lo suficiente como para absorber al dúo.

*TIC* *TOC* *TIC* *TAC* *TOC* *TOC* *TOC* *TAC* *TAC* *TIC* *TOC* *TIC* *TAC* *TOC* *TOC* *TOC* *TAC* *TAC* *TIC* *TOC* *TIC* *...

Se aceleraban las manecillas descontroladamente, entrecortando y alargando su ritmo.

Una segunda grieta, aún más grande, se abre y aparentemente destroza la sala entera y consume todo lo que había en ella. Sawie y Jay ahora flotan en un vacío psicodélico.

Caen en un pedazo de tierra flotante de la sala, ahora rodeados por un ambiente multicolor, caótico y extraño. La maquinaria de Sawie saca chispas y relámpagos, pero aún así Sawie trata de volver a elevarse – Ejejejee… Oh cariño, AH, ¿no sabes que yo también soy muy, MUUUY DETERMINADA? ¡A-AH! >.< – Menciona muy adolorida tratando de recuperar la movilidad, se abalanza hacia Jay, pero se desbalancea y se va de paso – ¿Qué dices de un último baile, cariño? ;) je je JAJAJAJA – Sawie responde, seguido por una risa psicópata. Jay en efecto se quedó sin pista.

El caótico ambiente de la fractura ya hacía sus raros efectos en el dúo. ¡No tardaría mucho para que sus mentes se retorcieron a tal punto de que se convirtieran en aberraciones monstruosas!

Jay queda lucido por los colores y el olor a vapor del entorno, algo se quema mejor dicho. Como puede se levanta y sigue andando, esperando al siguiente movimiento de su maniática fanática – ¡¡OH, sí, me alegra que te guste la idea!! ¡Ha-AH Owo! – Reacciona exaltada Sawie y se abalanza sobre de Jay pero este rueda sobre el suelo y evita el impacto. Sawie vuelve a irse de paso y choca contra un grupo mal formado de objetos flotantes.

*CREAK* *CRACK* *TAC*

Se oye la maquinaria de Sawie resquebrajarse aún más, seguido por el sonido de un campaneo. Jay entonces se da cuenta. Ahora ya no piensa huir, es su oportunidad de derrotarla.

La plataforma se desbalancea un poco y Jay queda aturdido por el campaneo de la maquinaria. Extrañas siluetas a lo lejos parecen dirigirse al sitio del impacto, pero no son nada más que criaturas deformes provenientes de la grieta espacio-tiempo, ¡devoradores!

Si te había mencionado que esto se pondría aún más bizarro, ¿no? – Termina de añadir Jay y vuelve a sorber un poco de su taza.

¡DEVORADORES, criaturas que rasgan y consumen! Descienden hasta la plataforma y con gemidos y rugidos tratan de intimidar a Jay. Pero realmente Jay ya está harto de todo esto, no le importa que o que cosas, si esto es real o no, ¡acabará con esto de una buena vez!

Jay carga contra las criaturas deformes y las tumba de la plataforma, toma una roca y golpea al resto. Pero se despreviene un poco y una le llega por detrás montándose en su espalda, rasga su piel pero Jay logra tumbarla y adorarla en el suelo dejándola aturdida por el golpe. Sin fijarse, Sawie carga sobre él, pero logra saltar a tiempo a otra plataforma cercana y cae a salvo.

Sawie también es atacada por las criaturas que rasgan su reloj sacando engranajes y cables. Se harta y somete un impulso eléctrico sobre toda su máquina, electrocutado y deshaciéndose de las bestias. Saca sus brazos mecánicos y aumenta la intensidad del pulso – ¡¡¡AAAAAAAAA VEN A MÍ AMOR!! ! @AAA@ – Sin palabras.

Sawie se acelera descontroladamente hacia Jay. Pero Jay toma un orbe de impulso, lo activa e igualmente, vuela a una alta velocidad y encendido en llamas contra Sawie – AAAAAAAAAAAAAA– Simula un grito de guerra Jay – GHAAAAAAAAAAAAAHHHHH – Lanza un grito de guerra Sawie (pero más con un tono de amor… un loco amor).

Las llamas de Jay se convierten en plasma de luz concentrada, una luz tan intensa como la de un cometa, NO, ¡como la de un sol que vaga por el espacio y destruye todo a su paso!

¡Y LUEGO *BANG*, un impacto seguido por una explosión y después seguido por explosiones aún más pequeñas como fuegos artificiales!

¡Por supuesto que nadie podía sobrevivir a eso!

Pero por un obvio giro de trama Jay sobrevive, cae al suelo. Eleva la mirada y admira como la máquina de Sawie al fin explota, liberando pequeños destellos que caen como copos de nieve. El fondo se glitchea, revelando que todo era una simulación, producto del inteligente sistema de efectos especiales de la sala de creación.

La maquinaria de Sawie, que al parecer colgaba por unos cables en el techo, cae y se estrella contra el suelo.

*COF COF* ¡La cuenta porfis! @~@ – ¡¿SIGUE VIVA?! Sawie, adolorida, sale de entre los escombros de la maquinaria, por lo que se ve, muy apenas se puede levantar – P-puedo reconocer un golpe cuando lo siento y ahora sé que el lúgubre destello de tu belleza me cegó, ¡TU NO ERES MI J-BOX! ¡¡Alejate tu… tu sensual y degenerado rufián!! ò-ó x-x – Cae inconsciente al instante que termina de terminar de hablar.

La locura ha terminado.

Después de eso ya no volví a tener citas con nadie – Jay por curiosidad voltea a ver al cielo, y se sorprende al ver al sol ponerse – ¿Huh, ya está anocheciendo? Bueno, parece que podría decirse que terminamos por hoy, sabes, a decir verdad sentí que pasó más un año después de que te empecé a contar mi historia. El tiempo se me fue de las manos pero, espero que puedas volver mañana, u otro día, como sea, aquí estaré. Pero repito, esto no es lo más bizarro que oirás de esta historia...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.